Inicio / Bosquejos Biblicos / La fe que motiva

La fe que motiva

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

INTRODUCCIÓN

Una de las cosas que nos cuesta hacer es motivar a los demás. Todos estamos esperando que nos motiven y que nos animen. La tarea se hace mucho mas difícil cuando se vive en un mundo donde lo que mas motiva son el dinero, las cosas materiales y el reconocimiento. Solamente tenemos que pensar en que hemos sido capaces de hacer por todas estas cosas. Pero por medio de este mensaje quiero hablar de otra motivación, la motivación espiritual. Cuando las personas tienen la visión de Dios y hacen planes por la fe, Dios también les da la capacidad para motivar a otros, a sus hijos, sus colegas, a su iglesia. Cuando el Espíritu Santo comienza a obrar en el corazón de un hombre, muy pronto comenzará a trabajar en el corazón de otros. Pero en que consiste esencialmente esta motivación, veamos los pasajes de Nehemías.

Nehemías 2:9-20

Anuncios

2:9 Vine luego a los gobernadores del otro lado del río, y les di las cartas del rey. Y el rey envió conmigo capitanes del ejército y gente de a caballo. 2:10 Pero oyéndolo Sanbalat horonita y Tobías el siervo amonita, les disgustó en extremo que viniese alguno para procurar el bien de los hijos de Israel. 2:11 Llegué, pues, a Jerusalén, y después de estar allí tres días, 2:12 me levanté de noche, yo y unos pocos varones conmigo, y no declaré a hombre alguno lo que Dios había puesto en mi corazón que hiciese en Jerusalén; ni había cabalgadura conmigo, excepto la única en que yo cabalgaba. 2:13 Y salí de noche por la puerta del Valle hacia la fuente del Dragón y a la puerta del Muladar; y observé los muros de Jerusalén que estaban derribados, y sus puertas que estaban consumidas por el fuego. 2:14 Pasé luego a la puerta de la Fuente, y al estanque del Rey; pero no había lugar por donde pasase la cabalgadura en que iba. 2:15 Y subí de noche por el torrente y observé el muro, y di la vuelta y entré por la puerta del Valle, y me volví. 2:16 Y no sabían los oficiales a dónde yo había ido, ni qué había hecho; ni hasta entonces lo había declarado yo a los judíos y sacerdotes, ni a los nobles y oficiales, ni a los demás que hacían la obra. 2:17 Les dije, pues: Vosotros veis el mal en que estamos, que Jerusalén está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego; venid, y edifiquemos el muro de Jerusalén, y no estemos más en oprobio. 2:18 Entonces les declaré cómo la mano de mi Dios había sido buena sobre mí, y asimismo las palabras que el rey me había dicho. Y dijeron: Levantémonos y edifiquemos. Así esforzaron sus manos para bien.2:19 Pero cuanto lo oyeron Sanbalat horonita, Tobías el siervo amonita, y Gesem el árabe, hicieron escarnio de nosotros, y nos despreciaron, diciendo: ¿Qué es esto que hacéis vosotros? ¿Os rebeláis contra el rey? 2:20 Y en respuesta les dije: El Dios de los cielos, él nos prosperará, y nosotros sus siervos nos levantaremos y edificaremos, porque vosotros no tenéis parte ni derecho ni memoria en Jerusalén.

CONSISTE ESENCIALMENTE EN UNA MOTIVACIÓN PERSONAL

Nehemías 2:12 » no declaré a hombre alguno, lo que Dios había puesto en mi corazón»; también 2.16 enfatiza la misma idea «ni hasta entonces lo había declarado yo a los judíos y sacerdotes,».

Esto hermanos es una verdad espiritual, Dios pone en nuestros corazones su visión. Dios va a mover a sus hijos que le buscan, que le amán y están en comunión con él en la dirección que Él quiere. Dios nos mueve, él nos motiva.

Anuncios

Eso es lo que dice Filipenses 2:13 «2:13 •» porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.» La idea de este pasaje es que Dios lo inicia todo y nosotros lo reproducimos eficazmente con el poder que él nos da. Él nos motiva y él nos ayuda en la ejecución. Si no fuera de esta manera, dejaríamos nuestra causa en cuanto aparecieran los Sambalat, los Tobías y los Jesem. Pero la persona motivada por Dios sabe que estos personajes no son mas que la pimienta que le da mas sabor a nuestros planes y proyectos. La oposición está siempre en la receta de Dios, el la permite para que no dejemos de depender de él. Son los obstáculos que nos ayudan a mantenernos despierto, porque tenemos que entender algo, los planes son cosas que puedo controlar, la oposición no. Dios permite cosas que no puedo controlar porque quiere que dependamos de El.

Ilustración: La radio BBN, lo que pasó el año pasado. Un pastor en el Maule.

Alguien dijo; «trabaja como si todo dependiera de ti y ora como si todo dependiera de Dios» Siempre existe un equilibrio entre lo que hace Dios y lo que me corresponde a mi. Nosotros, planificamos, trabajamos y oramos y Dios actúa con su soberanía. Estas dos verdades reposan, se sustentan en algo que llamamos FE.

CONSISTE ESENCIALMENTE EN COMUNICACIÓN EFICAZ

Usted y yo podemos vivir todo el proceso que vivió Nehemías, incluso la etapa de silencio que se ve que con mucha claridad que existió. Nehemías comunicó tan bien las cosas que movilizó a la gente y en 52 días levantaron el muro.

Anuncios

¿Cómo lo hizo?, algunos dicen, «era un gran líder», pero eso es solo parte de la verdad, él COMUNICÓ lo que Dios había puesto en su corazón.

Nehemías no hizo una gran entrada diciendo ¡aquí estoy! Al contrario, cuando llegó no dijo a nadie porqué estaba allí. Estuvo en silencio, pero llegó el día, llegó el momento de hablar, de comunicar. Y como lo hizo:

1. Enfatizó el problema.

No exageró el problema, todo lo que estaba diciendo era verdad. Muy importante, cuidado con los alaracos. Pero hay que hablar de la necesidad, del problema. ¿Por qué?, porque a veces la gente está cómoda y prefieren dejar las cosas como están, hay que despertarlos. Uno de los peores enemigos del liderazgo no es la oposición, es un espíritu de satisfacción y complacencia. Esta actitud no hace mas que detener el progreso y la visión. Estamos bien como estamos, no cambiemos nada.

«Es difícil que algo cambie si no hay ganas de cambiar» (Diego Torres)

2. Les contó su testimonio de la soberanía de Dios.

¿Qué tenemos para decir de Dios?

3. Respondió a los ataques.

Lo hizo espiritualmente, 2:20 » el Dios de los cielos, Él nos prosperará, y nosotros sus siervos, nos levantaremos y edificaremos.

CONCLUSIÓN

La fe motiva, claro que sí. Es una motivación esencialmente personal y consiste en una comunicación eficaz.

Acerca Central de Sermones

Central de Sermones; colección de predicas cristianas, mensajes cristianos, estudios biblicos, y bosquejos biblicos.

También Revise

Bosquejos Biblicos.. Unánimes para una transformación social

Unánimes para una transformación social

Bosquejos para Predicar.. Estando en Cristo debemos lograr una fuerte unanimidad como familia cristiana, de esta forma, al predicar La Palabra lograremos un..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *