Inicio / Predicas Cristianas / Subiendo el monte

Subiendo el monte

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

«…Alzare mis ojos a los Montes: ¿De dónde Vendrá mi Socorro? Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra…» Salmo 121:1-2

Introducción:

Cuando David escribió el Salmo 121, parece que estaba pasando, un momento difícil en su vida, quizás estaba en alguna prueba o tenía enemigos acechándolo por dondequiera, quizás en ese momento no podía salir de su casa, por temor a lo que le podía pasar, digo esto por lo que dice el Verss. 7-8; «…Jehová te guardará de todo mal; El guardará tu alma. 8 Jehová guardará tu salida y tu entrada Desde ahora y para siempre…» (Jehová guardará mi salida y mi entrada).

Anuncios

Hay momentos en nuestras vidas que también necesitamos alzar nuestros ojos a los montes, ya que en el monte esta nuestra respuesta, El salmista sabía que solo de arriba podría venir su respuesta, porque mi socorro no vendrá Miami, mi socorro no vendrá del Japón, mi socorro no vendrá de la Rusia, “…Mi socorro viene de Jehová que hizo los cielos y la tierra…” Aleluya, bendito sea el Señor. Gloria a Dios.

Monte es sinónimo de Montaña: que al igual significa, soledad, tranquilidad, acercamiento (claro que en sentido espiritual). Hay momentos de nuestra vida, que usted y yo necesitamos subir la montaña de Dios, porque en la Montaña siempre esta tu respuesta. Cuando aprendes a subir la montaña tu vida será transformada, por el poder de Dios porque en la montaña esta Dios.

Montaña también tiene que ver con altura, buscando lo alto, Pablo Dijo en la carta a los (Colosenses 3:1-2) “…Buscad las cosas de arriba…” donde esta Cristo sentado a la diestra de Dios. Vers. 2 dice “…Poned la mira en las cosas de arriba…” y no en las de la tierra.

Aquí se nos anima a buscar solo las cosas de arriba, “…Alzare mis ojos a los montes, de donde vendrá mi socorro, Mi socorro viene de Jehová que hizo los cielos y la tierra…” Gloria a Dios Aleluya; Bendito sea al Señor. Ya es tiempo que quites tu esperanza en las cosas que perecen, y buscar las cosas que a vida eterna permanecen, y pongas tu fe en Cristo en el autor y consumador de la fe, (Hebreos 12:2) este es el tiempo para que la iglesia aprenda a subir la montaña de oración, este es el tiempo donde Dios esta llamando a su pueblo a que suban, la Montaña de Dios, porque Dios quiere darles respuesta. Dios quiere bendecirnos, levantarnos, prosperarnos, avivarnos, llenarnos con Su presencia, meternos en Su fuego, pero para eso Dios nos esta llamando a subir la Montaña de fe, la montaña de oración, porque en la montaña esta Dios.

Anuncios

El Monte también significa tu vida de oración: ¿quieres conocer a Dios? Sube la montaña. ¿Quieres respuesta para tu vida? Sube la montaña. ¿Quieres sanidad para tu cuerpo? Sube la montaña. ¿Quieres que tus hijos se entreguen a Dios? Sube la montaña.  ¿Quieres estar en el fuego continuo del Espíritu Santo? Sube la montaña, sube la montaña, porque en la montaña esta Dios.

¿Hombres de Dios que subieron la montaña?

1. Moisés:

A Moisés Dios lo llamo para estar con el en la montaña, (Éxodos 34:1-10) textualmente dice en el Vers. 2 de este pasaje: «…Prepárate pues para mañana y sube de mañana al monte de Sinaí, y preséntate ante mí sobre la cumbre del monte…»

En este pasaje que leímos se nos dice que Dios mandó a Moisés que subiera el monte; ¿por qué le pide a Moisés que suba la montaña, acaso no era Mejor que Dios le diera las instrucciones en ese momento que estaba hablando con él? Era mucho más fácil para Moisés, recibir de Dios las instrucciones, para que de forma inmediata hacérselas llegar al pueblo, pero Dios no lo hizo así, el Señor quería que Moisés subiera la montaña y se presentará ante él en la cumbre del monte.

Anuncios

Hay momentos de nuestras vidas que necesitamos presentarnos delante de Dios en la cumbre de la montaña, porque Dios quiere que estemos en su presencia, Dios te puede responder cualquier oración, te puede dar respuesta de cualquier petición que le estemos haciendo, pero también quiere que subas el monte, y estés en su presencia, observe atentamente en los Verss. 6-8, dice: que Moisés empezó a proclamar a Dios, a exaltarlo, y en el Vers. 8, dice: y Moisés (seguramente) al ver la majestad del Señor, Su poder, Su presencia gloriosa, dice que se apresuró para bajar su cabeza y adorar al Señor todopoderoso.

Yo me imagino que ese día debió ser glorioso para Moisés, ver la majestad de Dios en la cumbre de la montaña, siempre que Dios te llame para estar en su presencia lo hará con propósito, después que Moisés alabo a Dios y lo adoro, ¿sabes lo paso? Lea el Vers. 10, esta es la clave, (...Y él contestó: he aquí, yo hago pacto delante de todo tu pueblo;  y haré maravillas que no han sido hechas en toda la tierra, ni en nación alguna, y verá todo el pueblo en medio del cual estas tu, la obra de Jehová; porque será cosa tremenda la que yo haré contigo…) ¡Aleluya! ¡Gloria a Dios!

Si estás alegre por las cosas que Dios a hecho en tu vida, eso no es nada; dile a tu vecino: ¡eso no es nada! Dios hará cosa tremenda con nosotros, si tan solo subimos la montaña de oración, ¿sabes cuánto tiempo estuvo Moisés en la montaña con Dios? lea Éxodo 34:28-35; cuarenta días y cuarenta noches, en el Vers. 30 dice: «…he aquí la piel de su rostro era resplandeciente…»

Cuando pases tiempo con Dios en la Montaña, tu rostro va a resplandecer de la gloria de Dios, y la misma gente va a ver en tu vida la gloria de Dios. El problema de la Iglesia en este último tiempo, es que no esta mostrando la gloria de Dios a este mundo perdido. Hermanos, seamos la diferencia, muestra con tu vida la gloria de Dios, muestra con tu testimonio la gloria de Dios, para lograr eso debes de estar en la montaña, porque en la montaña esta Dios.

2. Jesús Subía la Montaña:

En Mateo 5:1 dice: “…Viendo la Multitud, subió el monte…” Jesús subía el monte para enseñar la palabra de Dios y predicar el evangelio; en Lucas 6:12 se nos dice que Jesús pasaba toda la noche orando a Dios, si Jesús que era Dios, tenía que subir el monte y tenía que orar por tanta horas, ¿quienes somos nosotros para no hacerlo? (Lucas 22:39-45)

Lea Mateo 14:23; al Señor Jesucristo le gustaba estar en el monte para estar con Dios, para estar a solas con su padre, este es el tiempo para estar con Dios, hay que subir la montaña, sube la montaña, ora, busca Su presencia, sube la montaña, porque en la montaña esta tu respuesta.

En el Salmo 24:3-4 dice: «...¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo?, el Limpio de manos y puro de corazón…», en el montaña, Dios va a limpiar tu corazón, tus manos, tu vida delante de él. ¿Cuál fue el éxito del Señor Jesucristo? Subir la montaña. Aleluya, Gloria a Dios, ¡Bendito sea al Señor!

Lea Mateo 15:29-31; si lo lees de corrido, te digo no lo entenderás, aquí paso, algo raro con el Señor ese día, dice en este pasaje específicamente en el Vers. 29 «…Y subiendo al monte, se sentó allí…”

Hermanos el Señor todas las veces bajaba del monte para sanar los enfermos, pero ese día él no bajo la montaña para sanar a los enfermos, sino más bien subió la montaña para que los enfermos subieran a él, para ser sanados. Yo no sé de que altura era ese monte donde estaba él sentado, pero la Biblia dice; que los enfermos subían la montaña; observe con atención esto que es lo que a mi me llama la atención de este pasaje y es que “…los cojos subían la montaña…” no sé cuánto tiempo a este cojo le costó subir esa montaña, pero lo que sí sé, es que él sabía que arriba de esa montaña estaba su respuesta.

Bendito sea el Señor, “los ciegos subían la montaña” pudo haber sido difícil para ellos subir esa montaña, pero yo creo que ellos sabían que arriba de ese monte estaba su respuesta, porque en la montaña estaba Dios esperando por ellos.

Conclusión

Hermano, no importa cuanto dures en subir la montaña, o cuanto cueste, lo que importa es que en la montaña recibirás tu respuesta, en el monte de oración. Dios te levantará, te sanara, te libertara, te ungirá, te santificará, te limpiara, porque Dios esta arriba en las alturas. De arriba vendrá tu respuesta, no de aquí en la tierra, «…Mi socorro viene de Jehová que hizo los cielos y la tierra…», Salmo 121:1-2, Colosenses 3:1-2.

Hermanos; suban la montaña, en la montaña esta tu respuesta, porque Dios esta en las alturas. ¡Amen!!

Acerca Bayardo Antonio Guadamuz

También Revise

Abre tus ojos espirituales

Predicas Cristianas... Sus ojos físicos pueden ver todo lo que le rodea en el mundo físico pero no en el campo espiritual; una persona que no puede ver está atada..

8 comentarios

  1. Carolina Sandoval Gutiérrez.

    Edificante palabra, me apropio de ella y la hago rema en mi vida, en la vida de mis dos hijos y en la iglesia de Dios. Dios les Bendiga. Muchas gracias.

  2. Roy Dany Xuruc Méndez

    Confirmación de lo que El Padre ha estado hablando a mi vida.

  3. Gran mensaje, ha sido de mucha bendición para mi vida, pienso que esto va para toda la iglesia del Señor.

  4. Cono Aries Zeballos

    Una gran bendición una palabra para guardarla en el corazón

  5. Gloria a Dios esta mañana el Sr me dijo levanta tus ojos a los Montes de donde vendra tu socorro y leo esto y me confirmo lo q Dios me dijo.

  6. Muy bueno! Solo quería corregir una pequeña confusión que veo : En los versos 6 y 7 de Exodo 34 quién habla es Dios, el Exalta su propio Nombre y revela su caracter a Moisés. Bendiciones!

  7. Hermosa palabra!! Confirma lo que estamos haciendo en la Iglesia. Esta semana empezamos a las 7 de la mañana la oración.

  8. noel ernesto piura

    solo subiendo a la montaña podemos encontrar las respuestas a nuestras interrogantes, es allí donde estaremos seguros que seremos escuchados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *