Un evangelio de panes y peces

Tengo un hijo que anda mas perdido, que perdido pero Dios me ha dicho Salmo 89:30-34 “Si dejaren sus hijos mi ley, y no anduvieren en mis juicios; 31 si profanaren mis estatutos, y no guardaren mis mandamientos; 32 entonces visitaré con vara su rebelión, y con azotes sus iniquidades. 33 mas no quitaré de él mi misericordia, ni falsearé mi verdad. 34 no olvidaré mi pacto, ni mudaré lo que ha salido de mis labios.

Pero la multitud quiere solo correr tras señales, milagros, sanidades; predicaciones llenas de fuego del  espíritu, una multitud que quiere ir tras hombres y mujeres que tienen lo que ellos mismos podrían tener, si en  vez de hacer lo que hicieron los discípulos una vez mas, (que no pusieron en marcha esa medida de fe que cada uno tenemos) hiciéramos lo que aquel joven.

Mira Señor tal vez esto no sea nada, solo son cinco panes y 2 pececillos, que encima están flacos pero es todo lo que tengo y si tu puedes hacer algo con ellos, pues estupendo.

¡Que situación tan distinta sería la actual de la iglesia, si cada uno dijéramos. Señor no tengo nada, pero toma estos panes y estos peces, yo creo Señor que en mis propias manos, bajo mi contabilidad, y con mis buenos deseos e intenciones, no van a pasar de ser 5 panes y 2 peces, ¡pero en tus manos Señor, no puedo ni imaginar la cantidad de cosas que puedes hacer, pero, entonces ya se Señor, primero tengo que desprenderme de mis panes y mis peces, decidir compartirlos, y el resto es cuestión como siempre, tuya. Pero lo que sucede Señor es que la vida esta difícil, hoy trabajo mañana, no se, hoy puedo mañana, no se. en casa entra solo un sueldo y tiene que dar para todo, y tu lo que me estas pidiendo es que comparta lo que tengo, y tu sabes que cuando se me acaben los 5 panes y los 2 peces se acabó, ya no tengo nada mas.

Bueno veamos, tu dices que crees, que confías en mi.¿si? Pues hagamos un trato, tu pones lo que tienes, lo compartes con aquellos que tienen menos y yo te devuelvo lo que das al ciento por uno, ¿queeeeeeeee? ¿No lo crees?, mira cuanta gente calculas tu que hay ahí en la hierba, unos cinco mil señor. De acuerdo dame esos panes y peces y yo te voy a demostrar que lo que te he prometido es cierto ¿ de acuerdo? o.k.

“y tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, repartió á los discípulos, y los discípulos á los que estaban recostados: asimismo de los peces, cuanto querían. 12 y como fueron saciados, dijo á sus discípulos: recoged los pedazos que han quedado, porque no se pierda nada. 13 cogieron pues, y llenaron doce cestas de pedazos de los cinco panes de cebada, que sobraron á los que habían comido.”

Pero preferimos seguir en la línea de los desconfiados o de los pasivos de los de la multitud. ¿Cuántos talentos te ha dado Dios a ti, y a ti? ¿Qué dones tienes? Son poquitos, es solo uno tal vez, no lo escondas, no lo guardes dáselo a aquel que habiéndotelo dado el primero es especialista en multiplicar. ¡Ah¡ se me olvidaba que de todas formas si prefieres solo estar entre la multitud él recogerá lo que tu dejas, lo que el otro no quiere, lo que aquel cree que le sobra y seguro va a encontrar a alguien tan ocupado en lo que lo mandó hacer que cuando le vuelva a ver susto le va a dar. ¡¡¡Mas cosas Señor…..!!! Y es que la debilidad del Señor son la gente ocupada y obediente a su voz.

Pero Jesús no estaba allí soportando a la multitud e inyectándoles fe a sus discípulos solo para llenarles la barriga, no,no. Aunque la iglesia hoy tampoco sabe discernir entre lo espiritual y lo social, mezclan la palabra de Dios con la beneficencia, y aunque estamos llamados a socorrer al necesitado, tenemos que aprender a saber el tiempo y el momento para cada cosa ¿qué hacia la multitud? le seguía por ¿los milagros y señales, por las tremendas palabras de Jesús?. No, le seguían por que les quitaba el hambre.

Pero Jesús no estaba allí para quitarles el hambre tenía un cometido y debía ser llevado a cabo, de momento se apartó, pero claro no duro mucho su retiro. Dice mas adelante que al día siguiente dieron con él y hallándole de la otra parte de la mar, dijéronle: rabí, ¿cuándo llegaste acá? Jesús, y dijo; de cierto, de cierto os digo, que  me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os hartasteis.

He entendido bien, primero dices que la multitud te seguía por los milagros y las sanidades que hacías y ahora Señor ¿cambias la versión? No, no temas hija mia, que no soy Dios de confusión, ven que te voy a contar un secreto. Tu ves lo que te permiten tus ojos carnales ver, pero yo llego un poco mas allá, yo veo en el interior del corazón también. ¡Ah vale¡ perdona Señor pero es que ese oficio tuyo de cardiólogo no lo conocía yo, pero vamos que si tu lo dices “santa palabra.” Y ahora hija mia que ya sabes otra cosa mas de mi voy a repetirte que el motivo verdadero por lo cual esta gran multitud me sigue, no es otro que por la comida. ¿Siiiii tu crees que nada mas es por eso?…fijo yo nunca miento. un poco interesados acá los cuater no Señor?…algo. uhhhh

Y es que mis queridos hermanos así somos, la mayoría de las veces, y dicen que para muestra vale un botón, ¿se entiende?, el ejemplo es sencillo ¿qué sucede cuando oramos, y no recibimos. ¿Por qué? Pues porque “pedimos mal,” Pedimos para nuestros caprichos, nuestros deleites personales, siempre para nosotros. Pero eso si nos volvemos súper espirituales,: Señor te prometo que si me consigues un buen empleo donde gane mas, tomaré en cuenta las necesidades de tu pueblo y te daré mas ofrendas y como podré comprarme un coche mejor, ya no faltaré ningún día de reunión porque ahora entiende que no me fío mucho de que el coche me deje tirado. Pero estos no son mas que las excusas para justificar nuestros verdaderos motivos para los cuales queremos obtener mas beneficios económicos, ¿usted quiere saber lo que hará, si consigue unos buenos ingresos económicos bajo estas condiciones que usted le impone a Dios? Pues yo se le voy a profetizar. Se comprará un buen coche, cambiará casi seguro de vivienda, empezará a planificar donde irá en sus próximas vacaciones, y si antes se congregaba poco, ahora menos porque los domingos son para ir con la familia acá o allá, y lo peor es que seguimos pensando que Dios puede ser burlado.

Acerca Débora Arcos Checa

Débora Arcos Checa

También Revise

Estudios Biblicos - ¿Diezmos en la Gracia y para el pueblo gentil?

¿Mi ofrenda, sirve para algo?

Predicas cristianas. Entre las apariencias y un corazón sincero. Sin importar si soy pobre o con recursos, hay cuestionamientos como: ¿si lo poco o mucho que..?

Leave a Reply

Your email address will not be published.