Inicio / Predicas Cristianas / Una madre extraordinaria

Una madre extraordinaria

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Hechos 19:13-20

Introducción

Robbie Mannheim había llevado la vida típica de un adolescente hasta el día en que murió su tía Harriet. Trató de ponerse en contacto con ella utilizando la tabla Ouija con la que él y su tía habían pasado muchas horas intentando comunicarse con el más allá. En la casa pronto se empezaron a oír ruidos extraños.

El terror aumentó cuando el chico adoptó una actitud demoníaca, blasfemando y cubriéndose de cortes todo el cuerpo. Los padres consultaron con un médico y un psiquiatra, pero ambos encontraron a Robbie sano física y mentalmente. Desesperados, se convencieron de que su hijo estaba poseído por el demonio. El mismo parecer manifestó un sacerdote que intentó exorcizar al chico.

Apenas entonó las palabras “líbranos del diablo”, el muchacho liberó una de las manos de sus ataduras y empezó a golpear al sacerdote con un resorte que había arrancado de la cama. Al sacerdote hubo que ponerle más de cien puntos de sutura en el brazo. Ésta es sólo una parte de los sufrimientos padecidos por un muchacho que vivía en Mount Rainier, un suburbio de Washington, de enero a abril de 1949, . El suceso dejó de ser secreto e inspiro a William Peter Blatty para su novela El exorcista. Estos días que estamos viviendo se prestan para que temas y eventos así estos se den con mucha facilidad.

Muchas personas se sienten fascinados y atraídos por este tipo de experiencias que ávidos buscan el como saber más y hasta involucrarse. Sin embargo el estar involucrado en actividades abiertamente demoníacas no resultan tan divertido como algunos piensan, sino que resulta peligroso, y más cuando no se tiene la cobertura espiritual de Jesucristo.

El tema de los demonios siempre atraer la atención de las personas; esto hace que se conviertan en presas del Satanás y sus huestes espirituales de maldad.

Como enfrentar de manera abierta a Satanás no resulta en cosa sencilla, hoy descubramos juntos lo que le ocurrió a unos judíos que intentaron luchar contra el diablo y salieron mal librados.

I. Existen Falsos exorcistas (vers. 13) “Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes…”

El apóstol Pablo se encontraba en Efeso en un viaje misionero y Dios hacía milagros extraordinarios por mano de Pablo, era tal el poder de Dios en la vida de Pablo que las enfermedades era sanadas con tan solo tocar los paños o delantales de los enfermos; además los espíritus malignos eran lanzados fuera de los oprimidos (vers. 12).

Podemos notar claramente como el apóstol Pablo tenía el don de la sanidad y lo ejercía poderosamente para reafirmar las Palabras del Señor en los lugares en donde predicaba el evangelio de Jesucristo. Pero además podemos notar que Pablo también se enfrento a situaciones en las que Satanás y sus demonios poseían a personas y las hacían sufrir.

Esto no ha cambiado, aunque muchos creen que la actividad demoníaca en los tiempos bíblicos era mayor que en nuestros días. Hoy en día también Satanás trabaja arduamente pues su fin se acerca a pasos agigantados. Y la posesión de personas que le abren las puertas de sus vidas y le dan derecho, también existe en nuestros días.

Es difícil el poder identificarlas a simple vista; pues pueden ser confundidas con enfermedades mentales o daños en el Sistema Nervioso. Pero así como vemos a Pablo ejercer este ministerio, también vemos que otros, atraídos por la aventura se involucran en algo para lo cual no están preparados. La Biblia dice: “Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes…” (vers. 13)

Aquí podemos ver que eran judíos, más adelante se nos dan más datos “Había siete hijos de un tal Esceva, judío, jefe de los sacerdotes…” (vers. 14)

Como vemos eran siete personas que pertenecían a los judíos; pero además que eran parte de los sacerdotes judíos; eso nos hablan que no eran cualquier personas, sino personas preparadas intelectualmente; pero además se esperaba que “espiritualmente”. Pero además la Palabra nos dice otras dos características importantes, en primer lugar que eran “exorcistas” ¿Que significa esta palabra que muchas veces oímos?

Según el diccionario nos dice que exorcismo significa “Conjuro ordenado por la iglesia católica en contra de demonio” por lo tanto exorcista significa “Aquel que bajo autorización de la iglesia ejerce tal conjuro contra Satanás”.

Debemos entender claramente esto; pues existe una abismal diferencia entre lo que Pablo hacía y lo que estos judíos exorcistas hacían; en primer lugar Pablo actuaba bajo el poder y la autoridad de Jesús (vers. 11).

Estos judíos hijos de Esceva creían que lo que Pablo hacía era repetir un conjuro que hacía que los demonios huyeran de la persona poseída; pues en el vers. 13 dice: “…intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos…”

Pensaban que solo consistían en repetir unas “palabras mágicas” y tendrían en mismo efecto. No había efecto alguno, pues aunque repetían o usaban el nombre del Señor Jesús; ellos (los hijos de Esceva) no eran hijos de Dios; sino hombres religiosos que buscaba reconocimiento.

Hoy en día esto no ha cambiado; pues existen muchas personas que dicen poder expulsar demonios de aquellas personas que los tienen. Brujos, adivinos, mediums, sacerdotes, etc afirman que hacen labor exorcistas, he aquí un ejemplo: El padre Gabriele Amorth es uno de los pocos exorcistas dispuestos a hablar de su actividad. Vive en Roma y asegura haber realizado 50.000 exorcismos, pero cree que sólo 84 de los casos fueron auténticas posesiones demoníacas.

Este reconocido hombre, dice haber realizado esta enorme cantidad de exorcismos; pero que solo un mínima, muy mínima parte eran auténticos. Los efectos de ejercer este ministerio no son solamente el pasar por charlatanes, sino que resulta peligroso; como vimos al principio durante el exorcismo de Robie, el exorcista resulta duramente herido.

Otro efecto es que se pueden crear confusiones que trae consecuencias fatales. El canónigo Dominic Walker, de Brighton, coordinador del Christian Exorcism Study Group, piensa que en ocasiones puede ser el mismo sacerdote quien transmite la idea de la posesión a aquellos que acuden a él. Un caso así le ocurrió a Michael Taylor, en Ossett, Yorkshire.

El 6 de octubre de 1974, Taylor a sesinó a su mujer arrancándole la cabeza con las manos desnudas. Taylor, un hombre felizmente casado, regresaba de sufrir un exorcismo que duró toda la noche. El sacerdote, padre Peter Vincent, había realizado el exorcismo, con la ayuda de un pastor metodista. Exorcizaron a Taylor y según ellos le habían expulsando de su cuerpo a 40 demonios, pero se dejaron uno, el asesino que no resulta ser tal sino un enorme prejuicio creado por sus exorcistas.

A los hijos de Esceva no le fue muy bien tampoco; pues vemos que el espíritu maligno que habita en esa persona les respondió y “…saltando sobre ellos y dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos…” (vers. 16)

Acerca Gerardo González Cruz

El pastor Gerardo González Cruz nació en México D.F. Estudio la licenciatura en Medicina Veterinaria y Zootecnia en la F.M.V.Z. de la U.N.A.M. y fue allí donde conoció al Señor Jesús a la edad de 23 años. En el año 1999 ingreso al Seminario Teológico Bautista Mexicano campus Zarco graduándose en el año 2002. Pastor en la Iglesia Bautista “Dios es Amor” en Tláhuac desde 1999 a la fecha.

Revise también

Estudios Biblicos - Para predicadores - Parte 1

Trabajar para Dios

Predicaciones Cristianas... Hay mucho trabajo por hacer, hay muchas fogatas por encender con el amor de Dios, y lo haremos predicando las buenas nuevas de..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *