Inicio / Predicas Cristianas / ¿Estás listo para llegar más alto?

¿Estás listo para llegar más alto?

Título: ¿Estás listo para llegar más alto?

Texto: 2 Reyes 6: 24-30; 7: 1-11; 16-18

Introducción:

Por estos días recibí un correo de una concesionaria Ford, con una publicidad cuyo encabezamiento llamó de inmediato mi atención, y es la siguiente:

¿Estás listo para llegar más alto?

Detrás de la imagen, podía verse un monte alto nevado y una serie de autos Ford para elegir; dando la idea que sólo con uno de esos vehículos cualquiera podría llegar más alto.

La clave surge de la pregunta, respecto a quién está listo para llegar más alto.

Esto me hizo pensar, meditar como cristiano, qué tan dispuesto estoy yo, y que tan listo estoy yo, para llegar más alto en mi vida de fe.

Y la montaña, trajo a mi mente, que tan altas son mis preocupaciones actuales, que me impidan conquistarlas, así como los alpinistas conquistan las cumbres de los cerros que se proponen trepar.

Y la pregunta de la publicidad, me tuvo ocupado pensando si estoy listo para en el 2016, llegar más alto de lo que siento termino este 2015.

Así que, como no quiero sentirme sólo con mi preocupación te pregunto a vos también: ¿estás listo para llegar más alto?

Pues bien, hoy te traigo una Palabra de parte del Señor, de exhortación y de aliento, para que entrado 2016, logres llegar lo más alto posible en todas las cosas: fe, amor, servicio, prosperidad, y ministerio.

El título del mensaje es entonces la pregunta que estamos tratando: ¿estás listo para llegar más alto?

Les invito a leer: 2 Reyes 6: 24-30; 7: 1-11; 16-18

Núcleo:

No importa cuán difícil sea la situación por la cual puedas estar atravesando ni cuán preocupantes sea el problema en que te hayas inserto, en 24 horas podrías superar esos inconvenientes.

Tú me dirás: ¡eso es imposible! ¡Sólo un milagro lo haría!

Pues bien, eso es exactamente lo que los samaritanos pensaron en el relato que acabamos de leer.

Su tierra estaba siendo asolada por el hambre. Las tropas enemigas, al mando de Ben-adad, rey de Siria, tenían sitiada la ciudad de Samaria y habían cortado toda ruta de suministro de alimentos.

El hambre era tan grave, que las madres se comían a los hijos para subsistir, y por la gran demanda de comida, los precios estaban por las nubes, a la vez de escasear todo.

Tan sólo podemos imaginarnos esta tragedia pensando en algo de la historia pasada por Argentina hace unos años, cuando todo era un caos por causa de la economía, tanto social como políticamente.

Sin embargo, la Escritura dice, que en medio de toda esta mala situación que vivían los samaritanos, el Señor trae una profecía al pueblo, por medio del profeta Eliseo, que en 24 horas todo cambiaría!

De estar todo mal, de escasear los alimentos y los precios estar desorbitados, en 24 horas la harina y la cebada se venderían por unos cuantos centavos, y habría abundancia para todos!

Sin duda este anuncio auspicio era difícil de creer para este pueblo doliente, pero el anuncio era Palabra de Dios, y sus promesas siempre se cumplen, aunque parezca imposible que así sea.

El asunto es ver, ¿de qué se valió Dios para cambiar la situación?

Y lo asombroso, que a su vez hoy debe llegarte como una verdad espiritual para tu vida que te haga crecer y prosperar. Es que el Señor se valió de la vida de cuatro leprosos!

No voy a entrar en detalle acerca de ellos, ya que la Biblia lo único que informa es que a la entrada de la puerta (que estaba cerrada al paso y al ingreso de gente) había 4 hombres enfermos de lepra y con hambre. Que en lugar de sentir lástima por sí mismos y esperar hasta morirse, DECIDIERON levantarse y arriesgarse en el campo enemigo.

Cuatro hombres enfermos de lepra y con hambre, tuvieron un minuto de tino, y pensaron en su situación, se vieron cómo estaban y se pusieron en marcha para ver si su suerte cambiaba.

Hoy diríamos que eran 4 hombres entre la espada y la pared. Cuatro hombres entre las cuerdas, intentando salir de Guatemala, para irse a Guatepeor.

Eran hombres que sentían como quizá estés en esta noche sintiéndote tu, estando sobre llovido, mojado, terminando un año muy adverso, un mes muy malo, una semana muy difícil.

Pero estos hombres tuvieron una distinción, DECIDIERON LEVANTARSE y ARRIESGARSE en el campo enemigo.

Acerca Pastor Daniel

Revise también

Predicas Cristianas.. Aceptar el propósito de Dios

Contentamiento: un rechazo a la ambición y al conformismo

Predicaciones Cristianas Escritas... La expresión que resumen el contentamiento cristiano es: Dios y lo que Dios me da, es todo lo que necesito...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *