La esperanza de gloria

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Bíblico: Colosenses 1:24-29

Prédica de Hoy: La esperanza de gloria

INTRODUCCIÓN

En el mensaje anterior dejamos un versículo que tiene una íntima relación con el tema de hoy. Pablo nos dejó en el versículo 23, entre otras advertencias, que no nos movamos de la esperanza del evangelio que hemos oído. Y ¿cuál es esa esperanza? Pues, por un lado, la esperanza de la salvación plena; aquella que nos asegura que por haber creído en Cristo hemos quedado libres de toda condenación del presente y del futuro en relación con el pecado.

Y todo esto porque quien nos ha quitado la condena del pecado, también ha destruido el poder del pecado sobre notros. Es por esa esperanza que tenemos en que un día seremos presentados también delante de él “sin mancha ni arruga ni cosa semejante,”.

Qué día tan glorioso será aquel donde seamos limpios de toda culpa y corrupción que deja el pecado, y seamos hechos criaturas perfectas, así como aquel hombre que el creo al principio quien no conocía el pecado.

Sí, la esperanza gloriosa que hemos conocido por el evangelio es la razón más grande que nos sostiene y la que nos motiva a seguir adelante. La declaración de hoy no podía ser más importante en nuestras vidas. La esperanza del mundo sigue estando en lo temporal y pasajero.

Para muchos la esperanza está en el presidente de turno, en las bolsas de valores, en las promesas de tiempos mejores o en sus capacidades para resolver cualquier situación que interrumpa la paz y felicidad buscada. Pero el creyente ha puesto en Cristo su esperanza y de ella nadie la moverá, porque de acuerdo con el texto para hoy, esa es una “esperanza de gloria”. Analicemos la naturaleza de esa esperanza.

I. VEAMOS LO QUE HACE ÚNICA ESTA DECLARACIÓN

a. Cristo en vosotros… (vers. 27c)

La navidad se define como “Dios con nosotros” cuando Cristo nació en Belén, pero después de eso, y en virtud de conocer a ese Cristo de la historia como el salvador personal, ahora decimos como Pablo “Cristo en vosotros”. Y la única persona que puede decir esto es alguien que, como Pablo en el camino a Damasco, ha tenido un encuentro con él y lo ha invitado para que viva en su corazón.

Se dice que los hoteles favoritos de la familia real británica en los EE. UU., incluyen, entre otros, el Waldorf Astoria en Nueva York y el Beverly Hills Hotel porque el concepto británico es que ¡la realeza se merece lo mejor! Pero vea la ironía de la vida que Cristo mismo, el Rey de gloria, el que es preeminente sobre todas las cosas (Colosenses  1:18) eligiera establecerse, no en un hotel de cinco estrellas, sino en pecadores imperfectos y redimidos como nosotros.

b. ¿Qué significa “Cristo en vosotros?”

Que la ley ya no me condenará. Que mi vida está llena con su santa presencia y poder. Que ahora él es el centro de mi vida. Que él ejerce su soberanía en mi corazón y que ya no tengo otro dueño, sino solo él. ¡Bendita sea su presencia en nosotros!

c. Esperanza de gloria (vers. 27c)

Lo que uno aprende de una cultura como la americana es el énfasis que se pone para que el ciudadano se capacita con la mejor de educación, que tenga acceso a los mejores trabajos, que logre su propia casa y que tenga dinero dependiendo de sus fuerzas.

Esto hace a la persona autosuficiente, con posibilidades de hacer realidad los propios sueños con un trabajo duro y determinado. Y los que llegan a este país, quienes vienen tras “el sueño americano”, siguen los caminos de esta cultura. Pero mis amados, Dios nos ha destinado para algo más que el sueño americano. Dios nos ha creado para su gloria.

Eso significa que nosotros no nacimos para este mundo, sino para el mundo de Dios, o sea para su gloria. Jesús no lo pudo decir mejor cuando oró al Padre celestial, diciendo: “No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo” (Juan 17:16).

Pero esa gloria no es solo para el futuro. Este es el problema de muchos creyentes. La esperanza de esa gloria, además del cielo prometido, es para nuestra vida diaria con Jesús. El Señor desea que vivamos el anticipo de esa gloria haciendo lo que él mismo Cristo hizo de acuerdo con Filipenses 2:5-10.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Predicas Cristianas.. ¡Levántate! Tu destino no es el suelo

¡Levántate! Tu destino no es el suelo

Predicas Cristianas.. En estos tiempos puedes caer pero no te debes quedar en el suelo, levántate y continúa largo camino te resta. Cuando estábamos en el mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *