¿Qué significa tener fe en Dios?

Predicas Cristianas

Prédica de Hoy: ¿Qué significa tener fe en Dios?

Predicas Cristianas Texto Bíblico: Hebreos 11:1

Introducción

La fe ocupa un lugar muy importante en nuestra comunión con Dios. Recordemos, por ejemplo, que, por su confianza inquebrantable en Jehová, Abraham fue llamado ‘el padre de la fe’. Por eso, a menudo escuchamos decir aquí y allá ‘hay que tener fe en Dios’ o ‘solo nuestra fe en Cristo podrá salvarnos’.

Sin embargo, también vale resaltar que cuando hablamos de fe entran en juego otros aspectos esenciales de nuestra espiritualidad. ¿A qué nos referimos, entonces, cuando hablamos de fe?

I. La fe no es ciega

En Hebreos 11:1 leemos «Es, pues, fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve«. A primera vista, aquí la fe podría entenderse como una seguridad absoluta en lo que aún está por venir. Igualmente, como una creencia que se sostiene por sí misma, ajena a toda prueba o evidencia.

En realidad, esta es una comprensión errada de la fe. Según esta interpretación, la fe no sería más que una creencia ciega y desprovista de toda razón. Nuestra confianza en el Señor, nuestra fe en Él, no es vacía y no debe serlo. Tiene una razón de ser, y parte de ella consiste en aceptar Su poder.

Confiamos en Dios, tenemos fe en Él porque reconocemos que tiene poder. Por eso nos dice Pablo en 1 de Corintios 2: 15 que nuestra fe no debe descansar en la sabiduría de los hombres «...sino en el poder de Dios

II. No hay fe sin obras

Nuestra fe en Dios tampoco debe ser una creencia desligada de la vida práctica, de la acción. En consecuencia, no es un mero estado de nuestro pensamiento. Por el contrario, solo podremos acercarnos a Cristo mediante la fe si, efectivamente, la vivimos a través de nuestras obras.

Por eso Pablo, en 1 de Corintios 13, advierte que, aunque pudiésemos tener toda la fe que fuese posible, nada seríamos sin amor. También en Gálatas 5:6 resalta que en Cristo «la fe… obra por el amor.» Así, el amor viene a ser una manifestación palpable de nuestra fe. No es su complemento, sino más bien su reafirmación.

Esto podemos verlo claramente en los Evangelios,  en donde el amor a Dios se comprende como obediencia a Su palabra. Según Juan 14:15, el amor Dios se entiende como respeto a su voluntad: «Si me amáis, guardad mis mandamientos.«

Pero encaminar nuestra vida bajo los preceptos de Dios solo es posible obrando según Su palabra, acatando Su voluntad. Entendida de manera meramente abstracta, la fe es como un violín sin cuerdas: quizá resulte aún llamativo, pero enteramente inútil.

Por eso, amonestando a la comunidad judeocristiana, decía Santiago «¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?» (Santiago 2:20). No tenemos fe en Dios, entonces, cuando esa fe no se ve reflejada en nuestros actos.

Acerca Pastor Hernández

José R. Hernández; educación cristiana: Maestría en Teología. El Pastor Hernández y su esposa son ciudadanos de los Estados Unidos de América.

También Revise

Persuadidos de cosas mejores

Persuadidos de cosas mejores

Predicaciones Cristianas. Si estoy persuadido de cosas mejores, viviré para el Espíritu y no para la carne, porque vivir para el Espíritu es paz; vivir para la

Un comentario

  1. Albeiro Saltarin

    La fe que habla Hebreos 1:11 es Cristo mismo; Él es la fe viene agarrada de las obras mostrando Su amor. Aunque no somos salvos por obras, pero van de la mano

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.