Inicio / Predicas Cristianas / Seamos como Niños

Seamos como Niños

Mt 18:2-4 RV60 2 Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos, 3 y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. 4 Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos.

INTRODUCCIÓN

Cuando nuestro Señor Jesús nos dice que seamos como niños hace referencia entre otras cosas a la humildad de los pequeños, por eso Mateo 18:4 dice “cualquiera que se humille como este niño”. Jesús estaba poniendo en orden el deseo de muchos de ser superiores a otros en el Reino, que veían la autoridad como la oportunidad de ser mejores o lucirse ante otros, estas actitudes que no existen en los niños; ellos no están interesados en ser mejor que sus padres, sus maestros o cualquier figura de autoridad. Los niños desean ser como sus padres no para poder dominar a otros sino porque hay una profunda admiración hacia ellos.

Anuncios

DESARROLLO

La biblia nos llama a ser hijos maduros, para lo cual es necesario que pasemos un proceso de desarrollo. Es decir para llegar a ser hijos maduros, hay que pasar por el proceso de ser niños.

Mt 5:44-45 RV60 44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; 45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.

La palabra “hijo” aquí es HUIOS (G5207) que significa “Hijo Maduro”, en la cultura hebrea cuando el hijo llegaba a cierta edad comenzaba a aprender el oficio de su padre hasta llegar a parecerse a él, entonces se consideraba un HUIOS. Es decir somos hijos de Dios por su misericordia, pero cuando aprendemos de nuestro Padre nos volvemos más cercanos y maduramos espiritualmente para no ser niños sino HUIOS, hijos maduros, pero no podemos ser HUIOS si no pasamos por la etapa de NIÑO.

Anuncios

Quiero que veamos algunos “niños” en la biblia de los cuales podemos aprender grandes lecciones:

Samuel, DESCANSABA EN LA PRESENCIA DE DIOS.

Samuel fue el niño a través del cual Dios envío un difícil pero necesitado mensaje al sumo sacerdote, Elí. La sensibilidad de Samuel a la dirección de Dios y su disposición a obedecer fue ejemplar.

1S 3:2-4 RV60 2 Y aconteció un día, que estando Elí acostado en su aposento, cuando sus ojos comenzaban a oscurecerse de modo que no podía ver, 3 Samuel estaba durmiendo en el templo de Jehová, donde estaba el arca de Dios; y antes que la lámpara de Dios fuese apagada, 4 Jehová llamó a Samuel; y él respondió: Heme aquí.

En esta historia vemos que mientras el Sumo Sacerdote Elí, descansaba en su aposento; Samuel, siendo un niño dormía en el Templo cerca del Arca la cual estaba en el Lugar Santísimo, esto nos habla de descansar en la presencia de Dios. Ahí, humillados como niños escucharemos la voz de nuestro Dios; Samuel no estaba buscando impresionar a nadie, Él simplemente encontró en Dios su descanso. Samuel significa: Pedido a Dios o Escuchado por Dios.

Anuncios

David, VENCIÓ AL RECHAZO

David fue solo un joven cuando Dios lo escogió y empezó a usarlo. Siendo el menor de ocho hermanos, ni aún su propio padre lo tomo en cuenta cuando Samuel vino a buscar, a aquel a quien Dios había escogido para ser el próximo rey.

Más que vencer a Goliat, David nos muestra que venció a un gigante más poderoso en su interior: el rechazo. Esto es muy significativo porque de niños la mayoría somos rechazados de alguna u otra manera, pero no es hasta que crecemos que aquel rechazo nos afecta considerablemente. Sin embargo, aún cuando David había experimentado el rechazo de forma recurrente en su vida, él escribió:

Sal 27:10 RV60 10 Aunque mi padre y mi madre me dejaran, Con todo, Jehová me recogerá.

Aprendamos del niño David, a creer que aunque todo el mundo nos rechace, Dios no nos desechará. David significa: Amado y su virtud era que en su corazón sabía que Dios no lo rechazaría si se humillaba ante Él.

Sal 51:17 TLA 17 Para ti, la mejor ofrenda es la humildad. Tú, mi Dios, no desprecias a quien con sinceridad se humilla y se arrepiente.

