La cirugía de la palabra divina

Si la palabra de Dios corta como el bisturí que elimina el tumor, entonces se cumple lo que dijo JB Lightfoot, “sana más completamente, donde hiere más profundamente; y da vida sólo allí, donde primero ha matado” (Cambridge Sermons [Macmillan and Co.], p. 162). Si quieres ser sanado, entonces la palabra de Dios te cortará. No temas ser herido por la palabra, pues ella misma tiene la cura.

III. VEAMOS SU PROFUNDIDAD DE ALCANCE AL CORTAR

a. Partiendo lo más profundo en nosotros.

Desconozco cómo puede partirse algo que es espiritual, pero si conozco quien lo puede hacer: la palabra de Dios. Los hombres han inventado métodos para tranquilizar el alma, adormecer la conciencia y relajar al espíritu. Sin embargo, sólo la palabra de Dios tiene el poder para llegar a ambos lados del ser humano.

Anuncios

Así, pues, mientras hay tantas terapias de relajamiento espiritual que ayudan a las personas a apaciguar su conciencia, la palabra de Dios al penetrar en la vida, cual cirugía que va explorando hasta donde está el tumor, lo revela y allí concentra su trabajo. El asunto es que la palabra toca toda la vida, produciendo bendición para los que la obedecen y juicio para los que la desobedecen.

Cuando habla también que la palabra parte las coyunturas y los tuétanos es para mostrarnos la profundidad de su obra en la vida. ¿Por qué esta figura? La Biblia, como si tratara del mejor bisturí de un cirujano corta esas partes más profundas con el fin de poner al descubierto y revelar el mal que pueda haber allí. La Biblia no hace cirugías estéticas. Hace cirugías internas. La Biblia revela lo que finalmente cura.

b. Discerniendo lo que hay en el corazón.

Me pregunto porqué el autor primero hizo esa descripción tan gráfica del poder de esta palabra, pasando por todas esas partes tan profundas de la vida hasta llegar al corazón. ¿Por qué lo dejó al final? Bueno, creo que es allí donde la palabra tiene que llegar porque el corazón, entre otras cosas, es engañoso “más que todas las cosas” y es allí donde el “cirujano eterno” con su palabra hace su más completo trabajo.

Y esto tiene mucho sentido. Observe que la obra de la palabra es “discernir los pensamientos y las intenciones del corazón”. Y nadie más podrá hacer esto que Dios a través de su palabra. Mis hermanos, los pensamientos y las intenciones del corazón pasan por oscuros momentos que necesitan la luz divina para ser reorientados. Si el corazón está mal, todo andará mal en el. Fue por eso por lo que el sabio dijo: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida” (Proverbios 4:23).

Anuncios

IV. VEAMOS EL PROPÓSITO QUE TRAE EL CORTE

a. Poner al descubierto todas las cosas (vers. 13)

¿Por qué la palabra de Dios hace todo ese trabajo previo? Porque su propósito descubrir todo lo que hay en nosotros para que sea juzgado. Cuando Adán y Eva pecaron quedaron desnudos delante de Dios. La palabra “abiertos” y “desnudos” se usa solo aquí en el Nuevo Testamento, y rara vez en cualquier otro lugar.

La idea original de esta palabra es exponer el cuello, tal vez como se expone el cuello de la víctima del sacrificio justo antes de que el cuchillo corte la vena yugular. Al poner las dos palabras juntas estamos confirmando cómo queda nuestra condición delante de Dios. Frente a él llegamos a estar desnudos e indefensos. No hay escapatoria de Su mirada omnisciente.

El pecado crea en la persona la idea que siempre podrá engañar a todos en la tierra y piensa que siempre se saldrá con la suya, pero ¡cómo podemos engañar a Dios! El poder de la palabra de Dios es quitar del hombre el dominio que ejerce el pecado que lo mantiene en una “seguridad” y que puede hacer cualquier cosa sin ser descubierto.

b. Llevarnos al trono de la gracia (vers. 16).

Esta oración es sumamente solemne en este tema que tiene que ver con el poder de la palabra, pues una cosa es saber que Dios es amor y otra muy distinta será verle como nuestro juez. La palabra de Dios tiene este propósito. De manera que nuestro anhelo debiera ser siempre agradar a Dios en todo lo que hacemos.

Bueno, si este pensamiento le pone mal, le animo a seguir leyendo, pues los verss. 14-16 nos ayuda a ver cómo el autor continuará mostrándonos a Jesús como nuestro Sumo Sacerdote que nos invita a acercarnos al trono de la gracia para recibir misericordia y gracia para ayudar en nuestro tiempo de necesidad.

Anuncios

Pero para esto debo asegurarme de que Cristo sea su Sumo sacerdote. Así que debemos ser diligentes personalmente para entrar en el reposo de Dios mediante la fe en Cristo y la obediencia a Su Palabra. Todo verdadero creyente desarrollará el hábito de juzgar el pecado a nivel del pensamiento o del corazón, con el deseo de agradar al Salvador que se entregó a Sí mismo por nosotros en la cruz.

CONCLUSIÓN:

Hemos dicho que la palabra de Dios es “viva y eficaz”, por lo tanto, ella tiene como tarea quitar la amargura, deseos de venganza, envidias, celos, malos pensamientos. Esta Palabra también ha saneado culturas y costumbres, como en el caso de aquel jefe de tribu de las islas Nuevas Hébridas, quien antes de su conversión a Dios había sido un caníbal, quien fue hallado por un comerciante francés leyendo la Biblia.

Este le preguntó; -¿Qué libro está Ud. leyendo? – La Biblia -¿Sabe Ud, que este libro está completamente desacreditado? No crea Ud, en la Biblia, nadie que se aprecie algo cree en ella ahora, -¿Así que Ud, no cree en ella? -Cierto que no. -Pues, señor, permítame que le diga, que si no fuera por la Biblia y por lo que he aprendido en ella, hubiera Ud. entrado en mi horno para ser asado y comido.

En la guerra espiritual, la “espada del Espíritu” es el arma defensiva. Jesucristo la usó victoriosamente. Él pudo haber pedido al Padre un ángel más poderoso que el mismo Satanás, pero usó la palabra y ante esto el adversario huyó.

© Julio Ruiz. Todos los derechos reservados.

Iglesia Bautista Ambiente de Gracia
Fairfax, Virginia, EE. UU

Central de Sermones… Predicas Cristianas Escritas

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Predicas Cristianas | La acción del hijo pródigo

La acción del hijo pródigo

Predicas Cristianas. Esta historia del hijo pródigo no se limita a una parábola de Jesús a quienes le escuchaban, es una historia que se repite en cada..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.