Inicio / Bosquejos Biblicos / No dejes de arruinar tu perfume

No dejes de arruinar tu perfume

Bosquejos Biblicos

TEMA: NO DEJES ARRUINAR TU PERFUME

TEXTO: ECLESIASTES 10:1

Como lo dice el versículo que hemos leído: Las moscas muertas hacen heder el perfume del perfumista…” el perfume en la palabra de Dios siempre representa algo de mucho valor, algo de alto precio, los perfumistas preparaban los perfumes con las especias y plantas más finas y caras, pero todo eso se echaba a perder cuando una pequeña mosca caía en él, ese perfume que se preparó con tanto cuidado, ese perfume que estaba hecho de ingredientes finos y caros, ese perfume que podía haber sido usado por reyes, por reinas, se echaba a perder, no servía más para nada cuando algo tan pequeño e insignificante como una mosca llegaba a caer en él.

Anuncios

Tenemos que comprender que nosotros como hijos de Dios tenemos que ser perfume de Cristo donde quiera que vayamos (2 Corintios 2:14-15).

El aroma de un buen perfume no pasa desapercibido, llama nuestra atención, nos hace buscar de donde proviene ese aroma, y eso es exactamente lo que el Señor quiere de la vida de cada uno de nosotros, que su aroma en nuestra vida llame la atención de las personas que no lo conocen, que las personas se sientan atraídas hacia Jesús por medio de nuestra vida, al percibir ellos el perfume de su conocimiento en nuestra nueva vida, es decir el gozo, la paz,  la esperanza, la libertad que solo la presencia de Cristo ha puesto en nosotros.

¿Pero cuáles puede ser en nuestra vida esas cosas que están afectando grandemente nuestra vida, que están echando a perder el perfume de Cristo en nosotros? ¿Que representa en nosotros esas moscas que están arruinando el aroma de Cristo en nosotros?

I. LOS ADULTERIOS Y FORNICACIONES (GÁLATAS 5:19)

Anuncios

El versículo nos dice una triste realidad: Las obras de la carne son manifiestas en nuestra vida.

La palabra manifiesto significa: Que es evidente, que se ve o percibe con claridad.

Es decir que las obras de la carne como el adulterio, la fornicación, la lascivia, es evidente en nuestra vida, se nota, se perciben, aunque tratemos de ocultarlas, siempre se ven, siempre habrá personas que nos señalaran, siempre habrá personas que verán nuestros malos caminos, siempre habrá personas que criticaran y se burlaran del cristianismo, de las iglesias, del evangelio por nuestra causa.

Tenemos que comprender que, como cristianos, como hijos de Dios, tenemos siempre alrededor nuestra una gran nube de testigos (Hebreos 12:1).

Y lastimosamente el adulterio, la fornicación y la lascivia dañan grandemente el olor de Cristo en nosotros (Proverbios 25:26).

Anuncios

II. NUESTRO MAL CARÁCTER (PROVERBIOS 14:17)

Cada uno de nosotros debe reconocer las locuras que hemos hecho motivados por no poder controlar nuestro enojo, y como lo decía el versículo con el cual comenzamos este mensaje la mosca muerta en el perfume era comparado con una pequeña locura que echa a perder el testimonio de una persona que era estimado como sabio y honorable.

El olor de Cristo en nosotros es el olor de su conocimiento, es decir mi vida debe reflejar que conocemos a Cristo, y si verdaderamente conocemos a Cristo tenemos que reflejar en nuestra vida su carácter: MANSO Y HUMILDE DE CORAZON.

Pero ¿de dónde proviene el mal carácter que tenemos?  La mayoría de nosotros le echamos la culpa a los factores externos, a los problemas económicos, a la rebeldía de nuestros hijos, a nuestros problemas económicos, a nuestros problemas laborales, etc.

Pero la palabra de Dios nos dice claramente de donde procede el mal carácter de nuestra vida y que afecta grandemente el aroma de Cristo en nosotros (Lucas 6:45).

Es decir que esta mañana el Señor quiere que reconozcamos que la mosca que está arruinando nuestro perfume esta en nuestro corazón, esa mosca llamada amargura, esa mosca llamada falta de perdón, esa mosca llamada frustración, esa mosca llamada envidia.

III. NUESTRAS MALAS CONVERSACIONES (1 CORINTIOS 15:33-34)

Para vergüenza nuestra nos lo dice el Señor: Nuestras malas conversaciones están corrompiendo al aroma de Cristo en nuestra vida.

¿Que palabras escuchan las personas que nos rodean? Muchos cristianos pensamos que es normal seguir contando chistes vulgares, hablar en doble sentido, seguir hablando de las mujeres y de los hombres con palabras vulgares, tratar a las personas con palabras ofensivas, etc.

Pero la palabra de Dios nos da un mandato: (Efesios 4:29-30). No debemos permitir en nuestra boca las palabras corrompidas que afectan nuestro testimonio cristiano y dañan o contristan al Espíritu Santo en nuestra vida.

No debemos permitir que con la boca con que bendecimos al Señor con esa misma boca ofendamos al prójimo, que con la misma boca con que cantamos alabanzas, esa misma boca usamos para hablar lo que no conviene (Santiago 3:8-12)

Debemos permitir que el Señor gobierne nuestra lengua, pongamos nuestras palabras bajo el dominio del Espíritu Santo, nosotros solos no lo podremos lograr.

IV. NUESTRAS ACCIONES QUE NO CONVIENEN (1 CORINTIOS 10:23)

Muchísimas veces el aroma de Cristo en nuestra vida se ve afectado por esas cosas que hacemos que ya no son convenientes porque somos hijos de Dios.

  • Afectamos el aroma de Cristo con nuestros vicios.
  • Afectamos el aroma de Cristo con los lugares que aun frecuentamos.
  • Afectamos el aroma de Cristo con nuestro estilo de vida.

La palabra de Dios nos dice que no debemos hacer tropezar a sus pequeños (Mateo 18:6).

© Oscar Flores. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones. Bosquejos para Predicar

Acerca Oscar Alberto Flores

Pastor de Tabernáculo Bíblico Bautista Amigos de Israel de Santo Tomas desde el año 2009, graduado en el Seminario Teológico Bautista de El Salvador, y ordenado al pastorado.

Revise también

Bosquejos Biblicos.. Lo más importante en mi vida

Lo más importante en mi vida

Bosquejos Biblicos... Lo más importante de mi vida es darle el primer lugar al Señor. Reconocer a Dios en primer lugar es un mandato desde el principio para...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *