Te necesitamos

Predicas Cristianas

Predica de Hoy Propósito: Mensaje para la iglesia

Predicas Cristianas Texto Bíblico:Consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca” Hebreos 10:24-25.

Prédica de Hoy: Iglesia, te necesitamos este domingo

Introducción:

En una ocasión, un hermano compartió conmigo la manera en que frecuentemente se siente los domingos cuando se dirige a la iglesia: desearía poder estar haciendo otra cosa.

Él inmediatamente señaló que esos sentimientos cambian rápidamente una vez que se inicia el servicio y comienza a experimentar los beneficios de estar con el pueblo de Dios. Pero no está solo. Si somos honestos, muchos de nosotros hemos sentido una especie de vacilación acerca de asistir a la iglesia.

En esos momentos o temporadas, no se necesita mucho para detenernos. Un par de gotas de lluvia en la carretera; el cosquilleo más leve en la garganta; un compromiso laboral que hay que entregar el lunes son impedimentos muchas veces para no asistir a la iglesia.

El hecho es que no tenemos que buscar razones para dejar de ir a la iglesia; tenemos que buscar razones para asistir. Dios mismo nos da dos en Hebreos 10:

Consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca”, Hebreos 10:24-25.

Algunos de nosotros dejamos de asistir a la iglesia porque creemos profundamente que no nos necesitan o no sirvo de nada con mi presencia.

También existen las excusas espirituales entre comillas: “Yo no estoy presente, pero mi espíritu si esta” o “vi el programa y escuché el sermón por internet”. “No fui al servicio, pero me quedé leyendo la Biblia en casa”

Y que de los cristianos flotantes. Todos los domingos visitan una iglesia diferente. No son miembros de ninguna se pasan la vida flotando porque no dan pie en ningún lugar. Al final no son nada.

El hábito de faltar a la iglesia no es nuevo. Las personas ya estaban tratando de deshacerse de los inconvenientes de “la comunidad del pacto” desde hace dos mil años atrás. Si la gente, en un contexto muy diferente y hace mucho tiempo, tenía la misma inclinación, entonces realmente es un problema humano y no uno contemporáneo. Desde que los cristianos se congregan, ha existido la tentación de faltar a la iglesia con cierta frecuencia.

La forma en que Dios nos anima a asistir a la iglesia

Lo que nos podría sorprender en Hebreos 10:24-25 es la alternativa de ir a la iglesia: “No dejando de congregarnos… sino exhortándonos”.

Congregarse para el servicio de adoración es vital para todos los cristianos, ya que es una forma esencial en la que Dios nos anima en nuestra fe.

Dios nos ha diseñado para necesitar de otros cristianos para estimularnos a seguir en el camino de la fe. Y los diseñó a ellos para que necesiten de nuestro estímulo.

Así que, dejar de asistir a la iglesia nos deja desprovistos de dos maneras: a ti del estímulo de los demás, y a los demás de los tuyos. Tu iglesia necesita que estés ahí, y tú necesitas que tu iglesia esté ahí.

Esto habla directamente de las dos razones más comunes por las cuales podemos desarrollar el hábito de desistir de congregarnos con los demás: orgullo y desánimo.

Iglesia – Primera razón: El orgullo

El resto de tu vida se despliega ante ti. ¿Quieres pasar tu vida creciendo en Cristo, y ser útil para Él? Dios mismo dice que para hacer eso, tú necesitas el aporte de otras personas y poder contribuir en la vida de los demás. Así es como Dios ha diseñado que su pueblo florezca.

Fuera de la iglesia local, estaremos privados del estímulo que Dios tiene para nosotros (y también fallaremos en ayudar a otros a crecer en su fe).

Acerca Jose Duanys Gutierrez

El Pastor Jose D. Gutiérrez creció en el seno de una familia humilde y de muy buena educación. Conoció al Señor en su adolescencia, entregándole su vida a Dios. Fue bautizado en la Iglesia Bautista de su pueblo natal, sintió el llamamiento de Dios de una forma especial al ministerio pastoral. En el 1999 ingresó en el Seminario Teológico Bautista de La Habana. En el 2003, contrajo matrimonio con María Elena, su amada esposa y en el 2004 se graduó yendo a servir durante cinco años a Pinar del Rio, la parte más occidental de Cuba. En mayo del 2010 emigró junto a su esposa a los Estados Unidos donde han servido al Señor durante los últimos ocho años. Han sido pastores en Miami. Carolina del Norte y ahora, desde junio de 2018 en la Iglesia Bautista “Hay Vida en Jesús” en la ciudad de Orlando, Florida. También sirvió como pastor, misionero, plantador de iglesias y profesor del Centro de Capacitación Bíblica para Pastores. (C.P.I), Golden Gate Seminary y Miami Bible College. Posee una Licenciatura en Teología, Estudios en Ciencias Bíblicas y una Maestría en Estudios Teológicos. Le gusta leer, cocinar y pescar.

También Revise

Un llanto en el cielo

Un llanto en el cielo

Predicas Cristianas. Lo que nos dice las Escrituras es que en el cielo no habrá ni más llanto, ni dolor ni tristeza. Sin embargo con gran sorpresa encontramos..

Un comentario

  1. Alejandro Vasquez

    Yo le hablo desde Colombia hace unos 10 años mas o menos también participe en cpi pero después de un tiempo por un pastor que tuvo problemas no nos volvieron a invitar.
    Sus lecciones me gustan mucho leerlas y me he tomado el atrevimiento de compartirlas tal cual como las exponen.

    Que nuestro Señor Jesucristo los colme de muchas bendiciones, gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *