Inicio / Predicas Cristianas / Dos formas de entrar en el cielo

Dos formas de entrar en el cielo

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Parece ser que hay dos formas de entrar en el cielo:

1) “Bien, buen siervo y fiel, sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré, entra en el gozo de tu Señor” Mateo 25:21.

Tenemos también la misma manera de entrada pero expresada en otras palabras:

2ª Pedro 1:2 – “Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino de nuestro Señor Jesús”. Notemos el buen siervo y fiel, y amplia y generosa entrada.”

2) 1ª Juan 2:28 – Y ahora hijitos permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados.

“Avergonzados en su venida” y “Salvos así como por fuego”

1ª Corintios 3:14-15 – Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. 15 Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.

Yo creo que si alguien no es fiel aquí en la tierra con el ministerio, dones etc. Con la misión que Dios le haya encomendado, tal persona tendrá pérdida de esa recompensa o galardón. Y por así decirlo, diremos que sería avergonzada, y apenada tal persona al comprender tal pérdida de galardón (bendición recompensa).

Si bien creo que Dios no avergüenza a nadie cuando estemos en su reino, en el cielo.

Será de una forma en la que Dios nos hará ver el mal. Pedro seguro que estaba avergonzado y se alejaba de Jesús, por eso cuando resucita manda a un ángel y le dice: “decid a los discípulos y a Pedro”. Por cuanto Pedro le había negado. **

La palabra de Dios dice que serán manifestadas todas las cosas, reveladas las cosas ocultas del corazón, secretos, etc. ¿Pero que cosas ocultas, que secretos? Creo que las cosas ocultas se refiere a lo que no se hace a la luz, y la luz es la verdad, lo recto, lo puro y bueno, por lo tanto a pecados, y formas improcedentes, ha cuando no hemos obrado con un buen hacer, con engaño, y lo hemos querido ocultar. Pues si peco y después lo reconozco confieso, y me arrepiento, eso queda perdonado, y no es oculto, por lo tanto no tiene que salir a la luz. (pero hay cosas que no son como para que Dios nos condene, pero son improcedentes, y Dios las manifestara, estas intenciones del corazón)

Todo será puesto de manifiesto por Dios:

Mateo 10:26 – Así que, no los temáis; porque nada hay encubierto, que no haya de ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse.

Lucas 8:16-17 – Nadie que enciende una luz la cubre con una vasija, ni la pone debajo de la cama, sino que la pone en un candelero para que los que entran vean la luz. 17 Porque nada hay oculto, que no haya de ser manifestado; ni escondido, que no haya de ser conocido, y de salir a luz.

Lucas 12:2-3 – Porque nada hay encubierto, que no haya de descubrirse; ni oculto, que no haya de saberse. 3 Por tanto, todo lo que habéis dicho en tinieblas, a la luz se oirá; y lo que habéis hablado al oído en los aposentos, se proclamará en las azoteas.

(Aquellos hombres que en el templo hacían abominaciones, pintaban ídolos, reptiles, y bestias abominables en los muros del templo en cámaras secretas, pero Dios lo manifestó a su siervo, Ezequiel 8:5 en adelante).

Todas las cosas son manifestadas antes o después, unas en la tierra otras en el cielo.

1ª Corintios 3:13 – la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará.

1ª Corintios 4:5 – Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios.

Entonces a la persona que se le revelen tales cosas, y es muy posible que a todos se nos revele algo, tal persona será avergonzada, pero al mismo tiempo tendrá gozo, de ver la justicia de Dios, gozo de haber pedido perdón allí mismo ¿por qué no? Y esto es algo que no es como para ser condenados, pero que es necesario que se manifieste en el cielo, y que Dios lo revele conforme a su Palabra. Aunque no creo que en el cielo Dios avergüence a nadie, en la forma que alguien se avergonzaría aquí en la tierra, sino que de una forma más pura.

Ejemplos:

Discuten dos hermanos, cristianos, en la tierra, y el uno cree que tiene la razón, y el otro también, resulta que se perdonan pero queda algo, siguen creyendo tener cada uno la razón, no se desean nada malo el uno para el otro, ora el uno por el otro, y llega el tiempo de que parten. Creo que en el cielo será revelado quien tenía razón, y quien no, entonces quien no la tenia se da cuenta al serle revelado, y de alguna manera se avergüenza de su comportamiento en la tierra, (y en este aspecto será la vergüenza que sentiremos en el cielo, al comprender nuestro comportamiento en la tierra) produciéndole gozo, por la verdad.

Un matrimonio Cristiano, la mujer ha adulterado, y el marido también, pero los dos se han arrepentido del adulterio. No tienen hijos, y les es imposible vivir juntos, y ni se hablan por lo mal que ambos lo han pasado juntos. Pero están rehaciendo su vida espiritual, y aunque no se hablan, pero en su corazón que es lo más importante, no hay rencor por parte de ninguno de los dos.  Mueren los dos. En el cielo será revelado por Dios, pues cada uno de ellos creen que tienen la razón. Entonces ambos se pedirán perdón avergonzados de tal comportamiento, se abrazaran si bien ya no como matrimonio, sino como hermanos en Jesús, y tendrán gozo.

Un hermano le pide un préstamo a otro, y éste no le quiere dejar el dinero. En el cielo esto será revelado, que éste le dijo que no tenia, teniendo y que no quiso prestarle.

1ª Timoteo 6:17:19 – A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. 18 Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; 19 Atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna.

Efesios 4:28 – El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.

Mateo 5:42 – Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.

La palabra de Dios dice: No rehúses prestar al que es debido

Acerca Juan Losada Maya

Revise también

¡Es porque te amo tanto! - Predica Cristiana

¡Es porque te amo tanto!

Predicaciones Cristianas - Cristo hizo algo para Lázaro que no hizo para nadie más en la historia de la humanidad, no solamente lo resucitó de entre los muertos, algo que...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *