Inicio / Bosquejos Biblicos / La tentación de Jesús

La tentación de Jesús

Mateo 4:1-11

Introducción:

Es importante que antes de enfocarnos en el estudio de este importante pasaje, podamos primeramente hacer un análisis de la palabra tentación y podamos comprender su significado y su uso bíblico.

En el Antiguo Testamento, la palabra tentación significaba prueba (heb. nissah) Es en este sentido que la Biblia en muchas partes usa este término. (Éxodo 20:20). En el griego la palabra tentación es peirasmón (Santiago 1:12; 1 Corintios 10:13; Apocalipsis 2:10) La tentación no es sinónimo de pecado sin embargo Julián Charley explica su importancia: “De veras, el hombre sería moral y espiritualmente débil e inmaduro sin tales pruebas, pero él es bienaventurado si las soporta. (Santiago 1:13). Cada ocasión de prueba provee la oportunidad de dar un paso, ya sea hacia adelante o hacia atrás. Mientras que Dios desea lo primero y por lo tanto permite que la prueba tenga lugar, el diablo, al contrario busca inducir a retroceder un paso lejos de la voluntad de Dios.” (50 palabras clave de la Biblia, Casa Bautista de publicaciones, pag. 106,107)

Contenido: La tentación de Jesús abarcó 3 partes importantes las cuales analizaremos así:

1. Primera Parte: Jesús, tentado a satisfacer sus deseos físicos. (v. 1-4)

1.1. Bajo el cuestionamiento de la deidad de Jesús (“si eres Hijo de Dios”v.3) el diablo quiso que Jesús rindiera sus necesidades fisiológicas a su perversa voluntad. Como dice Buswell: “Si Jesús hubiera convertido las piedras en pan para satisfacer su propia hambre, la exactitud literal de su encarnación carecería de un característico significado especial” (Cristo, su Persona y su Obra, Editorial Unilit, pag. 78)

1.2. El diablo aprovecha los momentos de nuestra debilidad física y espiritual para que satisfagamos un deseo pasajero. Tal es el caso de personajes como: Esaú en el aspecto fisiológico (Génesis 25:29-34), Sansón en el aspecto sexual (Jueces 16:1, 4) Judas en el aspecto material. (Mateo 26:14-16)

1.3. Jesús dándonos el mejor ejemplo de triunfo en medio de la tentación, hizo uso de la Palabra de Dios (“Escrito está…”), aplicando la función espiritual de ésta en la vida del hombre.

1.4. Jesús, como segundo Adán estaba representando al hombre, si cedía a la tentación, frustraba los planes de redención para la raza humana.

1.5. Jesús al declarar esta Palabra nos enseña 2 cosas, primero que el ser humano no solo es materia, sino que también posee un componente espiritual que es inherente a su naturaleza creada (alma-espíritu). Segundo, que existe una necesidad primordial en el hombre de satisfacer su espíritu con un alimento que sea espiritual. es decir la Palabra de Dios.

1.6. Jesús usa el verbo “vivirá” (gr. zésetai) para indicar que ese es el efecto que produce en el hombre ese alimento espiritual, es decir, proporcionar vida abundante.

2. Segunda Parte: Jesús, tentado a “forzar la mano del Padre”: (v. 5-7)

2.1. Por segunda vez el diablo quiere cuestionar la deidad de Jesús, bajo la consigna de que cometa un suicidio, “forzando” así la mano del Padre. El propósito del diablo era sacar a Cristo de la voluntad del Padre e impedir que dependiera de Él.

2.2. Haciendo un mal uso de las Escrituras, el diablo pretende infundir una falsa seguridad en el creyente usando una promesa de Dios en el Salmo 91:11, 12. que sacada de su propio contexto se convierte en una peligrosa herramienta de doble efecto, primero, hace responsable a Dios de mantenernos bajo sus cuidados y provisión aún cuando estamos en desobediencia y fuera de su voluntad, segundo, automáticamente estaríamos desobedeciendo el mandamiento de Dios en Deuteronomio 6:16.que nos habla acerca de no tentar a Dios.

2.3. Dios prohíbe terminantemente en su Palabra ser tentado por el hombre. Uno de los ejemplos más explícitos que tenemos en la Biblia sobre este particular está en el pueblo de Israel en su peregrinaje por el desierto durante 40 años quienes enojaron a Dios tentándolo reiteradas veces (Números 14:22, 23). Julian Charley nos explica porqué no debemos tentar a Dios: “Está prohibido tratar de probar a Dios porque es totalmente injustificable (Ex. 17:7) pues él ha dado amplio testimonio de su fidelidad.” (50 palabras clave de la Biblia, Casa Bautista de publicaciones. pag.108.

Acerca Edinson León Esquivel

Revise también

Sermones Cristianos - Planes de bienestar de Dios

La dicha de ser bienaventurado

Bosquejos para Predicar... ¿Cómo lograr ser bienaventurado? En realidad no somos bienaventurados automáticamente, hay que cumplir requisitos para llegar a serlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *