Una buena conserjería

Prédicas Cristianas

Prédica Cristiana Texto Biblico: Romanos 15:1-6

Predica de Hoy – Una buena consejería – Introducción

Muchas veces, al hablar los cristianos no tienen en cuenta lo que las escrituras dicen respecto a nuestras palabras (Santiago 3:5-6). Es así que sin darse cuenta se están afectando a una importante cantidad de personas con las cuales se vinculan de una u otra manera.

Teniendo esto en cuenta, deberíamos reflexionar, y pensar, un poco antes de expresarnos o dar un consejo a fin de que realmente podamos edificar en Cristo a aquellos con quienes nos relacionamos.

Teniendo en cuenta que somos verdaderos representantes de Cristo acá en la tierra, y tanto nuestros actos, como nuestras palabras deben ser guiadas por el Espíritu Santo que mora en nuestro interior.

Como la lectura nos marca, todas las cosas que se escribieron se escribieron para nuestra enseñanza, para que aprendamos de los errores y así no cometerlos. Es por eso que vamos a analizar algunos casos bíblicos, y veamos lo que guardaban en su corazón para aprender de ellos conforme a la Palabra de Dios, quitando nuestros propios criterios o conceptos.

En 2 Samuel 13:1-2 leemos: “Aconteció después de esto, que teniendo Absalón hijo de David una hermana hermosa que se llamaba Tamar, se enamoró de ella Amnón hijo de David. Y estaba Amnón angustiado hasta enfermarse por Tamar su hermana, pues por ser ella virgen, le parecía a Amnón que sería difícil hacerle cosa alguna”.

Vemos allí que en el corazón de Amnón tenía un enamoramiento enfermizo por su propia hermana, se volvió loco por Tamar.

Según lo que dice, pareciera que si no fuera virgen no hubiera tenido problemas, y ésta es una costumbre que actualmente también existe, pues cuando una joven es madre soltera, marca a la joven, y aquellos que se le acercan como enamorado no siempre la mira con un amor puro, sano, sino que ve en ella un amor pasional, y en forma directa pretende pasar a lo que debería ser la consumación de esa relación; o sea que ya no le basta con ir a pasear, tomados de la mano, hablar de sus gustos y anhelos, o proyectar una familia.

Y en nuestra vida vamos a encontrarnos con personas que nos pueden dar malos consejos,  como “Jonadab (quien) era hombre muy astuto” (vers. 3), que nos van a llevar a hacer cosas malas, cosas que no solo pueden afectar nuestras vidas, sino también la de quienes nos rodean.

Por eso es muy importante evaluar de dónde provienen los consejos, ya que muchas veces somos más obedientes de los amigos que nos aconsejan hacer cosas malas, que de los pastores, líderes o de quienes nos aconsejan hacer cosas buenas.

Es más, muchas veces preferimos pedir un consejo de cualquiera menos de los pastores o líderes pues sabemos que nos dirán algo en contra de lo que verdaderamente anhelamos en el corazón.

La Biblia nos dice que la sabiduría se encuentra en la multitud de consejeros, y es de sabios buscar el consejo, sin embargo, también debemos saber que hay buenos y malos consejos.

¿Cómo podemos distinguir el buen consejo del malo?

¿Cómo podemos saber en quién podemos confiar? Sabemos que Salomón era un hombre muy sabio y de buena comunión con Dios. Sin embargo, se alejó del Señor bajo la influencia de sus muchas mujeres y que no compartían su fe, de manera que lo influenciaron para que empezara a servir también a sus dioses falsos; cuál fue el resultado, que Dios le anunció que su hijo perdería casi todo el reino.

Veamos ahora otro caso bíblico, Salomón había fallecido y su hijo Roboán sería coronado rey, y para conseguir el apoyo de las diez tribus del norte, Roboán fué a Siquén para reunirse con ellos; el pueblo había sufrido bajo el trabajo obligatorio que tenían que rendirle a Salomón, y por los altos impuestos que les exigía, entonces le pidieron a Roboán que fuera más comprensivo con ellos.

¿Qué sucede cuando Roboán pide consejo?

Habla primero con los ancianos de experiencia y sabiduría que le habían aconsejado a Salomón y le recomiendan que se muestre flexible con el pueblo, para ganar su voluntad.

Pero a Roboán no le gustó este consejo pues quizás pensaba que si hacía esto tendría que bajar su propio estilo de vida y no podría vivir con tanto lujo, por lo que decidió hablar con sus amigos, los jóvenes con quienes se había malcriado, quienes le aconsejaron que fuera duro con el pueblo, luego decidió aceptar el consejo de sus amigos, y el resultado fue desastroso.

Todo porqué, porque Roboán rechazó el buen consejo de los ancianos y decidió seguir el mal consejo de sus amigos. Es decir, tomó sus propias decisiones, y es así porque Dios está en control de todo lo que sucede, pero sin destruir la libertad de elección del hombre.

Acerca Ricardo Hernandez

Servidor de nuestro Señor Jesucristo. Entregue mi vida a Cristo hace más de 20 años, y me gusta compartir los mensajes cristianos que Dios pone en mi corazón.

También Revise

Predicas Cristianas.. Mirando el buen orden

Los hermanos Tíquicos

Hoy iniciamos una serie acerca de los hermanos que están detrás de la escena. Hablaremos de Tíquico, uno de los más cercanos colaboradores de Pablo que es..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.