La gran comisión

Temas para Predicar

Texto Bíblico principal:Y les dijo: id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” (Marcos 16:15-16)

La muerte de Jesús

A Jesús lo seguían multitudes, durante sus predicaciones y milagros incluso hubieron miles de personas. Cuando realizó el milagro de la multiplicación de los panes y los peces habían ahí cinco mil hombres, sin contar a las mujeres y los niños. Pero, cuando fue apresado y enjuiciado, nadie estuvo con Él. Algunos le siguieron de lejos pero nada pudieron hacer para acercarse o ayudarle. 

En el momento de su muerte algunos le vieron de lejos, quienes sí estuvieron cerca de Él al momento de morir fueron dos malhechores que sufrieron la misma muerte que el Señor. Fueron crucificados uno a cada lado del Señor, de los cuales uno de ellos no creyó en Él y el otro creyó en sus últimos momentos en Jesús.

Anuncios

Los discípulos se sintieron devastados, pues a quien siguieron durante los últimos tres años estaba muerto. Vieron milagros y muchas maravillas durante ese tiempo, pero su Maestro ya no estaba entre ellos. Dos días después de su muerte, los discípulos recibieron noticias de Jesús, escucharon que su cuerpo ya no estaba en la tumba y que le habían visto con vida. Dudaron de ese mensaje, pero el Señor se apareció ante ellos. 

¡Está vivo!

En Marcos 16 se relata cómo el Señor se apareció a los once discípulos mientras ellos estaban sentados a la mesa. El Señor les reprocho su incredulidad, pues no habían creído el mensaje de quienes le habían visto, incluso Tomás no creyó aún viéndole y necesito una prueba adicional para creer que era Jesús resucitado.

Su fortaleza había regresado de la muerte y se sintieron felices de tener nuevamente a Jesús con ellos. Pero el Señor no se quedaría con ellos para siempre, durante cuarenta días después de su resurrección Jesús estuvo con ellos, dándoles mandamientos e indicandoles como serían las cosas después de que Él fuera recibido en el cielo.

Pero el mandamiento que más conocemos es el de la gran comisión, donde el Señor los envió por todo el mundo para que predicaran el evangelio a toda criatura. Este mandamiento lo debemos cumplir como discípulos de Cristo. 

Anuncios

Pero recibiréis poder (Hechos 1:8)

Los discípulos probablemente tuvieron temor de esa gran comisión que Jesús les dejó, especialmente si Él no estaría con ellos para ayudarles a realizar ese gran trabajo. Pero el Señor les dijo que no los dejaría solos, que enviaría al Espíritu Santo para que pudieran ser testigos hasta lo último de la tierra.

Es por eso que hoy debemos seguir cumpliendo con ese mandato del Señor, con la ayuda del Espíritu Santo. El poder de Dios sobre nuestra vida, la fortaleza del Espíritu Santo en nosotros es una realidad.

Ahora no es con nuestras fuerzas que realizamos la obra de Dios, sino con su fortaleza. Tenemos todos los recursos del universo en su Espíritu, pues en Él todas las cosas son posibles. Solo debemos ser obedientes y aceptar su voluntad en nuestra vida. 

Fue recibido en el cielo (Hechos 1:9-11)

El Señor después de su resurrección estuvo con sus discípulos unos días, pero se fue. Dice su palabra que fue recibido en el cielo y los discípulos vieron cómo se perdía en las nubes, pero mientras ellos miraban al cielo se les aparecieron dos varones y les preguntaron por qué estaban viendo al cielo, y que a Jesús le regresaría así como le habían visto irse, volverá en las nubes nuevamente.

El Señor volverá a esta tierra, pero su pie no la tocará, sino que le recibiremos en las nubes y siempre estaremos con Él. Para siempre será nuestro gozo cuando estemos con nuestro Señor en el paraíso. Ciertamente el volverá por una iglesia santa y sin arruga.

Anuncios

Volverá por una iglesia que persevera hasta el final, que cumple con su palabra y le espera fielmente. Una iglesia llena del Espíritu Santo que cumple con esa comisión que Él les dejó a sus discípulos de ir por todo el mundo y predicar el evangelio del reino de Dios.

Predicaron por todas partes

En Marcos 16:20 leemos “Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén.” (Marcos 16:20). Los discípulos se quedaron y se reunieron en el templo todos los días. Pero cuando vino sobre ellos el Espíritu Santo fueron investidos con poder de Dios y no pararon de predicar su palabra por dondequiera que ellos iban. Los milagros también seguían a la predicación y cada día se añadían a la iglesia del Señor más personas que eran alcanzadas con esa predicación.

Así es necesario que haga la iglesia del Señor, que salga a predicar por todas partes, de diferentes maneras, para que se sumen cada día más personas alcanzadas con el mensaje de salvación. Que cada día se agreguen más personas que reconozcan a Jesucristo como único y suficiente salvador.

Conclusión

No nos cansemos de llevar el mensaje a todas partes, el Espíritu Santo está de nuestro lado para ayudarnos, para darnos las palabras que debemos llevar al necesitado. El mundo entero está necesitando de las buenas noticias de gran gozo. El mundo necesita a Jesucristo, la iglesia debe cumplir con la gran comisión que el mismo Jesús nos mandó a hacer. Acerquemos a Jesús a las naciones, prediquemos al Señor.

© Francisco Hernández. Todos los derechos reservados

Central de Sermones… Temas para Predicar

Acerca Francisco Hernandez

Dedicado a la obra de nuestro Rey y Salvador Jesucristo. No soy pastor de una iglesia, solo miembro, pero me gusta redactar predicaciones y estudios biblicos para cumplir con la gran comision. A Dios sea toda la gloria.

También Revise

Mensajes Cristianos - Oración + Fe es Poder

Oración + Fe es Poder

Mensajes Cristianos - Las oraciones con Fe, logran cosas inimaginables, que podrían hasta detener el sol, para que la noche tarde un poco más.

Un comentario

  1. Dios bendiga grandemente tu esfuerzo, recuerda que el trabajo en el SENOR no es en vano. Dios te bendiga y te guarde. Num 6:24.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.