Noticias que mueven la gratitud

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Bíblico: Colosenses 1:3-6

PREDICA DE HOY – NOTICIAS QUE MUEVEN LA GRATITUD – INTRODUCCIÓN

Inicio a partir de hoy una serie de mensajes en la incomparable carta de Pablo a los Colosenses, mejor conocida como la “Carta Cristológica”. Mi propósito es unirme al apóstol para explorar el inagotable tema del porqué Jesús es “la imagen del Dios invisible” y la suficiencia para nuestras vidas como tema central de la carta.

Pablo pone a Cristo el centro de todo para que en todo tenga la preeminencia. Y como si esta carta fuera una especie de “curso de ética” Pablo nos llevará en los deberes de la vida hasta llegar al hogar y a la familia.  Sin embargo, seguirá su “curso” para mostrarnos cómo debemos actuar en el trabajo y cómo debemos actuar con los demás.

Es una carta llena de una variedad de imperativos con los que Pablo llama la atención al lector     para el mejor bien de su vida. Tres de ellos resumen el énfasis de la carta. El que nos dice “mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas…” (2:8), tiene el propósito de estar siempre vigilante frente a aquello que nos puede desviar de lo que creemos o sustentamos.

El que nos dice “vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia…” (3:12, 13), tiene que ver con la conducta diaria acerca de cómo agradar a Dios.  Y el que dice “andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo…” (4:5, 6), tiene que ver con el testimonio para con la iglesia y de los de afuera, pero también en el uso de la mayordomía cuando se habla de redimir el tiempo. Por qué Pablo ora con gratitud por los hermanos colosenses. Por qué un pastor debiera oír el testimonio de sus hermanos y ser agradecido. Ese es el tema.

I. POR LA FE EN CRISTO DE SUS HERMANOS

Una fe exclusiva.

El hombre por su naturaleza, creado a “imagen y semejanza de Dios”, tiene un corazón “espiritual” que lo inclina obligatoriamente a alguna religión, sea la que sus padres tomaron o sea otra cosa donde fue inclinado por su propia búsqueda o simplemente porque no tuvo más elección que seguir creyendo en lo que está a su vista. Y este es el primer desafío al que se enfrenta el evangelio cuando llega por primera vez a la vida de una persona.

A esto se enfrentó Pablo cuando comenzó su trabajo en la ciudad de Colosa. Poner la fe exclusiva en Cristo demandaba para esta gente dejar los pensamientos donde ellos se consideraban “los autócratas de la sabiduría”. Ninguna otra cosa penetraba sus mentes. Pero, además, muchos de ellos enseñaban que Dios no había creado el universo.

Pablo combatirá esa falsa creencia. También eran ascéticos y libertinos incontrolables. ¿Sabe usted lo que era sacar a una persona de ese mundo para que pusiera exclusivamente su fe en Cristo? Pues esto es lo que significa una fe exclusiva. Es renunciar a todo lo que hasta ahora he creído y donde me he apoyado por Jesucristo para que él sea la razón de mi amor y mi adoración exclusiva, vista en una consagración totalmente hacia Él.

Una fe que crece.

Una de las preguntas que siempre está latente en todo el que se define seguidor de Jesucristo es ¿qué se entiende por la fe? La Biblia nos da una definición de la fe cuyo más alto significado es revelarnos algo que es cierto, pero algo que no se ve (Hebreos 11:1).

En el caso de nuestra fe en Cristo ninguno de nosotros le ha visto como lo vieron los discípulos. Sin embargo, fue el mismo Cristo que dijo: “Bienaventurado los que no vieron y creyeron” (Juan 20:29). Entonces, la fe que no se ve tiene que ser una fe que se siente y por consiguiente es una fe que crece. Uno de los ejemplos que Jesús usó para ese tipo de fe tuvo que ver con la ilustración de la semilla de mostaza.

Siendo la más pequeña de todas, germinaba y crecía, tanto que los pájaros hacían nido en sus ramas (Marcos 4:30-34). Cuando comparamos esta fe incipiente en nuestras vidas debemos estar conscientes que ella debe crecer. Esto se llama revelación.

En mi relación con Cristo es donde esa fe que no se ve debe sentirse más. Por lo tanto, mi fe en él y ahora con él, debe llevarme a una experiencia viva y de tal comunión que cada día crezca. Mi fe en Cristo no debe ser la misma que la primera que tuve cuando vine a él. Si no es así, mi fe se quedó en el pasado y no creció.

Una fe que salva.

Cuando hablamos de esta fe lo primero que descubrimos es que no nace sola, sino que tiene un autor (Hebreos 12:2).  Y lo otro que descubrimos es que la fe salvadora parte del principio de oír la palabra de Dios de acuerdo con Romanos 10:17. Ese fue el informe que Pablo   recibió de su discípulo Epafras acerca de la congregación. Cuando oraba, le agradecía a Dios porque ellos pusieron su fe en Cristo para su salvación.

En la carta va a combatir a aquellos que se habían metido en la iglesia y estaban confundiendo y arrastrando a los hermanos a que cambiaran de parecer con respecto a esa fe que les había hecho salvos. Y es que la gente puede tener fe en muchas cosas y, de hecho, hay los que ponen su fe en la fe, pero de ninguna manera es para salvación.

La gratitud por la fe de aquellos hermanos era porque ella incluía la confianza en la obra de nuestro Redentor, pero también el reconocimiento que él es la cabeza de la iglesia por quien él también dio su vida. ¿Cómo sé que mi fe puesta en Cristo me salva? Pablo nos dice en el (vers. 27)   que Cristo mora en nuestros corazones llegando a ser él nuestra esperanza de gloria.

II. POR EL AMOR DEMOSTRADO HACIA LOS DEMÁS

Un amor que abarca a todos vers. 3b.

Hay muchas cosas que despiertan la gratitud en un pastor cuando analiza el estado espiritual de su iglesia, pero ninguna llena más su corazón cuando ve que en sus miembros hay un amor visible y real los unos por los otros. La otra cosa que Pablo oyó de los colosenses fue “del amor que tenéis por todos los santos”.

Un estudio de toda la carta nos muestra el énfasis que Pablo le da a los colosenses como sus “santos”, pero no cualquiera, sino los “santos en luz” vers. 12. Entre los hermanos había un amor donde ninguno quedaba fuera en un ambiente de gracia. Muchas cosas le pueden faltar a la iglesia, pero si ella carece del amor fraternal, del amarse los unos a los otros, se convertirá en un club donde se ven eventualmente, pero nadie sabe de las necesidades de los otros por esa misma carencia.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Estudios Biblicos... El Hades

El Hades.. ¿Que sucede despues de la muerte?

Predicaciones Cristianas. Hoy estaremos conduciendo un estudio bíblico acerca de lo que sucede después de la muerte. Para poder entender bien este tema..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *