Inicio / Predicas Cristianas / La iglesia con una gran puerta

La iglesia con una gran puerta

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Apocalipsis 3:7-13

Introducción

1. La ciudad de Filadelfia era relativamente una joven ciudad en Asia Menor. Tenía cerca de dos siglos de antigüedad cuando el Apocalipsis fue escrito. La palabra “Filadelfia” literalmente significa “amor fraternal o amor a los hermanos.”

Anuncios

2. La ciudad fue establecida para ser un poco de centro de radiación para la cultura y lenguaje griego en Asia Menor, ahora Turquía. Sir William Ramsay dijo que Filadelfia era “el centro de la difusión de la lengua y las letras griegas en una región pacífica, mediante modos pacíficos de penetración.”

3. Fue la ambición del Imperio Macedónico desde el tiempo de Alejandro mismo, hacer del mundo un Atenas. Ciudades tales como Filadelfia fueron establecidas para ese propósito. Tuvo hermosos edificios públicos y sus templos, llegó a ser conocida como “la pequeña Atenas.” La ciudad ahora podía servir al noble propósito de ayudar a hacer del mundo uno para Cristo.

4. A pesar de la persecución de los turcos, la Iglesia Ortodoxa griega ha logrado mantener una activa congregación hasta hoy día. O. T. No fue una iglesia que recibió gran alabanza y recomendación. No hubo una palabra de condenación cualquiera que fuera. Por esto es una iglesia

I. LA DEDICATORIA: “Escribe al ángel de la iglesia de Filadelfia: esto dice el Santo, el Verdadero el que tiene la llave de David… abre… cierra” (v. 7).

Anuncios

1. Esto dice el Santo. La santidad es atribuida a Dios a través de toda la Biblia. Él es Santo en sentido absoluto e infinito (Isa. 6:3; 43:15). Ahora, la frase “santo” es dada al Cristo resucitado. La palabra “santo” significa “diferente, separado de”. Dios es santo porque es diferente al hombre (Isa. 55:8-9).

2. Jesús es descrito como santo frecuentemente en la Biblia (Mr. 1:24; Hch. 4:26-27). El cristiano también es mandado a ser santo como Dios es santo. Esto significa que él debe ser diferente.

3. Los cristianos deben ser un pueblo especial para la posesión de Dios. Los cristianos son santificados (1 Cor. 6:9-11). Cuando uno se arrepiente de los pecados y entra en una relación con el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, es santificado, separado, es diferente. Como él, “nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Cor. 3:18).

4. Jesús también se describe a sí mismo como “El Verdadero”. Hay dos palabras griegas para verdad. Una significa verdad en el sentido de exactitud o como opuesto a una falsa declaración. La otra palabra significa verdad en el sentido de una cosa que es real o genuina y no artificial. Vivimos en una época de imitaciones.

5. La mayoría de los productos para la venta son imitaciones de algo. El producto genuino es a menudo muy escaso y mucho más caro. Cuando Jesús dijo que Él era el Verdadero, quiso decir que en Él hay realidad.

Anuncios

6. En el mundo, uno podrá encontrar el placer del pecado por un tiempo, pero en Cristo hay verdadera felicidad. En el mundo uno podrá encontrar satisfacción por un tiempo, pero en Cristo hay verdadero contentamiento.

7. En el mundo, uno podrá estar alegre por un rato, pero en Cristo hay verdadero gozo. En el mundo, uno podrá escapar de sus cuidados y ansiedades por un corto tiempo, pero en Cristo hay verdadera paz que sobrepasa el entendimiento.

8. Una tercera cosa afirmada de él es que tiene la llave de David, El abre y ningún hombre puede cerrar; El cierra y ningún hombre puede abrir. ¿Qué se quiere decir con que tiene la llave de David? Esta descripción es de Isa. 22:22.

9. Esta fue una profecía del fiel mayordomo Ezequías, a Eliaquim. Era una profecía de la autoridad que recibiría. Es fácil ver como la palabra “llave” simboliza autoridad. Si uno tiene la llave de la bóveda de un banco, tiene el poder para abrir y entrar.

10. Aquí, las palabras hacen referencia a Cristo quien tiene toda la autoridad (Mt. 28:18; Efe. 1:20-22). Él tiene la llave de David. Como David gobernó con autoridad sobre su reino, de la misma manera Jesús se sienta sobre el trono con autoridad sobre Su reino.

11. Desde que Él es la cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, debemos respetar Su autoridad para agradarle. Hoy día estamos bajo la autoridad de Cristo. Su palabra está contenida en el Nuevo Testamento. Únicamente a través de Él podemos poseer vida eterna (Juan 14:6).

II. LA ALABANZA: “Yo conozco tus obras… he puesto delante de ti una puerta abierta…tienes poca fuerza… has guardado… no has negado mi nombre…has guardado la palabra… yo también te guardaré de la prueba” (Vv. 8-9).

1. Yo conozco tus obras. Recuerda el conocimiento íntimo y sobrenatural de nuestro Señor. No se menciona ninguna crítica a la iglesia, aunque las obras están expuestas al conocimiento de Dios. Cabe recordar que las obras no son méritos para alcanzar la salvación, pero sí guardan relación con las bendiciones terrenales y con los galardones que Dios dará a los redimidos.

2. He puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar. Este es un regalo de la gracia de Dios para la iglesia de Filadelfia. El Señor ha abierto la puerta y ningún hombre tiene el poder para cerrarla.

3. Filadelfia, como ya hemos notado, fue establecida para ser una ciudad misionera de la cultura griega. Estaba en una ubicación estratégica para tal propósito y podría servir bien como centro de radiación para el evangelio de Cristo. Los cristianos de Filadelfia necesitaban comprender que la gran puerta de esa oportunidad estaba abierta para ellos.

4. La puerta es la oportunidad para predicar el evangelio a pesar de los  enemigos de la fe cristiana. La puerta tenía que ser abierta de una manera sobrenatural por el Señor Jesucristo, debido a la oposición satánica de cerrarla de inmediato.

5. Satanás usa agentes inicuos (1ª Cor. 16.9); la prisión (Col. 4:3); maquinaciones (2:2, 11-12); y a los mismos demonios para apagar el testimonio cristiano (Ef. 6:12-13). La iglesia de Filadelfia tenía la oportunidad de llevar el evangelio a las regiones más cercanas a la ciudad.

6. La iglesia cristiana hoy puede llevar el evangelio a todos los rincones de la tierra haciendo uso adecuado de las oportunidades y los medios modernos que Dios nos provee. Quizá lo que hoy está ausente en muchas iglesias es el celo evangelístico y la visión misionera.

7. Hoy día también necesitamos comprender esto. Cada cristiano tiene su círculo de influencia. Si, por la correcta administración de esa influencia, puede testificar la salvación de su propia familia, ha hecho una gran obra. Si, por dejar que su luz brille y sosteniendo en lo alto la palabra de vida, puede testificar la salvación de sus amigos y vecinos, verdaderamente ha hecho una obra maravillosa.

8. La puerta de la oportunidad es una puerta que ningún hombre puede cerrar. Los principales sacerdotes y el concilio Judío trataron de cerrar esa puerta poco después de que la iglesia empezó en Jerusalén. En Hechos 4 y 5 leemos de los apóstoles siendo encarcelados, pero el evangelio prevalecía (6:7).

9. En Hechos 7, Esteban fue apedreado, y en Hechos 8, una gran persecución se levantó contra la iglesia, pero el evangelio prevalecía (Hch. 8:4). En el capítulo 9, el resonante líder de la persecución, Saulo de Tarso, se volvió un converso a Jesús de Nazaret. En Hch. 18, cuando el convertido predicó el evangelio en Corinto, los Judíos se opusieron al evangelio y blasfemaron, pero el evangelio prevaleció. Aún Crispo, un principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa y muchos Corintios creyeron y fueron bautizados (v.8).

10. Mientras el cristiano tenga un poco de fuerza, y ejercite esa fuerza en guardar la Palabra del Señor, su puerta de la oportunidad no será cerrada. Debe ser notado que la palabra de Cristo no es simplemente para ser escuchada y creída, sino también para ser guardada.

11. En la parábola del sembrador Jesús dijo que la buena tierra, son los que con corazón recto y bueno retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia (Luc. 8:15).

12. En el evangelio, no hay sólo verdades que deben ser creídas, sino mandamientos ha ser obedecidos y promesas para ser recibidas (Heb. 5:8-9). Que nadie le diga a usted que el evangelio no envuelve obediencia (2 Tesal. 1:7-9). Debemos ser como estos santos en Filadelfia que guardaron la palabra de Cristo y no negaron Su nombre.

13. El Señor da tres razones en cuanto al porqué la iglesia de Filadelfia es diga de reconocimiento: A) Tienes poca fuerza. Podría tomarse está frase como una crítica, pero el entorno del pasaje indica una demostración de aprecio. Es probable que la congregación tuviese poca influencia entre los ciudadanos de Filadelfia, pero sus obras eran irreprensibles. Tal vez lo creyentes de la iglesia de Filadelfia pertenecían a la clase trabajadora, sin poder político ni económico, pero guardaban un excelente testimonio. B) Has guardado mi palabra. Los creyentes de Filadelfia habían demostrado ser leales a la Palabra de Dios a pesar de las dificultades. Las circunstancias difíciles no les habían hecho alterar el contenido del mensaje. C) Y no has negado mi nombre. Los creyentes de Filadelfia fueron conminados a negar su relación con Cristo. Quizá en alguna prueba, los cristianos de Filadelfia se mantuvieron firmes y fieles a sus convicciones.

Acerca Martín A. Pacheco

Revise también

Predicas Cristianas... Con compromiso

Con compromiso

Predicas Cristianas... Para crecer y desarrollarnos en la vida cristiana, y como congregación, necesitamos ser personas comprometidas y con la fe puesta en..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *