Cristo siendo formado en mi

El Evangelio que había predicado el apóstol era el Evangelio completo y completo. No se podía agregar nada sin alterarlo, sin alterarlo, sin decir que no era el Evangelio perfecto.

Pero, a la carne del hombre le gusta tener algo de crédito. No soporto sentirme indefenso. No acepta ser excluida y condenada a nada. Solo los que pertenecen a Cristo han crucificado la carne y sus concupiscencias.

Es la característica de los verdaderos cristianos: formar a Cristo en nosotros. Ese es el propósito de Dios. En el libro de Mateo, está el relato del Padre manifestándose en relación con Su Hijo de la siguiente manera:

«Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.«. (Mateo 3:17)

Dos veces más el Espíritu Santo registra esta expresión de la satisfacción del Padre en relación con su Hijo en la Biblia (Marcos 1:11; Lucas 3:22).

Quiere decirnos: «Mira, éste es el que satisface Mi corazón».

Por eso el deseo del Padre y la obra del Espíritu Santo siempre se centrarán en formar a Cristo en nosotros. El Evangelio es nada menos que el proceso por el cual el Espíritu Santo forma la vida de Cristo en nuestras vidas.

Para que Cristo se forme en nosotros, necesitamos conocerlo

Entonces, debemos confesar que todavía lo conocemos tan poco y necesitamos entrar en una relación íntima con Su Persona.

¿Quién es Él, cómo es Su carácter, Su habla, Su mente?

Estoy crucificado con Cristo; por tanto, ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí… ” (Gálatas 2:19-20).

La formación de Cristo no es un esfuerzo humano; no es un esfuerzo de nuestra parte lo que construye la imagen de Cristo en nosotros. Es una vida que se nos ha dado y que tiene su propia dinámica, su propio movimiento. Esta vida quiere manifestarse en nosotros.

Cristo formado, revelado y expresado en nosotros. Esto satisface el corazón del Padre. Está satisfecho con Cristo, por tanto, porque nos ama tanto.

Él desea lo más precioso para nosotros, que es formar la vida de Su Hijo en cada uno de nosotros. Por lo tanto, el ministerio del Espíritu Santo es formar a Cristo en nosotros.

El ministerio del Espíritu Santo

Tiene la intención de recordarnos todo lo que el Señor Jesús dijo aquí en la tierra (Juan 14:26). El ministerio del Espíritu Santo no es hablar de sí mismo. No es llamar la atención sobre sí mismo, pero tiene este propósito: revelar a Cristo, recordar a Cristo, edificar a Cristo.

En el capítulo 3 del libro de Juan, el Señor Jesús nos dice: “…el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. (…) Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.. (…) Tienes que nacer de nuevo. (verss. 5-7).

Si nacemos de nuevo, hay otra vida en nosotros

Imaginemos: una vida cuando nace, es pequeña y necesita crecer. Cuando esa vida comienza a crecer, el conflicto con la vida anterior comienza a aclararse.

Acerca Luis Andre Rocha

Discípulo de Jesus. https://luisandre109.blogspot.com https://www.facebook.com/luisandre.rocha

También Revise

Un alma vale mas que un techo roto

Un alma vale más que un techo roto

Predicas Cristianas; la actuación de estos hombres nos muestra cómo debiera darse la tarea en la evangelización. Ellos nos revelan que si no hay compasión no..

Un comentario

  1. Abandonaban al que los llamó a la gracia de Cristo, para tratar de agradar a Dios obedeciendo la ley. A cual ley se refiere. Mosaica, oral

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.