Jesús en mi tormenta

Creo que no hay llamado más grande en la historia de la humanidad que el llamado de Jesús de morir por nuestros pecados, y esa decisión fue acompañado por un dolor, por una tormenta, una decisión difícil, sudando gotas de sangre, de obedecer la voluntad de Dios aunque le costara la vida, a lo que estoy llegando es que si hay algo que tiene valor va a tener un precio.

No hay nada que valga la pena si no conlleva consigo un sacrificio enorme.

Si quieres una vida espiritual sana te va a costar, también si quieres un matrimonio sano te va a costar, todo lo que quieras de calidad va a tener su costo, lo que pasa es que nos coge desapercibidos o entretenidos, y cuando tenemos un llamado, una meta, a un sueño que Dios nos da, creemos que todo va a ir muy bien, sin embargo quiero decirte que cuando Dios te llama su llamado va acompañado de un paraguas para la tormenta, y eso es porque Jesús sabe que desde el primer momento en que te llama va a haber problemas dificultades y obstáculos pero Jesús te llama De todos modos.

“Así que dejaron a las multitudes y salieron con Jesús en la barca (aunque otras barcas los siguieron). 37 Pronto se desató una tormenta feroz y olas violentas entraban en la barca, la cual empezó a llenarse de agua. 38 Jesús estaba dormido en la parte posterior de la barca, con la cabeza recostada en una almohada. Los discípulos lo despertaron: «¡Maestro! ¿No te importa que nos ahoguemos?», gritaron.” (verss. 36-38)

Imagine estar en una tormenta tan feroz, tan violenta que tú como un pescador de toda la vida sientes que te vas a morir, recuerdan ese entonces si tú eres un pescador que tus papas eran pescadores, y no están en mar abierto están en un lago inmenso se llama el mar de Galilea, ellos tienen toda su vida recorriendo el mismo lago, conocen bien ese lugar, que tan terrible necesita hacer la tormenta para que personas que tienen toda su vida navegando el mismo lago sienten que se están muriendo, pensaron que ya no tenían salida y para completar el cuadro regresan a ver a Jesús y él está dormido en su almohada, es decir el fue listo para dormir.

Imagínese ese cuadro hay una fuerte tormenta tal vez son muchos minutos tal vez una hora que ellos están luchando con las olas sacando el agua con los baldes gritando desesperadamente y aun ahi Jesús está dormido, ¿qué nos muestra esto de Dios?

Pues que el no se estresa, Dios no se preocupa ni se siente abrumado y de repente quisiéramos que sí de repente Jesús estuviera tan estresado como nosotros, que al momento de nuestra desesperación que gritamos al cielo “qué vamos a hacer” que diga ¡no sé!. Y creemos que así él estaría al tanto de nuestra situación.

Pero estamos gritando al cielo que vamos a hacer y de golpe escuchamos ronquidos, pero el hecho que Jesús está dormido no es señal de indiferencia, es señal de una mayor visión de una mayor perspectiva, es una señal de su superioridad de supremacía, él duerme no porque sea desinteresado en la situación de los discípulos, si no para demostrar qué las tormentas que enfrentes no importa, qué viento hayas o importa,  si yo dije cruzamos, pues entonces cruzamos y las circunstancias no cambian esa realidad.

Si Jesús no se estresa es porque él ya sabe cómo se va a resolver las cosas entonces no te desesperes y confía en el, el problema es que Jesús sabe y yo no, cómo no quisiera que Jesús me dé un poquito de su serenidad.

Cuando era más joven a leer la Biblia miraba a estos discípulos de manera despectiva y los criticaba cómo es que alguien que conoció a Jesús que estaba cerca tuvo dudas traiciones rebeldías etcétera pero al pasar el tiempo me doy cuenta que yo he cometido los mismos eso es y mucho más seguido que ellos.

Así que yo hubiese echo lo mismo o mas que ellos, por que es una realidad humana que cuando hay tormentas en la vida miramos al cielo y decimos Dios porque? tú crees que los discípulos realmente dudaban que Dios les amaba, no, ellos sabían más que si conocían del amor de Jesús, no es que realmente dudaban, es que temporalmente su circunstancia tenía más volumen que su convicción.

No te ha pasado eso que estás pasando por cosas difíciles y en lo profundo de tu corazón sabes que sus está allí sabes que Jesús está contigo pero las circunstancias están gritando tan fuerte y que pierdes la calma y gritas al cielo y dice yo dónde estás.

Tal vez estás viendo a Dios desde una perspectiva equivocada lleno de dudas, de dolor, de confusiones, pero quiero decirte que es mejor ir a Jesús a veces de la manera equivocada que tratar de salir de tus problemas por tus propias fuerzas.

Qué bueno que los discípulos dejaron de estar remando y remando más bien te tuvieron todo sí dijeron a Jesús y le dijeron por favor has algo.

cuando Jesús se despertó reprendió al viento dijo la sola silencio cálmese por favor de repente el viento se detuvo y hubo una gran calma” (vers. 39)

Hemos leído tanto la Biblia que parecería algo normal, pero esto no es nada normal, tú has visto alguna persona gritando en la esquina “viendo cállate” lo metes a un manicomio, eso no es normal. Marcos intencionalmente incluye esto, recuerda que esta frase ya lo usó Jesús palabra por palabra igualita el Marcos 1:45 cuando expulsa el demonio de una persona. Le reprende al demonio, le dice cállate o silencio y sal fuera.

Acerca Franklin Riera

Franklin Riera
Pastor de la Iglesia del Pacto Evangélico del Ecuador por casi 20 años actualmente estoy radicado en la ciudad de Ibarra. Representante de las Iglesias del Pacto en Ecuador.

También Revise

Los días que tenemos por delante

Los días que tenemos por delante

Predicas Cristianas.. Este es un mensaje para el comienzo del año 2022. ¿Cómo viviremos este año? ¿Qué tan sabios seremos en vivir este año que comenzó?..

Leave a Reply

You have to agree to the comment policy.