Josías, SIGUIÓ EL CAMINO DE SU PADRE DAVID

Josías fue un niño-rey a través de cual Dios reformó el estado religioso y social de su país (2 Reyes 22). Josías era de solo ocho años, cuando llego a ser rey, gobernando rectamente. Después como un adolescente y hombre joven hizo dramáticas reformas (2 Crónicas 34).

2R 22:1-2 RV60 1 Cuando Josías comenzó a reinar era de ocho años, y reinó en Jerusalén treinta y un años. El nombre de su madre fue Jedida hija de Adaía, de Boscat. 2 E hizo lo recto ante los ojos de Jehová, y anduvo en todo el camino de David su padre, sin apartarse a derecha ni a izquierda.

Esto nos muestra que, rodeado de consejeros, no permitió que el orgullo le ganara la batalla sino que escuchó consejos, entregó su corazón a Dios y fue uno de los pocos reyes de quien la biblia dice que hizo lo recto delante de los ojos de Jehová. Si aprendemos a recibir instrucciones como niños, podremos hacer grandes proezas en Dios.

Pr 22:6 RV60 6 Instruye al niño en su camino,  Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

Ester, NO BUSCÓ SU PROPIO BIEN

Era una niña huérfana quien estaría en su adolescencia cuando fue hecha reina y quien fue usada por Dios para salvar a los judíos de la total destrucción. (Ester 2). Aunque pudo perfectamente, ser la Reina de todo un Imperio y olvidarse de los suyo, siempre buscó lo mejor para su pueblo, aun cuando el rey le ofreció hasta la mitad de su reino:

Est 7:2-3 RV60 2 Y en el segundo día, mientras bebían vino, dijo el rey a Ester: ¿Cuál es tu petición, reina Ester, y te será concedida? ¿Cuál es tu demanda? Aunque sea la mitad del reino, te será otorgada. 3 Entonces la reina Ester respondió y dijo: Oh rey, si he hallado gracia en tus ojos, y si al rey place, séame dada mi vida por mi petición, y mi pueblo por mi demanda.

Haya en nosotros la actitud de niños humildes, que no buscan exclusivamente su propio bien sino el de nuestros hermanos.

Otros Ejemplos:

Jeremías, desde su infancia fue escogido por Dios y comisionado para una tarea monumental, ser su profeta. A pesar de su juventud y sus limitaciones, obedeció a Dios hasta la muerte. Jeremías significa “Jehová lanza” y es que como niños debemos confiar que si Dios nos envía, Él nos respaldará.

Timoteo, tuvo una fe bíblica desde su niñez, a través de su abuela Loida y su madre Eunice y luego a través de la instrucción de Pablo (2 Timoteo 1:5; 2:2; 3:14-15). Tantas iglesias al cuidado pastoral de Timoteo.

Jesús, siendo un niño a la edad en que normalmente comienzan las rebeldías (12-13 años), sabía que le era necesario estar en los asuntos de su Padre.

CONCLUSIÓN

El propósito de Dios es que seamos hijos maduros, pero no podemos saltarnos procesos y debemos aprender a ser como niños para poder avanzar hacia la madurez espiritual. Nadie puede llegar a ser un maestro de la palabra, si antes no se convierte en discípulo. Volvámonos como niños para creerle a nuestro Padre y así recibir la instrucción necesaria para avanzar

Lc 10:21 RV60 21 En aquella misma hora Jesús se regocijó en el Espíritu, y dijo: Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y entendidos, y las has revelado a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó. 

Acerca Nahum Acosta

Pastor de Iglesia Lugar Santísimo, ciudad de Santa Ana, El Salvador.

Revise también

Predicas Cristianas... Más allá de lo que ves

Más allá de lo que ves

Predicas Cristianas.. ¿Qué sucede cuando vivimos las circunstancias desde nuestro espíritu? Mares se abren en dos para que pasemos intacto. Una columna de fuego..

Un comentario

  1. gerardo manzano leyva

    Muy cierto solo siendo como niños aprenderemos la palabra y la entenderemos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *