Inicio / Predicas Cristianas / Como ser un formador de gente

Como ser un formador de gente

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Ester 2:7-11; 17 Hechos 8

MENTOR, es una palabra que se utiliza hoy en las organizaciones. En cualquier universidad, lo primero que hacen es designarte un mentor. Habrán visto en las películas norteamericanas, en las escuelas secundarias, que hay mentores, consejeros que los chicos van a consultar cuando tienen problemas.

Mentor, también se usa en las empresas, las grandes empresas disponen grandes sumas de dinero para que seas entrenado, preparado. A una empresa seria le conviene que estés bien preparado, formado; porque cuanto mejor hagas las cosas más le vas a rendir.

La palabra mentor tiene que ver con alguien que aconseja, alguien que guía, alguien que forma a una persona. En la Biblia, vas a descubrir que, más allá de que seas bendecido, más allá de que seas prosperado, Dios quiere que seas un Mentor, un formador de personas.

O sea Dios está haciendo todo lo posible en tu vida para sanarte, para prosperarte, para bendecirte, para que puedas ser un buen mentor, un buen formador de gente.

Cuando Jesús se fue nos dejó al Espíritu Santo El se impartió a través del Espíritu Santo que es nuestro Mentor, nuestro Consejero.

En el Salmo 139, David decía: “Antes que me vengan pensamientos TU ya lo sabes, antes que entre o que salga TU ya conoces mis pasos” O sea David está diciendo Señor, tu Espíritu Santo es mi Consejero, mi Mentor. Ahora, tenés que ser un mentor para la gente. Dios quiere que seas un formador, un mentor de gente.

La alegría, la satisfacción más grande que vas a tener es formar a alguien en el mundo espiritual, es tomar a alguien que no es y llevarlo a que sea, es tomar a alguien y llevarlo a un nuevo lugar de revelación y de vida espiritual.

El objetivo de Dios para tu vida es que seas un MENTOR. No es que vengas acá a recibir, a recibir, a esperar un milagro: NO, estás siendo entrenado, porque el objetivo de Dios es que seas un Mentor, un Formador de personas.

I. DEBO SER UN FORMADOR DE PERSONAS.

No tienes escapatoria a menos que te salgas de la iglesia, nosotros acá tenemos un objetivo que es el objetivo de Dios, IR POR LAS NACIONES Y HACER DISCÍPULOS esas fueron las últimas palabras de Jesús. Un milagro es bueno, una sanidad es buena, una casa es buena, un coche es bueno, unidad familiar es bueno pero más bueno que todo es que seas un formador de gente. (Hechos 8:26). Felipe y el etíope.

Felipe, hebreo de hebreos, judío de hueso colorado, está en Samaria, recibe milagros, prosperidad, sanidades, se convierte la gente: un avivamiento poderoso. De pronto el Espíritu Santo le dice:”Felipe tienes que irte de Samaria”. Pero, Señor cómo me voy a ir si se encendió el avivamiento. “Tienes que irte, porque tengo una persona que tienes que formar. Tienes que ser mentor de una persona” Entonces Felipe como buen obediente, dijo OK Señor, me voy. Y dice que había un eunuco que estaba en un carro y estaba leyendo la Biblia.

Eunuco era un hombre sin testículos, era un hombre delicado, se bañaban en leche, en perfume. Entonces viene Felipe y el Espíritu Santo le dice siéntate al lado. Y Felipe, se sienta y le pregunta: -¿Sabes lo que lees? Y el etíope le dice:-¿Cómo voy a saber si nadie me lo explica? ¿Saben lo difícil que era para un judío sentarse al lado de un extranjero y hablarle? Pero a Felipe no le importó y obedeció.

II. DIOS ME CONECTARA CON GENTE QUE NO SE PARECE A MI, PERO YO LA VOY A FORMAR HASTA QUE SEAN COMO JESÚS.

Hermano, hay un eunuco esperándote, hay gente que está esperando a los Felipes, que quieren perder vergüenza, que quieren perder temor, que dejan las cosas buenas que les estaban pasando para ponerse a formar gente. Fue tan poderoso Felipe como mentor, que en un carro lo discípulo, lo mentoreó y dice que el carro se detuvo y el eunuco quiso que lo bautizara y ese hombre llegó a África y dice la historia que por ese eunuco el continente africano recibió la Palabra del Señor. ¿Por qué?

Porque hubo un Felipe que dejó las cosas buenas de su avivamiento para ponerse a formar al eunuco que cuando el Espíritu Santo lo tocó fue cambiado en una nueva persona para Dios. Hay gente que me esta esperando en un carro para que yo me acerque y aunque es distinto a mi, piensa distinto a mi, parece distinto a mi, yo lo formare y esa persona llevará la gloria de Dios.

Un buen mentor no se pone a discutir con su discípulo, un buen mentor es tan eficaz que en minutos puede llevar una palabra y transformar una vida por completo.

Felipe lo mentoreó, lo formó, este hombre fue cambiado radicalmente porque un mentor es eficaz, cuando tiene un corazón que sale de su avivamiento, de sus cosas buenas y dice: Señor estoy dispuesto. Hechos 9. Conversión de Saulo. Detrás de un Saulo hay un Ananías. Saulo era un asesino, recibe al Señor, queda ciego. Pero hay un Ananías y Dios le dice: Se convirtió Saulo el asesino, quiero que lo formes, Ya di orden para que él venga y se encuentren. Y fue así. Ananías y Saulo se encontraron, y Ananías lo formó, varios días mentoreó a Saulo. ¿Que pasó después?

Saulo escribió trece cartas del Nuevo Testamento. Siempre detrás de un Saulo, hay un Ananías. Ananías es la única vez que aparece en la Biblia y es para formar a Pablo.

Hermano hay mentores que se te cruzarán una sola vez en la vida pero te van a dejar huella y marca de por vida en tu corazón. Hay Saulos que te están esperando, están esperando por Ananías valientes que digan:-Señor hoy son Saulos pero mañana serán los fundadores de casi todas las iglesias de Asia.

III. DEBO SER UN FORMADOR DE GENTE

Si eres egoísta y sigues pensando en ti, este mensaje no es para ti. Hechos 10. Pedro y Cornelio. Pedro hebreo de hebreos. Dice que estaba en la casa de alguien y le da hambre y pide que le preparen de comer. Mientras tanto se va a la terraza; le viene un ËXTASIS.

La palabra éxtasis significa, “fuera de estado”, “Fuera de si” Y de pronto vio una sábana que caía con animales inmundos y Dios le dice: Mata y come; y Pedro le dice: No Señor, porque Tú dijiste en tu palabra que esos son animales inmundos. Y Dios le dice,: No discutas conmigo, mata y come; porque a partir de ahora no serán más inmundos.

En la otra punta estaba Cornelio, era un gentil. Era un hombre que amaba a Dios, pero no podía ser parte del pueblo de Dios, porque para los judíos solo los judíos eran parte del pueblo de Dios. Entonces Dios le dice a Cornelio: -Anda a buscar a Pedro porque él te va a mentorear, te va a formar. Entonces, el Espíritu le dice a Pedro: – Anda a la casa de Cornelio, que no es judío es un gentil y lo vas a formar.

Acerca José Alfredo Jiménez

Revise también

Devocionales Cristianos - El Ministerio es Un Tesoro

El tesoro de la alabanza

Bosquejos para Predicar - La alabanza es una de las manifestaciones a las que en la Biblia se nos invita con frecuencia. Dios se revela digno de alabanza por todos sus beneficios con el hombre.

2 comentarios

  1. Es una bendición de parte de Dios

  2. De verdad es una bendicion de Dios . El señor siga añadiendo Mentores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *