Inicio / Predicas Cristianas / ¿Existe todavía el pecado?

¿Existe todavía el pecado?

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Números 21:4-9

Introducción

Un hombre que se autodenomina al mismo tiempo como “la Segunda Venida de Jesús” y “El Anticristo” está reclutando seguidores entre los hispanos de los Estados Unidos después del éxito obtenido al propagar su mensaje sin pecado y sin infierno por más de 30 países. José Luís de Jesús Miranda, un puertorriqueño de 60 años, ahora predica en Houston, y dijo a ABC News, “Ante la presencia de Dios ya no hay pecado.”

Anuncios

Predica que la muerte y resurrección de Jesucristo significan que el pecado ya no existe y que la gente ya no puede hacer el mal ante los ojos de Dios y que puede hacer de su vida lo que quiera. José Luís de Jesús creció en un proyecto de viviendas en Puerto Rico, y en su adolescencia tuvo que robar para continuar su adicción a la heroína.

Dijo que en 1973 mientras estaba encarcelado, dos ángeles vinieron a él en una visión y que el “espíritu que estaba en Jesús de Nazaret” entró en él. Después de salir de la cárcel, vino a los Estados Unidos y comenzó a trabajar como ministro de jóvenes. Al principio dijo ser la reencarnación del el apóstol Pablo, después “el otro”, en el año 2004 afirmo ser Dios mismo, últimamente el Anticristo.

Según José Luís de Jesús, el Anticristo no es un ser maligno sino es la siguiente encarnación de Jesús en la tierra. Sus seguidores a menudo se hacen tatuajes del ‘666’ para demostrar su devoción. Le ofrecen regalos caros y bandas de mariachi lo reciben en los aeropuertos cuando viaja. Con un número substancial de discípulos- quizás un millón- en Venezuela, Colombia, Cuba y otros países latinoamericanos, José de Jesús cree que llegó la hora de propagar su mensaje por los Estados Unidos.

Creciendo en Gracia es el nombre de su ministerio, siendo la doctrina de la gracia uno de los pilares más importantes, y en segundo lugar la desaparición del pecado y todo lo que implica es uno de sus lemas más importantes.

Anuncios

José Luís de Jesús afirma categóricamente que durante más de 2000 años la humanidad ha sido engañada, al mostrarle con muchos errores la voluntad de Dios. Tacha a todos los ministros cristianos de mensajeros de Satanás (resulta curioso que haga tan aseveración, pues según él Satanás tampoco existe ya), por hacer creer a las personas que el pecado existe y que hay consecuencias desastrosas por vivir en pecado.

El número de adeptos a Creciendo en Gracia aumenta y no es difícil entender por qué la gente responde tan pronto a un mensaje como este. Pero este es tan solo un ejemplo de las muchas expresiones humanas acerca del pecado; pero todas llevan el propósito de minimizar al pecado al grado de desaparecerlo.

Esto ha llevado a muchos a plantearse la pregunta ¿Existe el pecado? ¿Es una invención de los religiosos para controlar a las personas? ¿Es necesario conducirse por la vida según una escala dictada por Dios para no ser pecador? Vivimos tiempos en donde son cuestionadas las doctrinas bíblicas como la del pecado; el riesgo de asumir posiciones como las de José Luís de Jesús Miranda es estar alejados de la cobertura divina y estar bajo el peligro del pecado y sus consecuencias sin saberlo.

El pueblo de Israel aprendió el pecado existe, es real, que tiene repercusiones; pero así mismo experimentó que sólo en Dios hay una respuesta poderosa. Aprendamos juntos en la Biblia, la Palabra de Dios más acerca del pecado, su realidad, sus consecuencias, pero también su solución en Dios.

I. Existe porque es real (v. 5) “Y habló el pueblo contra Dios…”

Anuncios

Encontramos al pueblo de Israel en la recta de final de su peregrinar por el desierto; están por cumplirse ya los cuarenta años bajo el sol solaz, cuando de pronto el desanimo penetro en casi todo el pueblo de Dios (v. 4) Habían ya transcurridos varios años desde que los israelitas habían despreciado la tierra donde fluía leche y miel, habían experimentado cosas muy duras; pero también habían visto la poderosa mano provisora de Jehová. Sin embargo como dice el v. 4 del capítulo 21 del libro de los números “…y se desanimo el pueblo por el camino” Faltaban muy poco tiempo para poder obtener nuevamente la oportunidad de poseer la tierra que Dios les había prometido, pero el desanimo los había embargado; otras versiones de la Biblia traducen que el pueblo comenzó a inquietarse (BLA).

Ya sea una o la otra lo cierto es que el pueblo no estaba dispuesto a continuar más bajo la dirección de Dios en el desierto, y entonces se nos dice que comenzaron a murmurar en ¡Contra de Dios! Y de también de Moisés.

Tal vez no se estaban dando cuenta, pero se estaban metiendo al callejón de las patadas con Dios; pues estaban quejándose de lo que Dios había estado haciendo con ellos. Claramente podemos ver como los israelitas pecaban contra Dios.

Tenemos que definir en términos sencillos, lo cual no implica que sea superficial que significa la palabra pecado. De manera ortodoxa (estricta) significa “errar al blanco”, fallar, equivocarse; y podríamos añadir para redondear la idea, que pecado es todo aquellos que es contrario, antagónico, opuesto a Dios y que nos hace fallar en la vida. Pecar es actuar independiente de la voluntad de Dios.

El pueblo por rebelde estaba vagando por el desierto; sin embargo durante ese vía crucis Dios los acompañaba y su mano bondadosa les cuidaba, estaban siendo guiados, conducidos, dirigidos por la mano sabia del creador.

Pero un buen día su naturaleza pecadora (Esa que todos los seres humanos poseemos) los invadió al punto de rebelarse nuevamente contra las ordenes de Dios. Se quejaban de lo que tenían “…no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan liviano” (v. 5)

En la Biblia Latinoamérica lo traduce de la siguiente forma: “…y estamos hastiados de ese desabrido maná” (v.5) y cuando leemos fastidio o hastió tenemos que entender que lo querían expresar es que odiaban, despreciaban el pan de Dios; esta actitud ingrata no refleja más que pecado en sus vidas. No apreciaban las bendiciones de Dios y además no confiaban en que el Señor les estaban dando lo mejor que tenía para ellos.

¿Existe el pecado en nuestros tiempos? Hoy como ayer el ser humano actúa de manera independiente e ingrata a Dios; el ser humano no tiene conflicto en creer que Dios existe, sino en sujetarse a sus leyes y mandamientos y asumirlos como algo bueno para él. Por esa razón en sus religiones argumenta la no existencia del pecado.

Algunos dicen que lo que llamamos pecado no es tal, sino más bien es ignorancia; otro más piensa que es una ilusión espiritual o que es una idea pasada de moda. Dentro de la Nueva Era afirman lo siguiente: “Todo es permitido, nada es pecado.

La moralidad reprime la personalidad” Sin embargo la Biblia nos enseña claramente que cuando cuestionamos las instrucciones de Dios pecamos; cuando queremos hacer las cosas a nuestra manera, pecamos en contra de Dios, el pecado siempre en contra de Dios. Y tenemos que reconocer que pecar no es solo una conducta, sino es una actitud sembrada en la mente y el corazón.

Es Pablo quien nos dice que “Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí” (Rom 7: 20) pecar es para nosotros algo tan natural que solo en Cristo adquirimos conciencia de ello; pero mientras tanto vivimos en desobediencia a Dios de, manera natural.

Acerca Gerardo González Cruz

El pastor Gerardo González Cruz nació en México D.F. Estudio la licenciatura en Medicina Veterinaria y Zootecnia en la F.M.V.Z. de la U.N.A.M. y fue allí donde conoció al Señor Jesús a la edad de 23 años. En el año 1999 ingreso al Seminario Teológico Bautista Mexicano campus Zarco graduándose en el año 2002. Pastor en la Iglesia Bautista “Dios es Amor” en Tláhuac desde 1999 a la fecha.

Revise también

Predicas Cristianas.. El Dios que cuenta tus cabellos

El Dios que cuenta tus cabellos

Predicas Cristianas.. Uno de los pasajes donde vemos a Jesús fungiendo como el gran Consolador antes que llegara el Espíritu Santo. La vida está llena de muchos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *