Inicio / Predicas Cristianas / !Nos vemos en la Carpintería!

!Nos vemos en la Carpintería!

Predicas Cristianas | Sermones Cristianos

Efesios 4:1-16Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, 2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, 3 solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; 4 un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación;….. 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor

Jesús vino a la tierra a dar su vida por nosotros, pero antes, tuvo que enseñarnos a servir ya que el hombre es terco, egoísta, testarudo, juzga y necesita cambiar su carácter para poder ser aprobado por el Rey y hoy en día siguen en busca de obreros con carácter apropiado para trabajar extendiendo el reino. El carácter es lo que eres realmente cuando no estas con los demás, es diferente a la personalidad. La personalidad es una mascara, lo que aparento ser delante de los demás. Con respecto a la personalidad, yo puedo estar frente a los pastores, a los hermanos y mostrarme como un siervo que quiero trabajar, que soy una persona que aprecio, que soy responsable. Pero todo esto viene y va, puedo trabajar hoy si, mañana no, puedo estar hoy risueño, mañana no y puedo hoy hacer lo que me corresponde pero mañana no. Esto es cambiante. Pero el carácter, es aquello que dice quien eres, es nuestro fondo, es el que revela quienes somos.

Cuando vemos que alguien siempre se queja de todo, así lo tenga , cuando vemos que siempre se esta irritable, cuando vemos que nunca se ha avanzado, que las cosas que se comienzan no se terminan, esto es un problema de carácter. Y es esto, el carácter lo que el Señor quiere que cambiemos, El quiere ver en realidad un giro de 180 o para no volver a ser los de antes. Juan 3:3 “De cierto , de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el Reino de Dios”

Anuncios

Hoy voy a compartirles una historia antes de profundizar en el sermón. “Hubo en la carpintería una extraña asamblea; las herramientas se reunieron para arreglar sus diferencias. El martillo fue el primero en ejercer la presidencia, pero la asamblea le notifico que debía renunciar. ¿La causa? Hacía demasiado ruido, y se pasaba el tiempo golpeando. El martillo reconoció su culpa, pero pidió que fuera expulsado el tornillo: había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo. El tornillo aceptó su retiro, pero a su vez pidió la expulsión de la lija: Era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás. La lija estuvo de acuerdo, con la condición de que fuera expulsado el metro, pues se la pasaba midiendo a los demás, como si fuera perfecto. En eso entró el carpintero, se puso el delantal e inició su trabajo, utilizando alternativamente el martillo, la lija, el metro y el tornillo. Al final, el trozo de madera se había convertido en un hermoso y útil mueble. Cuando la carpintería quedó sola de nuevo, la asamblea reanudó la deliberación. Dijo el serrucho: Señores se ha demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestras flaquezas, y concentrémonos en nuestras virtudes. La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba solidez, la lija limaba asperezas y el metro era preciso y exacto. Se sintieron como un equipo capaz de producir hermosos y útiles muebles y sus diferencias pasaron a un segundo plano”.

Vamos a ver tres temperamentos distintos que se asemejan a esta historia, y el Señor te va a revelar en donde te encuentras. Hoy vas a entender que no podemos estar todo el tiempo juzgándonos los unos a los otros, por más defectos que tengamos, puesto que con ellos, siempre y cuando estemos dispuestos a cambiar; el Señor nos usará, sabiendo que el trato de Dios con los hombres es individual y la rendición de cuentas también. Hoy tienes que tomar una decisión de, si te vas a seguir colocando mascaras de aparente personalidad o vas a cambiar tu carácter definitivamente viendo las virtudes y lo bueno en los demás para entrar y trabajar para el reino de los cielos. Quizás Ud. Pueda pensar que estas palabras son un poco fuertes, pero déjeme llevarlo a la palabra en Jeremías 15:19 donde Dios mismo le habló al profeta y aún mucho más fuerte. “Por tanto así dijo Jehová: Si te convirtieres, yo te restauraré, y delante de mi estarás; y si entresacares lo precioso de lo vil, será como mi boca. Conviértanse ellos a ti, y tu no te conviertas a ellos.” En la Biblia podemos encontrar ejemplos de grandes hombres que les fue necesario cambiar de carácter para poder ser útiles en las manos de Dios. Moisés el tartamudo e inseguro, paso a ser el presidente de un nuevo estado. Abraham, el inseguro y dudoso, fue el punto donde Dios genero nuestra bendición. David, el debilucho, el pequeñito, el incapaz, llego a ser el Rey de todo el Pueblo. Paro Ud. podrá decir: Eran los escogidos, no se vale. Entonces veamos casos críticos de seres por los que nadie daba un peso o de quienes alguien pensó, ¡ese no cambia!.

1. EL MARTILLO Y LA LIJA – PEDRO

Muy áspero en su trato y siempre tenia fricciones con los demás Hacia demasiado ruido y se la pasaba golpeando. Juan 13:6-9, 36-38. Juan 18:10-11 Juan 18:25-27. Pedro tuvo un carácter muy duro. Era el criticón, quizás era el murmurador, ningún carácter era tan fuerte como este, fue el que contamino cada vez que se quejaba y criticaba aun a su misma autoridad, se atrevió a hablar en contra de la autoridad, por esto el diablo le robo la bendición de ser fiel siempre. Me atrevería a pensar que era el que tenia influenciados a los demás discípulos a decir cosas como: “ pero Señor, como lo vas a sanar si es fariseo”, “si es prostituta”, “si es leproso”. ¡Cuidado Pedros!, no se puede estar golpeando y martillando en lo mismo por que se contamina. Como logro Pedro unirse al equipo de trabajo, como logro ser útil en manos del Carpintero?, CAMBIANDO SU CARÁCTER. Si tu te sientes como pedro, que murmuras, que criticas, que te quejas; si nada te gusta, si crees sabértelas todas, si no estas de acuerdo con la visión de la cabeza, toma estas tres armas para cambiar: Juan 21:4-14

Anuncios

a. V7. TEN UN ESPÍRITU DISPUESTO A RECIBIR, por que los Pedros, por lo general no reciben fácilmente, sino lo que desean recibir. Por esto el discípulo amando le dice: “es el Señor”, y el no le creyó, se cubrió y se tiro al agua pero aun no creía. Tuvo que convencerse por si mismo.

b. V11 PÍDELE AL SEÑOR QUE AUMENTE TU FE, por que los Pedros por lo general esperan siempre a ver cosas demasiado grandes y milagros que sorprenden para creerle y en ocasiones pasan por alto los pequeños detalles que son los que enamoran.

c. V 12 RENUNCIA AL ORGULLO, por que los Pedros, les cuesta reconocer que la cabeza tiene la razón, que en la cabeza que es cristo Jesús hay victoria.

Acerca Alejandra Maria Borda Leon

Pastor Afiliado al Centro Familiar de Adoración, ministerio Centro Cristiano Internacional Cúcuta. Graduada en Técnico en Teología y Ciencias Bíblicas IBS. Graduada en Teología Bíblica y Ministerial Instituto Bíblico Asambleas de Dios. Licenciatura en Psicología Familiar Cristiana UNPI. Diplomado en Maximización de Potencial de Recurso Humano. Feliz mente casa, madre de tres jóvenes y servidora del Señor.

También Revise

Predicas Cristianas.. Seremos bendecidos

Y seremos bendecidos

Predicas Cristianas.. Si queremos ser bendecidos, es necesario que olvidemos todo lo demás cuando se trata del Señor, y solamente recordar una cosa. Dios ha reclamado tu corazón para Él..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *