Las marcas de un buen discípulo

I. EL BUEN DISCÍPULO ES ALGUIEN DESPRENDIDO DE LO QUE ES PASAJERO

1. “Hijo de consolación” (Hechos 4:36)

Los discípulos fueron muy afortunados en contar entre su membresía con un hombre como Bernabé. Sus características como un “dador de ánimo” pronto se distinguieron en medio de ellos, llegando a ser muy bendecidos con su presencia.

A él no le costaba mucho hacer amigos, porque él era amigo de todos. Un asunto que se destaca en la vida de Bernabé es que no le vemos en toda la Biblia metiéndose en problemas por su carácter.

La única vez que hubo algo parecido fue por culpa de la hipocresía de Pedro, según lo diría Pablo después (cf. Gálatas 2:13-14). El resto de su vida se caracterizó por ser un conciliador, creando siempre una atmósfera de amor y armonía, siendo esta la característica de este pasaje.

Cuando el texto nos dice que todos eran de “un corazón y un alma” (vers. 32), con seguridad Bernabé contribuyó con esa nota distintiva de aquella primera iglesia. Un discípulo como Bernabé le hace mucho bien a la iglesia, porque por su amor crea un ambiente de paz. Sigamos ese buen ejemplo.

2. Una propiedad puesta a los pies de los apóstoles (vers. 37)

Otra marca de un verdadero discípulo es aquella donde hay un desprendimiento de lo material para compartirlo con los más necesitados.

Un verdadero discípulo va de las palabras a los hechos, y nunca les dirá a otros: “Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo… (Santiago 2:16).

Bernabé no mandó a nadie a su casa con la misma necesidad con la que llegó; más bien se desprendió de algo muy apreciado, y amado como lo es la propiedad, vendiéndose y trayendo todo el dinero a los apóstoles para cuidar de los miembros más pobres.

Y aunque no tenemos que vender toda la propiedad para demostrar cuán generosos somos, nuestros actos de desprendimiento muestran nuestro carácter como discípulos.

Bernabé no fue más pobre después de este sacrificio; al contrario, el resto de su vida estuvo llena de la más gran riqueza, la espiritual. Mientras más damos, más ricos en bendiciones somos. ¿Le está dando al Señor lo que es suyo?

Acerca Julio Ruiz

Julio Ruiz
Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Más fruto

Más fruto

Predicas Cristianas .. Nuestra misión es dar más fruto. El Señor no te llamó para ser un árbol o una rama seca y sin fruto; Él te eligió para llevar..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *