¡Quién dijo miedo!

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Bíblico: Hebreos 13:5-6

Prédica de Hoy: ¡Quién dijo miedo!

INTRODUCCIÓN

La siguiente frase sería el equivalente a “!no temas!”. Es como decir “no tengo ningún miedo”, aplicable, por ejemplo, al enfrentar un gran desafío. “Frase con la que alguien se infunde a sí mismo ánimo para afrontar una acción arriesgada”. Si tuviéramos que ponerle un nombre al año 2020 sería “el año del terror”.

El Covid 19 apareció y se encargó de quitarle al año, que se avizoraba como el mejor de la época, todos los cálculos de ganancias, progreso y abundancia con el que se presagiaba que este sería un año sin precedente en la historia. Pero la verdad fue otra.

Las economías de los países se derrumbaron y siguen cayendo porque los rebrotes de este virus, y ahora con mayor probabilidad de contagios, hacen que los países ya afectados sigan tomando muy severas medidas para enfrentar esta crisis.

Y si bien es cierto que ya las vacunas están haciendo su trabajo, el surgimiento de las llamadas nuevas “cepas” del virus ya existente, disparan las alarmas de temor y la angustia sigue gobernando. Así, pues, el miedo y ansiedad fueron los huéspedes de muchos hogares en el 2020, y al parecer como ese “residente” encontró muchos hogares donde habitar, quiere seguir viviendo en ellos. Y es aquí donde necesitamos detener otro virus, compañero inseparable del Covid 19, llamado miedo.

Sí, necesitamos vacunarnos contra él para sacarlo de nuestras vidas. Necesitamos tomar la palabra que nos presenta su aniquilación. Es una palabra para los que vivieron hace más de 2000 años bajo reales temores y lo es para nosotros cuando hoy somos presa otra vez de ellos.

Necesitamos terminar este año dando gracias al Señor porque él nos ayudó a vencer, pero de igual manera, necesitamos esta palabra para comenzar bien el año que nacerá pronto. Una palabra de confianza.

¿Sabias que el mandamiento “no temas” aparece por los menos unos 366 días? Es como si este mandamiento se nos diera para cada día. Mis amados, todos necesitamos la paz de Dios en medio de las tensiones de nuestra vida diaria. El diablo tiene la misión de robarnos la paz, pero el llamado personal es: “No temeré lo que me pueda hacer el hombre”. Qué significa esta promesa.

I. CONFIANZA EN LA PROVISIÓN DEL DÍA

1. Costumbres sin avaricia (vers. 5ª)

El autor de esta carta ha tratado en este capítulo los deberes cristianos con un gran énfasis en el amor compartido con los más desamparados. Se exhorta a amar al prójimo, entre los que se mencionan a los presos, darle hospitalidad a los viajeros, a un gran amor a Dios y en la misma exhortación se les pide que tengan cuidado de no amar al dinero. No por el dinero en sí, sino el amor por él lo que hace mal. De allí que el texto comienza diciéndonos que nuestras costumbres sean “sin avaricia”.

Si alguien sabe que hay cosas que valen más que el dinero es un hijo de Dios. No fue raro que el mismo Cristo nos recomendara que hagamos tesoros en el cielo donde las polillas no corrompen y donde los ladrones no entran y roban. Vivir sin avaricia es doblegar al egoísmo y no dejar que las cosas materiales ocupen siempre el centro de nuestras vidas.

Al finalizar este año estamos comprobando que si bien es cierto que este virus hizo estragos en la economía, aquí estamos terminándolo felices, porque aunque no tenemos las cosas que otros tienen y que por su avaricia comprometieron hasta su salud, tenemos lo que más vale, eso es una conciencia tranquila, una paz en el corazón y una confianza en su provisión.

2. Contentos con lo que tenemos (vers. 5b)

¿Qué es lo opuesto a la avaricia? De acuerdo con este texto es el contentamiento. El pastor Adrián Rogers ha dicho que “el contentamiento no es obtener lo que quieres, sino querer lo que ya tienes”.

¿Ama usted las cosas que ya tiene? Por supuesto que al tratar este tema no estamos dando culto a la pobreza, ni pensar que ser pobre con todas las limitaciones del caso es el mejor estado para una persona, no eso no es la idea del contentamiento. Una cosa es la avaricia, pero otra muy distinta es la aspiración.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Las manos divinas de Jehová

Las manos divinas de Jehová

Predicas Cristianas; la mano de Jehová vino sobre mí, dice Ezequiel y me llevo en el Espíritu de Jehová. Lo puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos

Un comentario

  1. Lorenzo Vallecillo

    Maravillosa prédica. Poderosos los versículos de la Palabra de Dios que menciona para recibir y vivir el año 2021.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.