Inicio / Reflexiones Cristianas / Ordena tu Casa

Ordena tu Casa

Reflexiones Cristianas

2 Reyes 20:1En aquellos días Ezequías cayó enfermo de muerte. Y vino a él el profeta Isaías hijo de Amoz, y le dijo: Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás“.

Muchos de nosotros nos preocupamos por hacer cambios en nuestras casas, movemos las camas de nuestra habitación de un lado a otro, los mueble en la sala, en nuestras cocinas, siempre estamos haciendo cambios, nuestra vida física requiere cambios también, nos arreglamos bien al salir, zapatos limpios, buen corte d cabello ropa bien planchada, en realidad esto no es malo preocuparse un poco por la apariencia física, pero ¿que de nuestra vida espiritual? en el pasaje Bíblico de (Isaías 38:1) el mismo Isaías fue a Ezequías con un duro mensaje de parte de Dios “ordena tu casa porque no vivirás sino morirás” cuan terrible era ese mensaje, al parecer todo lo que había echo y firmado llegaba a su fin.

La realidad Cristiana es que estamos tan profundizados en las cosas de este mundo que no imaginamos y algunas veces creemos que todo esto que vemos perdurar por siempre, de que no sirve guardar tantas cosas si podemos morir hoy mismo y no disfrutarlas El evangelista Lucas nos ofrece un pantallaso de esto en: Lucas 12:18-20 “Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes;  y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocijate. Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?

Este hombre acaudalado pensó que solo bastaría tener y guardar su preocupación solo era material, y así lastimosamente estamos todos, pero lo que nunca se esperaba este hombre era que al decir semejantes palabras su vida terminaría de agolpe, y que seria de sus siembras, que pasaría con la cosecha que valor tendría todo lo que hizo delante de Dios. Nada.

Cuando estemos delante del Señor en aquel día no se nos preguntara por nuestras cuentas bancarias, o cuanto terrenos y títulos obtenidos, ese día el Señor te dirá ” que hiciste con mi hijo Jesucristo” este hombre que pensó que era rico se le dijo “ordena tu casa” no era su casa material sino espiritual, cuantos de nosotros estamos afanados arreglando nuestras casas físicas, tratando de comprar autos lujosos, edificar grandes apartamentos, no estaría malo esto, pero ¿qué de tu casa espiritual?

Cuantos cambios has echo en tu vida como creyente, que has planeado hacer con los dones que Dios te dio, muchos ya los han enterrado porque no les interesa, Cristo te dice hoy “ordena tu casa” busca primero el reino de los cielos, pon los ojos en Jesús, deposita tu fe en el, habrele tu corazón déjalo entrar, muchos somos ricos pero pobres espirituales, prefiero un grupo de hermanos pobres llenos del espíritu santo que una iglesia con mil personas muertas.

Ordena tu casa—Haz arreglos tocante a la sucesión en el trono, pues por ese entonces Ezequías no tenía ningún hijo; y acerca de tus otros asuntos; porque tú morirás—habla según el curso ordinario de la enfermedad.

El que le fuesen concedidos quince años más de vida, no significa que Dios cambiase de propósito, sino que es una ilustración de cómo los procederes de Dios están invariablemente ordenados de acuerdo con el estado del hombre en su relación para con él.

Amigo y creyente que lees, ¿no crees que es hora de hacer un alto en tu vida y buscar los caminos antiguos y preguntar por la senda derecha y andar por ella? ¿cuantas veces has cambiado de auto, casa, ropa, zapatos, joyas?

Pero cuantas veces has dicho: voy a cambiar mi estilo de vida, voy a dejar esto que me impide buscar al Señor, cuantas veces en tu cama cuando estas cansado te golpeas el pecho como aquel publicano “se propicio a mi pecador“.

Oh hermanos necesitamos de nuevo ese sentido de urgencia en cuantos a los días en que estamos, ya que son malos este año Cristo te invita a Conocerlo, a buscarlos. Jeremías 29:13 “y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón“.

Necesitamos un encuentro con Cristo así como lo tuvo Saulo camino a Damasco, necesitamos que caer , necesitamos destruir ese yo que nos mata cada día nos destruye día tras día, necesitamos destronar de una vez por todas el “yo” de nuestro corazón, necesitamos hacer cambios, necesitamos ordenar nuestra casa.

Salmos 90:10 “Los días de nuestra edad son setenta años; Y si en los más robustos son ochenta años, Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, Porque pronto pasan, y volamos“.

Como mucho llegaremos a 80 años otros no llegaran, pero si llegare a 80 años quisiera llegar con Cristo ¿no piensas así?  la vida no es mas que comida y bebida, diversión, ropa y lujos, la vida es disfrutarla siguiendo a Cristo, orando por las almas perdida, predicando el mensaje de salvación, eso si es aprovechar el tiempo y bien aprovechado. quisiera que todos tuvieran mi sentir pero no es posible, todavía estoy ordenando mi casa y creo que es una tarea que seguirá siempre, sacando las suciedades que hay dentro de mi.

Necesitamos ordenar nuestra casa, necesitamos limpiar nuestros corazones  necesitamos un encuentro con Cristo, necesitamos Conocer a Cristo. Muchos de nosotros conocen mucho la palabra de Dios pero pocos conocen al Dios de la Palabra.

Mirad hermanos con diligencia como andeis no seamos necios sino sabios, fijémonos en los tiempos actuales, no es menester que lo diga usted mismo se esta dando de cuenta como están los tiempos. Cristo esta a la puerta, preparemos nuestra vida espiritual.

© Juan Carlos Jimenez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Reflexiones Cristianas

Acerca Juan Carlos Jimenez

Fui maestro de escuela dominical de Jovenes por unos años, luego maestro de escuela dominical de adultos, ahora Pastor. Aunque no simpatisante de titulos ya que es Dios quien pone los titulos, me concidero un Siervo de Jesucristo, tratando de llevar la verdadera palabra de Dios.

Revise también

Ilustraciones Cristianas - La sangre de Cristo nos limpia

Su relación y significado

Reflexiones Cristianas.. ¿Qué tipo de primogénito deseas ser? ¿Los que se cubren con la sangre del Cordero Jesús o los que se quedan sin esa sangre?..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *