Inicio / Predicas Cristianas / Un matrimonio difícil

Un matrimonio difícil

Predicas Cristianas | Sermones Cristianos

Génesis 29:15-35

INTRODUCCIÓN

El problema social No. 1 de nuestro país no es la violencia, las drogas, el aborto, el alcoholismo, la corrupción política o el narcotráfico. Es el divorcio. Muchos de los males que están asfixiando la vida de nuestra sociedad tienen su raíz en la crisis de la familia. Como sabemos, la familia es la base de la sociedad y cuando comienza a dividirse, el resto de la estructura inevitablemente comienza a desmoronarse.

Anuncios


Hoy, muchas parejas ven el divorcio como la CURA para un matrimonio en problemas en lugar de verlo como la CAUSA de la inestabilidad social. Si cambian los intereses, hay divorcio. Si el amor se enfría, la respuesta es el divorcio.

Si la relación no funciona, se termina todo y se intenta de nuevo con otra persona. Todos estamos conscientes de la dimensión del problema. Lo que quiero compartir con ustedes es una alternativa.

Los matrimonios que están en problemas no tienen por qué terminar en divorcio.

En Génesis 29 encontramos a dos mujeres, Lea y su hermana Raquel. Ambas llegaron a ser rivales, atrapadas en una relación imperfecta por una sociedad que le permitía a un hombre tener más de una mujer. Raquel, la más joven, tenía una gran belleza, mientras que Lea no era tan afortunada.

La Biblia la describe únicamente como de “ojos delicados”; como dirían los jóvenes de hoy: regular. Como podemos imaginar, Jacob amaba a la bella Raquel, pero el vers. 31 dice que Lea era menospreciada. ¿Cómo es posible que una mujer o un hombre pueda continuar en una relación donde el amor está ausente? ¿Es posible continuar en tal relación y volver a encender la llama de la devoción que el tiempo y la indiferencia han apagado?

Anuncios


Esta historia tiene mucho que decirnos en respuesta a estas preguntas. La pregunta es ¿Cómo persistir en un matrimonio difícil? Y aunque el ejemplo de Lea nos ofrece respuestas a esta pregunta, los principios que descubriremos se aplican igualmente a un esposo o una esposa.

I. EL CONTEXTO DEL PROBLEMA

Existen dos errores básicos que comete la gente que con frecuencia la conducen al divorcio.

A. Casarse con la persona equivocada.

Anuncios


No quiero decir que usted haya perdido a la única persona en la voluntad de Dios para casarse. Me refiero a que la persona con la que usted se casó se ha vuelto muy diferente de lo que usted había pensado. En el caso de Jacob, ocurrió un verdadero cambio. A la mañana siguiente de su boda, Jacob descubrió que estaba casado con alguien que estaba muy por debajo de sus expectativas.

En el caso de Lea, sus expectativas también debieron haber quedado destrozadas. Después de ver cómo Jacob amaba tanto a Raquel, no había duda que Lea esperaba también lo mismo para ella. No importa cuáles eran sus expectativas, todas se vinieron para abajo cuando Jacob fue irritado a reclamarle a su suegro por el engaño que había sufrido. Casi en cada relación, los esposos experimentan un período de expectativas que no se cumplen. La esposa descubre que su marido no es tan amable y comprensivo como ella creía.

El esposo se da cuenta que su esposa hace planes o gasta dinero sin consultarlo. Ella se da cuenta que él es muy criticón o que pierde la paciencia con facilidad. Él observa que ella tiene la tendencia a ser posesiva, dominante o que sus sentimientos son heridos con facilidad.

Creo que un poco de todo esto es normal. Después de todo, al matrimonio llegan dos personas imperfectas, por lo que no deberíamos sorprender cuando aparezcan nuestras imperfecciones. Sin embargo, se puede evitar mucho cuando se ha tenido un noviazgo adecuado. El asunto es que cuando la persona con la que nos casamos se vuelve muy diferente de la que era cuando éramos novios, nos sentimos engañados y decepcionados.

B. Casarse por el motivo incorrecto.

Es un error casarse para escapar de algún problema. ¿Saben qué estaba haciendo Jacob cuando encontró a la mujer de sus sueños? Estaba huyendo de los problemas que tenía en su casa: le había hecho trampa dos veces a su hermano, había engañado a su propio padre y había tratado de regatear su vida con Dios.

¿Cuál era el motivo de Labán para presionar a Lea para que se casara con Jacob? ¿Será que creía que era la pareja perfecta y que vivirían felices para siempre? ¿Será que lo hizo para librarse de la carga de tener a una hija soltera toda la vida? Es un error entrar al matrimonio pensando que la otra persona va a cambiar.

Un hombre que gasta impulsivamente su dinero o que constantemente está luchando contra la inmoralidad comete un error grave si cree que al casarse va a “asentar cabeza”. Una mujer que se siente insatisfecha de la vida -que muchas veces se siente deprimida – puede pensar que tener una familia será el secreto para encontrar la felicidad.

ESCUCHE BIEN ESTO. El matrimonio no soluciona problemas: tan sólo los da a conocer y los intensifica.

Anuncios


No debe usarse para resolver problemas que se tengan en la casa o en la vida personal. También es un error casarse debido únicamente a la atracción física. Raquel era bella y Jacob se dio cuenta de ello. Habría sido extraño y raro que no se hubiera dado cuenta. Dios diseñó la relación sexual para que fuera placentera y para que llenara a la pareja, pero no se pretende que sea el fundamento de la relación en el matrimonio. Y se comete un error cuando se cree que las curvas adecuadas son más importantes que el carácter adecuado.

Todo el mundo entra al matrimonio con una cierta cantidad de expectativas. Muchas veces, esas expectativas no se cumplen. Es posible no recibir el tipo de compañerismo que uno esperaba. Es posible no encontrar la seguridad que uno estaba buscando. Es posible descubrir que los problemas son peores de lo que se esperaba. Tal vez comiencen muy pronto como en la luna de miel. Tal vez no vengan hasta el primer hijo. Lo cierto es que cada matrimonio experimenta un poco de decepción.

Los esposos y esposas deben enfrentar el hecho de que lo que esperaban en su matrimonio es diferente de lo que en realidad están viviendo. Es entonces cuando llegamos a un momento de crisis. ¿Qué hacer cuando el matrimonio se vuelve difícil? ¿Cómo responder cuando se descubre que se está casado con la persona equivocada, cuando se tiene poco en común, cuando las expectativas se han hecho pedazos y la otra persona se resiste a cambiar? Somos personas imperfectas viviendo en un mundo caído.

Acerca Félix D. Ramírez Montalvo

Soy un pastor bautista reformado y profesor de consejería bíblica. Mérida, Yucatán, Mexico

Revise también

Predicas Cristianas.. Sufrimiento en primavera

Sufrimiento en primavera

Predicas Cristianas. la profecía de Isaías mostraba que Jesús, el Cordero de Dios, seria crucificado. Mensaje cristiano para semana santa; la muerte de Cristo..

2 comentarios

  1. Muy bueno… Excelente reflexión bíblica con mucha sabiduría. Una bendición para quien lo lee

  2. Amen!@,muy buena predica..Que La GRACIA ,el amor y poder de DIOS,transforme nuestros corazones y matrimonios,,,para poder reflejar su Gloria.un saludo a todos!!.gracias por estos estudios biblicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *