Inicio / Predicas Cristianas / Perfeccionando el Perdón

Perfeccionando el Perdón

Mt 5:44-48 TLA Pero ahora yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los maltratan. Así demostrarán que actúan como su Padre Dios, que está en el cielo. (…) »Si ustedes aman sólo a quienes los aman, Dios no los va a bendecir por eso. Recuerden que hasta los que cobran impuestos para Roma también aman a sus amigos. Si saludan sólo a sus amigos, no hacen nada extraordinario. ¡Hasta los que no creen en Dios hacen eso! »Ustedes deben ser perfectos como Dios, su Padre que está en el cielo, es perfecto.

INTRODUCCIÓN

Constantemente el Señor nos insta a practicar la misericordia (Mat 7:5; 22-25), siendo el perdón uno de los aspectos en los que debemos ser perfeccionados. Antes de continuar debemos recordar un principio básico: NADIE PUEDE DAR LO QUE NO TIENE. Si no eres plenamente consciente del perdón y la misericordia de Dios en tu vida, sólo podrás perdonar en términos humanos, pero en el Reino de Dios el perdón es más que pasar por alto una ofensa; Dios hizo más que eso con nosotros.

Anuncios

DESARROLLO

En Génesis 45 vemos uno de los personajes en la biblia que nos puede servir de muy buen ejemplo en cuanto a perdonar: José. A pesar de que sus hermanos procuraron su mal, Dios lo exaltó hasta ser el segundo después de Faraón en la tierra; pero mayor que ese éxito, es que supo perdonar a sus ofensores. En Gen 45 podemos ver algunos detalles de cómo actuar cuando alguien nos ofende:

  • DISCRECIÓN (Gen 45:1). Muchas veces, cuando alguien nos ofende queremos que todo el mundo sepa la injusticia que se ha cometido en nuestra contra, eso es como una raíz de amargura que contamina a muchos. José no quiso avergonzar a sus hermanos y eso es algo digno de imitar.  
  • PERDONAR NO ES IGUAL A OLVIDAR (Gen 45:4). Huir de los conflictos no es el mejor camino, pretender que nada sucedido puede ser como una bomba de tiempo que tarde o temprano estalle.  José les dijo: “Ustedes me vendieron, pero…”
  • DIOS ESTÁ EN TODO (Gen 45:5). Dios no necesariamente ha diseñado las ofensas que vamos a recibir, pero Él en su soberanía permite que seamos moldeados en cada situación de la vida que se nos presenta. La relación que tengas con Dios es el factor clave para que tú puedas perdonar y superar las adversidades de la vida.  

LOS NIVELES DEL PERDÓN

1.       CANCELAR UNA DEUDA (Mateo 18:25-27)

Anuncios

La definición del perdón en términos humanos es: “Remisión de la pena merecida, de la ofensa recibida o de alguna deuda u obligación pendiente (DRAE)”. Cuando alguien nos ofende, es como que adquiriera una deuda con nosotros, de ahí viene la frase “me lo pagarás”, es como si automáticamente surge la necesidad de igualar (o superar) aquella ofensa, el primer nivel del perdón sería entonces, cancelar la deuda, lo cual nos lleva al siguiente nivel:

2.       RENUNCIAR A TODO TIPO DE VENGANZA

Volviendo al caso de José, vemos que en sus manos tenía el poder de hacer pagar con creces lo que sus hermanos le habían hecho, sin embargo renunció a ese “derecho” de venganza. Jesús nos dice: Mt 5:7 RV60 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

3.       REPRENDER TODO DESEO DE VENGANZA

A veces no tomamos venganza, no porque hayamos perdonado sino porque no somos capaces de hacerlo. Pero en nuestro corazón guardamos el resentimiento y hasta fantasiamos en nuestra mente, cómo sería la venganza perfecta o cuánto placer nos daría ver que Dios le de a esa persona su merecido. José tenía en sus manos el poder de dar a sus hermanos su merecido, pero su corazón fue movido a compasión.

4.      
PEDIR A DIOS QUE BENDIGA A QUIEN NOS OFENDE

Anuncios

Esto es lo que dice Jesús al respecto: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos (Mat 5:44-45).

La palabra “hijo” aquí es HUIOS (G5207) que significa “Hijo Maduro”, en la cultura hebrea cuando el hijo llegaba a cierta edad comenzaba a aprender el oficio de su padre hasta llegar a parecerse a él, entonces se consideraba un HUIOS. Es decir somos hijos de Dios por su misericordia, pero cuando aprendemos de nuestro Padre nos volvemos más cercanos y maduramos espiritualmente para no ser niños sino HUIOS, hijos maduros.

5.       SER TÚ LA BENDICIÓN

Gn 45:7 RV60 Y Dios me envió delante de vosotros, para preservaros posteridad sobre la tierra, y para daros vida por medio de gran liberación.

Esto demuestra que el perdón no sólo es algo de labios, sino que verdaderamente has entendido que tu Padre Celestial te da la oportunidad de ser bendición a cada persona en tu vida, aún a los que te tratan mal. Esto, es realmente el contexto de las palabras“vosotros sois la luz del mundo”. En un mundo lleno de odio, contiendas, venganza… ¡Seamos la diferencia!

Acerca Nahum Acosta

Pastor de Iglesia Lugar Santísimo, ciudad de Santa Ana, El Salvador.

Revise también

Predicas Cristianas.. El Dios que cuenta tus cabellos

El Dios que cuenta tus cabellos

Predicas Cristianas.. Uno de los pasajes donde vemos a Jesús fungiendo como el gran Consolador antes que llegara el Espíritu Santo. La vida está llena de muchos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *