Los desafíos de la gran comisión

Predicas Cristianas

Prédica de Hoy: Los desafíos de la gran comisión

Predicaciones Cristianas Lectura Bíblica: “…Ustedes vayan y hagan más discípulos míos en todos los países de la tierra…” Mateo 28:19a

INTRODUCCIÓN

No debe cabernos duda del asombro de los discípulos en el momento en que éstos recibieron la Gran Comisión. Su tarea era mundial. Ellos eran pocos, sin embargo tenían el desafío de viajar a todos los países del antiguo mundo y dar las buenas noticias que Jesucristo les había encargado.

Hoy, muchos creyentes han pasado del asombro al temor y el desánimo porque no saben cómo compartir las buenas nuevas con quienes les rodean, o sencillamente porque les da pena que sus amigos les oigan hablar de ese tema.

Sin embargo, Dios sigue teniendo paciencia y toma para sí un pueblo que honre su nombre (ver Hechos 15:14) y que lleve al resto de la humanidad el evangelio de salvación en Jesucristo.

Debemos entender que Dios no nos ha llamado a convertir multitudes, sino a predicar el evangelio. Así que, en algunos casos pueden haber muchos convertidos, como en Pentecostés, y en otros, pocos aceptan la Señor, como lo experimentó Pablo en Atenas (ver Hechos 17:32-34). Así que cumplir la Gran Comisión demanda el desafío de…

I. GRAN COMISIÓN – PASAR DE LO IMPOSIBLE A LO POSIBLE, Juan 14:12

Al decir verdad, cuando Jesús pronunció las palabras de la Gran Comisión la tarea era humanamente imposible. Hacer mayores obras que las que Jesús había hecho era prácticamente imposible.

Sin embargo, es de admirarse ver que al cabo de una generación, aquél pequeño grupo de cristianos temerosos creció hasta que pudieron encontrarse congregaciones de creyentes por todo el Imperio Romano.

Se habían transformado de un grupo de personas desilusionadas, sorprendidas y temerosas en predicadores en predicadores sin temor y dispuestos a ir por todas partes y hacer de la tarea “imposible” algo significativo para sus vidas.

II. GRAN COMISIÓN – PASAR DE LA INACTIVIDAD A LA RESPONSABILIDAD, 2 Timoteo 4:5

En el pensamiento de Pablo, la proclamación del evangelio ocupaba un lugar preponderante que apelaba a la responsabilidad de cada creyente. Los dones espirituales han sido repartidos a cada uno según la voluntad de Dios, pero el proclamar el evangelio demanda una actitud responsable y participativa.

Por eso, a muchos creyente de hoy les da temor analizar su vida y participación en la proclamación del evangelio, porque se dan cuenta de que están muy lejos de hacer lo que Dios quiere que hagamos.

Acerca Luís René Pérez Quirino

Luís René Pérez Quirino

También Revise

Vamos por uno más

Vamos por uno más

Predicas Cristianas.. Muchas personas me han dicho, quisiera hacer la diferencia pero no sé cómo, quisiera hacer algo para Jesús pero no sé cómo. Pero la Biblia

Un comentario

  1. Jesus Manuel De la Cruz

    Hermosa reflexión apoyame enviandome otros mensajes al respecto; necesitamos despertar del sueño en que hemos caído necesitamos proclamar el evangelio Dios le bendiga

Leave a Reply

You have to agree to the comment policy.