Elí el permisivo

Predicas Cristianas

Predica de Hoy Texto Biblico:Y Jehová dio a Samuel: he aquí haré yo una cosa en Israel, que a quien la oyere, le retiñirán ambos oídos. Aquel día yo cumpliré contra Elí todas las cosas que he dicho sobre su casa, desde el principio hasta el fin. Y le mostraré que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe; porque sus hijos han blasfemado a Dios, y él no los ha estorbado. Y Samuel se lo manifestó todo, sin encubrirle nada. Entonces él dijo: Jehová es; haga lo que bien le pareciere.” 1 Samuel 3:11-13, 18

Predica de Hoy – Elí el permisivo – Introducción

Dios es bueno y esto es de gran bendición para la humanidad entera. Sin embargo, hay muchos que toman la bondad de Dios como un permiso para hacer lo que bien les parece. Dios es misericordioso y quiere que todos actuemos de la manera que Él desea, para recibir de Él sus bendiciones y no su castigo. 

Por el contrario, hay muchos que piensan que Dios es restrictivo en exceso y no permite que hagamos nada para no desagradar. Dios nos ha dado un regalo que se llama el libre albedrío, por medio del cual somos capaces de elegir el servir a Dios o no hacerlo. Es voluntad de cada uno servir a Dios o rechazarlo por completo.

Por supuesto que Dios siempre nos aconseja, como buen padre, para que le busquemos y recibamos de Él todas sus bendiciones. A pesar del consejo divino, hay muchos que hacen caso omiso y rechazan al Señor. 

Ese fue el caso de los hijos de Elí, quienes conociendo el camino de Dios, eligieron pecar contra Dios y no tomar en cuenta sus mandamientos. Pero además del pecado declarado que ellos cometen contra Dios, estaba su padre quien, sabiendo lo que ellos hacían, no los reprende como es debido. Por eso Dios envía juicio contra Elí y castiga a sus hijos. Dios quiere que seamos obedientes y celosos de su palabra.

I. La palabra de Dios es firme

No fue una, sino dos veces que Dios envió a un profeta para declarar a Elí lo que sus hijos hacían y lo que Dios tenía planeado hacer con ellos. Dios no permite el pecado y nos dice en su palabra que la paga de este es la muerte. Los hijos de Elí pecaron, por lo tanto Dos declaró su castigo para los hijos del sacerdote.

Estas personas no tomaron en cuenta a Dios, no pensaron en la consecuencia de sus actos y recibirían lo que merecían. Dios no es hombre para mentir, cuando Él dice algo lo que dice se cumple. Dios no se arrepiente, lo que está declarado en su palabra es firme y se cumplirá al pie de la letra. La palabra de Dios no pasa de moda y toda ella se cumplirá sin faltar ni una palabra de ella.

Si Dios ha dicho que la paga del pecado es muerte entonces muerte es lo que espera a aquellos que cometen maldad. Si Dios ha dicho que la dádiva de Dios es vida eterna, eso es lo que recibirán los que han creído en Jesucristo. No hay más que agregar, la palabra de Dios es viva, es verdad y se cumplirá a cabalidad.

II. La advertencia de Dios

Dios le advirtió a Elí lo que habría de hacer a sus hijos. En otras ocasiones Dios ha declarado una palabra para hacer por la maldad de las personas, como en el caso de Nínive, pero la respuesta este pueblo movió a Dios a misericordia y los perdonó por el poder de su amor.

Tenemos también el caso de la intercesión de Moises con el pueblo de Israel. Lo vemos en la parábola del hijo pródigo, Dios es misericordioso y perdona a quienes se arrepienten y se humillan ante Él. Sin embargo, en el caso de Elí vemos como la advertencia de Dios no produce en Él un cambio de actitud con respecto al pecado de sus hijos.

Si Dios nos habla es para que cambiemos nuestra vida, que cambiemos el rumbo que llevamos y caminemos a la vida eterna. Dios es bueno y quiere lo mejor para nosotros, Él no quiere que nadie se pierda, por eso envió a su Hijo a morir para rescatarnos de la condenación. Pero es necesario que nos arrepintamos de nuestros pecados para que el castigo del pecado no venga sobre nosotros. 

III. La palabra de Dios se cumple

En este mundo la palabra de una persona parece haber perdido significado. Hoy vemos a personas comprometiéndose de palabra pero cuando las cosas cambian también su actitud y la palabra se olvida por el poder del materialismo en la vida de cada uno.

Pero Dios no es hombre para mentir, la palabra de Dios se cumple tal y como está escrita. Dios habló a Elí y le dio una palabra que haría con sus hijos. Elí no cambia su actitud, no reprende como es debido a sus hijo y no le estorba en el pecado que cometen contra Dios. Dios le vuelve a hablar por medio de Samuel y confirma que sus hijos morirán por los pecados contra el Señor.

La palabra de Dios no es un juego, sino que es la voluntad de Dios manifestada a la humanidad. Por lo tanto debemos ser obedientes a ella y cumplir con sus mandamientos, con sus ordenanzas, con sus estatutos. Debemos estudiarla, amarla, pensar constantemente en ella y tenerla tatuada en nuestro corazón. La palabra de Dios es viva, ella nos muestra la voluntad de nuestro Padre.

IV. El juicio de Dios es justo

Cuando Elí escuchó por segunda vez lo que Dios había determinado para sus hijos no tuvo otra cosa que decir más que reconocer que Dios es veraz y todo hombre mentiroso. No tuvo que renegar pues sabía que el juicio de Dios era justo. 

Acerca Central de Sermones

Central de Sermones; colección de predicas cristianas, mensajes cristianos, estudios biblicos, y bosquejos biblicos.

También Revise

Predicas Cristianas.. Mirando el buen orden

Los hermanos Tíquicos

Hoy iniciamos una serie acerca de los hermanos que están detrás de la escena. Hablaremos de Tíquico, uno de los más cercanos colaboradores de Pablo que es..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.