Inicio / Predicas Cristianas / La iglesia pobre que era rica

La iglesia pobre que era rica

Predicas Cristianas

Apocalipsis 2:8-11

Introducción

1. La ciudad de Esmirna quedaba a unos cuarenta kilómetros al norte de Éfeso. Se le llamaba «Puerto de Asia» porque tenía un puerto excelente sobre el Mar Egeo. La iglesia de esa ciudad luchaba contra dos fuerzas enemigas: una población judía muy opuesta al cristianismo, y una población no judía que era leal a Roma y apoyaba la adoración del Emperador. La persecución y el sufrimiento eran inevitables en un ambiente así. Esmirna actualmente es la ciudad de Izmir, en Turquía.

Anuncios


2. ¿Usted en algún momento ha deseado saber en qué constituye las verdaderas riquezas? ¿Y por qué algunos que poseen muy poco de los bienes de esta vida parecen morar en serenidad y poseen gran paz de mente mientras que otros que regularmente se revuelven en la riqueza son miserables, son individuos frustrados?

3. ¿En algún momento ha deseado saber por qué algunos pueden soportar grandes presiones y vencer poderosamente los obstáculos mientras que otros parecen tropezar en sus propios cordones de los zapatos y caer sobre sus caras para no levantarse ya más? O. T. Hoy estaremos tratando con tales preguntas en este sermón.

I. LA DEDICATORIA. “Escribe al ángel de la iglesia en Esmirna…” (vers. 8).

1. Debe ser tenido en mente que “ángel” (Angelos) significa mensajero y no siempre significa un ser celestial. Es más bien improbable que estas cartas fueran dirigidas a seres celestiales. El ángel de la iglesia era uno que fue reconocido como mensajero por la iglesia. Puede haber sido un profeta inspirado, porque la voluntad de Dios no había sido revelada completamente y de esta manera el don de profecía no había cesado (1Corintios 13:8-10). Puede haber sido un evangelista que trabaja entre ellos en el ministerio de la palabra.

2. La ciudad de Esmirna había sido fundada como colonia griega cerca del año 1000 A.C. Había sobrevivido a la destrucción y había sido reconstruida en un par de ocasiones en su larga y rica historia. Era una ciudad próspera, y a causa de su excelente puerto, permanece aún hasta este día, un importante puerto comercial. Nada nos es dicho acerca del comienzo de la iglesia en este lugar. Puede haber sido que la semilla del reino fue primero plantada allí mientras Pablo estaba en Efeso (Hechos 19:10).

Anuncios


3. “El primero y el postrero, el que estuvo muerto y vivió, dice esto.”

La misma clase de lenguaje que fue tan a menudo aplicada a Jehová en el Antiguo Testamento es aplicada a Jesús en el Nuevo Testamento. Véase por ejemplo, Salmo 102:25-27. El Salmo está describiendo y alabando a Jehová desde el principio hasta el fin, sin embargo, este es citado en Hebreos 1 y aplicado a Cristo.

4. Se recuerda a la iglesia que su Señor es el conquistador de la muerte y ha vencido en favor de ellos. Esta imagen del Señor es muy apropiada para dar ánimo a quienes estaban bajo amenaza de sufrimientos y muerte. La expresión el primero y el postrero sugiere la eternidad del Señor Jesucristo.

5. El que estuvo muerto y vivió. Sugiere que aun cuando los creyentes pudieran sufrir muerte, vivirían de nuevo en virtud de la resurrección de Cristo (Jn. 14:19; Apocalipsis 1.18; 2ª Timoteo 2:8). La resurrección de Jesús es el punto principal sobre el que gira toda otra doctrina de la Biblia.

Anuncios


II. APROBACIÓN. “Yo conozco tus obras, y tribulación, y pobreza…” (vers. 9).

1. Jesús conocía sus obras. Esto lo dice Él, de cada una de las iglesias. No podemos escapar a la penetrante visión de la gloria del Señor. Podemos engañar a las personas en la iglesia, a nuestros vecinos, a aquellos con quienes trabajamos, aún a los miembros de nuestras propias familias. Pero si albergamos dentro de nuestros corazones envidia, mala voluntad, odio o impureza; si participamos de las injusticias bajo la cubierta de la noche; el Señor conoce nuestras obras. No podemos engañarlo (Hebreos 4:13).

2. Cuando Jesús estuvo en la carne sobre la tierra, demostró en varias ocasiones Su conocimiento de las obras y pensamientos de los hombres (Juan 1:47-50; 2:23-25; 4:29). Jesús conoce nuestras obras. Conoce las obras de una iglesia. Sabe si están permaneciendo dentro de Su doctrina o no (2 Juan 9).

3. Jesús conocía Sus tribulaciones. Las pruebas y tribulaciones tienen varios propósitos en la vida de los creyentes:

* 1) hacer que buenos cristianos sean mejores;
* 2) disciplinar a cristianos que se han apartado;
* 3) manifestar el poder y la gracia de Dios;
* 4) una oportunidad de tener comunión en los sufrimientos de Cristo;
* 5) derrotar a Satanás en su propio juego.

4. El Señor nunca prometió a Sus discípulos un jardín de rosas en esta tierra. Nunca los arrastró a puñetazos diciéndoles de la tribulación y persecución que los visitarían para que las resistieran. Aquellos que se convirtieron en Sus discípulos lo hicieron así en pleno conocimiento de las dificultades que estaban adelante (Juan 15:18-20; 16:12).

5. Pablo enseñó lo mismo (2 Timoteo 3:12). No debiera ser una gran fuente de preocupación para el cristiano si los hombres lo menosprecian y destierran y hablan mal de él a causa de sus convicciones y puntos de vista no populares. Todos queremos hacer amigos y ser populares, pero hay algo de un valor mucho más grande que la popularidad y es la fidelidad a Cristo. Podríamos también reconciliarnos a nosotros mismos con el hecho de que nunca ha sido popular ser un cristiano.

6. La acción en que a menudo comienza la tribulación es en la obediencia  inicial de uno al evangelio. Cuando uno entiende y rinde obediencia a lo  que la Biblia enseña y sale para hablarle a los demás acerca de este  simple mensaje, tan fácilmente entendible, la tribulación empieza.

7. El capítulo 2 de Hechos registra el primer sermón del evangelio.  Después de que las verdades del evangelio fueron proclamadas, la gente se  compungió preguntando ¿qué necesitaban hacer? (vers. 37). Pedro se los dijo  (vers. 38). Aproximadamente tres mil recibieron gustosamente la palabra y  fueron bautizados.

Anuncios


8. A medida que leemos del libro de Hechos, encontramos que no pasó mucho  tiempo antes de que empezaran a ser perseguidos. Esteban fue apedreado.  Los apóstoles fueron encarcelados. Los discípulos fueron esparcidos fuera  de su morada ordinaria. Santiago fue decapitado. Para el tiempo cuando  llegamos al último capítulo de Hechos, encontramos a la iglesia referida como una secta de la que se hablaba en contra, en todas partes (Hechos 28:22).

9. De la iglesia de Cristo es hablado en contra hoy día en todas partes.

 ¿Por qué? Porque aún creemos y predicamos la misma doctrina de aquellas  personas que la creyeron y enseñaron. Lo trágico es cuando, no se habla nada de la iglesia de Cristo ni de los cristianos. Entonces sí: ¡es de preocuparse!

10. Como los cristianos no tenemos comunión con las obras infructuosas de  las tinieblas sino que más bien las reprende; como rehúsa adaptarse al  mundo sino que más bien es transformado por la constante renovación de su mente; como habla contra toda falsa doctrina y condenable de los hombres y rehúsa participar de tales cosas como las revistas sucias e indecentes que contaminan los puestos de revistas, y las películas pornográficas, y la bebida: Será ridiculizado y perseguido por las pruebas.

11. Jesús conocía su pobreza. Dijo, “Pero tú eres rico” (vers. 9). Note el contraste entre esta iglesia y la iglesia en Laodicea (3:17). Laodicea era una iglesia rica y pobre. Rica en cosas materiales pero en lo espiritual, pobremente agobiada. Esmirna era una iglesia pobre y rica. Eran pobres en plata y oro y en las cosas que un hombre pudiera poseer, pero el Señor dijo, “tú eres rico.”

Acerca Martín A. Pacheco

Revise también

Estudios Biblicos.. Las diez virgenes

Levántate y arregla tu lampara

Predicas Cristianas.. Esta parábola nos habla de diez vírgenes y estas vírgenes representan la iglesia de Cristo que somos nosotros los que hemos creído en Él. ¿Estas listo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *