Inicio / Predicas Cristianas / El padre ausente

El padre ausente

Predicas Cristianas

2ª Samuel 13

Introducción

“Que honda papá, como está, mucho gusto poder saludarlo, espero que este muy bien. El motivo de la presente es para decirle que lo quiero mucho y decirle que me hace mucha falta, que le agradezco por preocuparse, por darme lo mejor, lo que usted no tuvo, porque nunca me ha hecho falta nada, lo que he querido lo he tenido materialmente hablando y por eso muchas gracias, por ser ese papá ejemplar y responsable, que cualquiera desearía tener.

Y le doy gracias a Dios por habérmelo dado a mí. También quisiera decirle que lo que más deseo en la vida, no es todo lo que me ha dado, pues existe dentro de mí un vacío que me grita, cuanto yo lo necesito, que algún día podamos estar juntos, contarle lo que me pasa, mis inquietudes, mis problemas, mis alegrías y mis tristezas.

En fin son tantas cosas que quisiera poder compartir con usted, poder reponer tantos años de ausencia, de tantas veces que lo necesité, de tantas veces que renegué ¿Por qué usted no estaba conmigo?, no sabe cuantas veces necesité del abrazo de mi padre, de un te quiero, de un consejo, una palabra de aliento, una mano que me levantara al caer.

Pero nunca estuvo allí, ni siquiera por el maldito teléfono, no sabe cuanto me duele que nunca se haya acordado de hacerme sí quiera una simple llamada, pero nunca se acordó, no sabe de las veces que he sido abanderado y ni una sola vez me ha felicitado. ¿Por qué papá?, no sabe cuanto me ha dolido su actitud, darme cuenta que he tenido un padre solo de nombre, porque nunca ha estado cuando más lo he necesitado.

Gracias por preocuparse, por darme lo mejor, por estar al pendiente que no me faltara nada, pero quisiera que se diera cuenta y entendiera que lo material no lo es todo en la vida, que hay algo que no se compra ni se vende y a pesar de eso tiene un gran valor, un valor inmenso, incomparable, que es el amor, cariño y confianza y que es algo que usted nunca pudo llegar a darme.

Yo se que me quiere, porque no cualquier padre, arriesga la vida, yéndose, quien sabe porque caminos, cruzando desiertos, pasando hambre, con tal de darle lo mejor a sus hijos y eso yo nunca voy a poder pagárselo, porque si no fuera por eso yo no estuviera donde estoy, no fuera un profesional, pero a pesar de tener todo eso, hay un gran vacío existencial, una gran soledad y tristeza. Si supiera cuantas veces quise gritarle que lo que necesitaba era amor, cariño y comprensión, no dinero, ni cosas.

Usted algunas veces me preguntaba sí necesitaba algo y siempre ha habido algo que he necesitado muchísimo y ha sido de usted, de un padre que esté allí en los buenos momentos y en los momentos de tristeza, amargura y a veces de derrota.

De alguien que esté allí para apoyarme, un hombro para llorar, no que tantas veces que tuve que tragarme mis palabras y mis lágrimas, tantas veces que necesité de un abrazo, de un te quiero, de palabras de aliento que me impulsaran a seguir adelante, pero no ha habido nadie que me apoye y que esté conmigo.

Pero a pesar de todo lo quiero mucho, lo amo y siempre voy a estar orgulloso de usted, de tener un gran padre, que se sacrifica por sus hijos, muchas gracias papá lo quiero y extraño mucho, espero que vuelva muy pronto, cuando ya no sea demasiado tarde. Gracias por ser mi papá adiós, se cuida mucho. Sinceramente un hijo necesitado.

Esta carta es de un jovencito llamado Juan de tan sólo 17 años edad que vive y sufre los efectos de su padre ausente. Hoy a la luz de la celebración del día del padre, tenemos que reconocer que vivimos tiempos de ausencia paterna; pero no sólo de esa ausencia física y literal, sino de aquella en la que el papá esta presente, pero su presencia, su amor, su sabiduría, no se hacen notar. Se dice que la sociedad de estos días esta enferma, y la enfermedad que sufre es la de pretender instaurar una sociedad sin padres.

Esto debido a la sobre exaltación del papel de la mujer y de la falta de responsabilidad de los hombres hacia sus hijos. Pero lo cierto es que la figura del padre ausente es algo que pesa, y pesa mucho, pues se sabe que las repercusiones de esto son importantes.

Contrario a lo que pensemos; esto de ser un padre ausente no es nuevo, ni mucho menos algo característico de nuestra sociedad, sino que la Biblia nos muestra un ejemplo claro de lo que es ser un padre ausente así como sus consecuencias en los hijos. Adentrémonos pues al estudio del pasaje de este día y responsamos 3 preguntas importantes acerca del tema del padre ausente.

I. ¿Qué es un padre ausente? (vers. 21) “…se enojó en extremo, pero no quiso castigar a su hijo Amnón…”

La Biblia nos muestra a David como un personaje importante en los planes de Dios. Se dice que no ha habido otro hombre como David, pues no ha habido nadie que tenga un corazón tan tierno para con el Señor como David. Sin embargo, como todo humano, David fue una persona de claros-oscuros, tuvo sus fortalezas y debilidades.

La Biblia no nos muestra gente perfecta, sino que nos muestra que a pesar de nuestras imperfecciones se puede mirar a un Dios perfecto. La historia nos dice que una vez que Saúl, el rey de Israel había muerto, David es proclamado rey de Israel (capítulo 5 del 2ª Samuel) posterior a esto la vida de David cambia dramáticamente; pues ahora cambia el arpa y las ovejas por la espada y la corona.

Al principio de su reinado, David se dedico en cuerpo y alma a conquistar territorio y derrotar enemigos; esto con la idea de dar estabilidad social, política y religiosa a Israel (capítulos 6-11, 2ª Samuel). Fueron tiempos en lo que David estuvo fuera de casa, dándole forma a una nación poderosa como lo fue Israel y así cumplir la voluntad de Dios.

Sin embargo dentro de los claros-oscuros de David se sabe fue un hombre con cierta debilidad hacia las mujeres; pues se sabe que David tuvo 8 esposas, y varias concubinas; así mismo se sabe que David procreo más o menos 20 hijos con sus mujeres.

Desde luego que estar en batallas constantes, no les daba suficiente tiempo para estar con todas sus mujeres y mucho menos dedicarle tiempo a sus hijos. David es la figura de un padre ausente. Ocupado en sus asuntos, pero ausente de su función como papá. ¿Qué es un padre ausente?

El término de padre ausente fue acuñado originalmente para referirse al hombre que por muerte, divorcio o abandono había desaparecido de la vida del niño. Aunque el término ahora es más amplio pues incluye a aquellos hombres que aunque están físicamente en el hogar y son vistos por los hijos, no ejercen su papel por un desorden en sus prioridades o lo han delegado a la “super” mamá. Se dice que 2 de cada 5 jóvenes en los Estados Unidos viven y han crecido sin un padre biológico.

Lo cierto es que el padre ausente es una figura real en la vida de muchas familias en el mundo, ya sea porque el padre ha muerto, ha habido un divorcio, o porque el padre no ha respondido al compromiso de sus hijos; pero la figura del padre ausente también incluye aquellos que como el rey David, estaban demasiado ocupados que olvidaron cumplir con su papel de padre.

Fue el poeta León Battista Alberti quien dijo: “El mejor legado de un padre a sus hijos, es un poco de su tiempo” Cuán importante es darles tiempo de calidad a los hijos; pues esto hace la diferencia no sólo es ser un buen padre o no serlo, sino en la vida de nuestros hijos; pues aunque en el siguiente punto hablaré con más detalle de esto, déjenme decirles que ser una padre ausente tiene serias consecuencias. Y ¿Quién de los que están presentes en su hogar y son padres, quiere un mal para su hijo?

En el caso de David veremos que estar demasiado ocupado en su trabajo, no solo le robo momentos significativos con sus hijos, sino que además hubo fuertes consecuencias. Tenemos que reconocer que muchos padres conocen a sus hijos de segunda mano; si, saben de sus problemas, de sus logros, de sus fracasos, de sus vidas a través de las mamás; son poco los que se involucran en la vida de sus hijos; resulta interesante, pero podemos decir mucho y no hacer nada al respecto.

Hace un año cuando mi hija cursaba el grado preescolar, las escuela realizaba actividades en las que buscaban involucrar a los papás; era curioso ver que o bien no iban los niños ese día o asistían madres en representación del papá porque no podían desatender sus ocupaciones. Como iremos viendo más adelante, los hijos de David cometieron graves faltas o vivieron momentos difíciles y sin embargo David no hizo nada como padre, hasta que ya fue demasiado tarde.

II. ¿Qué consecuencias tiene ser una padre ausente? (14: 24) “Más el rey dijo: Váyase a su casa, y no vea mi rostro…”

El capítulo 11 nos habla de que un día David se tomo un momento de ocio; pues decidió no ir a la guerra, entonces se nos dice que esa pequeña libertad dio como consecuencia dos graves pecados en la vida de David: cometió infidelidad con Betsabé, quedando esta embarazada; posteriormente hace todo lo posible por que el marido de Betsabé muera y así evitar que su falta se conozca. Sin embargo esto es conocido. Nuevamente vemos aquí como en lugar de pasar ese tiempo libre con sus hijos, David prefiere hacer otras cosas.

Acerca Gerardo González Cruz

El pastor Gerardo González Cruz nació en México D.F. Estudio la licenciatura en Medicina Veterinaria y Zootecnia en la F.M.V.Z. de la U.N.A.M. y fue allí donde conoció al Señor Jesús a la edad de 23 años. En el año 1999 ingreso al Seminario Teológico Bautista Mexicano campus Zarco graduándose en el año 2002. Pastor en la Iglesia Bautista “Dios es Amor” en Tláhuac desde 1999 a la fecha.

Revise también

¿El mensaje en roca o papel?

Lo asombroso del mensaje

Predicas Cristianas... Es el segundo mensaje de la serie sobre los Hechos Asombrosos de la Navidad. Estamos hablando que la navidad tuvo hechos asombrosos y el mensaje es uno de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *