Epafras, Un modelo de fidelidad

Qué gran privilegio fue para Epafras ministrar al apóstol sufriente y honrado de Dios, y fue natural que Pablo sintiera un profundo afecto por él. Hermanos estas cualidades son necesarias.

Usted no necesita ser pastor para ser un siervo del Señor. Pocos están dispuestos a ser verdaderamente sirvientes; eso es, uno que sea sumiso al Señor y al Amo de su vida. El concepto de siervo acá es visto como si fuera un esclavo, totalmente entregado a su amo.

2. “Fiel ministro de Jesucristo” (vers. 7b).

Ahora estamos en presencia de la convicción de Epafras. Pablo lo reconoce no solo como ministro, sino como “fiel ministro”. ¿Quién es un fiel ministro de Cristo para usted? Esto habla de alguien que va más allá de su compasión y sumisión, como un hombre de convicciones.

Él fue un hombre que predicó el evangelio sin concesiones. La idea que se transmite aquí para un ministro fiel es «uno que ejecuta los mandamientos del Maestro». Epafras no vaciló en su lealtad al Señor e incluso en la adversidad. De esta manera, mi corazón desea ser un ministro fiel.

Es estar preparado para cumplir el mandato del Señor a toda costa. Que sea alguien que predique la verdad sin concesiones y me mantenga firme en la Palabra. Esto debe ser también mi mayor deseo. Puede que no seas llamado a predicar, pero puedes llevar a cabo fielmente lo que el Señor desea de ti.

No tienes que ser un destacado creyente con muchos dones espirituales para ser fiel. La iglesia de hoy necesita desesperadamente a creyentes de convicción, a aquellos que ejecutarán fielmente los mandamientos del Maestro sin concesiones.

3. “Quien también nos ha declarado vuestro amor en el Espíritu” (vers. 8).

Esto habla de un compromiso con los que están a su cargo. Está claro que Epafras tenía un corazón por la iglesia de Colosas. Había hablado con Pablo acerca de ellos buscando el consejo piadoso para beneficiar sus vidas espirituales.

Epafras era un hombre que amaba el rebaño que Dios lo había llamado a pastorear. No cabe duda de que necesitamos más hombres como Epafras en nuestros días.

Necesitamos hombres de Dios que se preocupen más por las ovejas que por el salario. Necesitamos pastores con más deseo por la gente que por el prestigio.

Necesitamos predicadores que se preocupen más por las necesidades que por los números. Oro para que Dios me permita crecer en mi compasión y deseo por otros.

Necesitamos a aquellos dentro de la iglesia que están comprometidos con el bienestar de ella; aquellos que poseen un profundo amor y compromiso por el Señor y su iglesia.

Debemos ser como la iglesia en Colosas, sirviendo al Señor unos a otros con amor en el Espíritu. Hoy en día tenemos más consumidores que servidores. Los que asisten a la iglesia más por lo que pueden recibir, o lo que ella puede hacer por mí, en lugar de venir con el deseo de ver lo que puedo hacer por ella. ¿Cuánto amo realmente a la iglesia?

II. POR LO QUE ÉL MISMO ES PARA SUS AMADOS

Cuando Pablo concluye sus pensamientos en la carta de Colosenses, nuevamente menciona a Epafras (4:12-13). Aquí le recuerda a la iglesia el gran amor que Epafras tiene por ellos y el ministerio que ha ejercido con ellos, con el apoyo suyo.

1. Un creyente con una identidad (vers. 12a).

Epafras era uno de los hermanos de Colosas. Eso significaba que él tenía una identidad con ellos, que conocía sus necesidades y fluía en medio de sus problemas. Él era un siervo. Pablo tiene mucho gusto en transmitir a esos hermanos el saludo de quien tanto les ha servido.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

La Grandeza en el Reino de Dios

La Grandeza en el Reino de Dios

Predicas Cristianas Escritas.. La Biblia no oculta la realidad de dos reinos coexistentes. A uno se llama el reino de Dios, y al otro, el reino del mundo, o...

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.