Inicio / Reflexiones Cristianas / Entiendo la Visión de Dios en mi vida

Entiendo la Visión de Dios en mi vida

Reflexiones Cristianas

Reflexiones Cristianas.. Lectura Biblica: Hebreos 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”.

Cuando una persona nace de nuevo en Cristo, ahora tiene un nuevo propósito y una visión única a cumplir en su vida (Jeremías 29:22), hablamos de la visión celestial. La perspectiva cambia totalmente en cada área de su vida, ahora gira hacia un propósito diferente que es Jesucristo (Gálatas 2:20).

Dios nos ha llamado para cumplir con la gran comisión (Marcos 16:15) (Hechos 1:8), ganar almas, predicar el evangelio a toda creatura, por lo que cuando alineamos nuestros planes a los planes de Dios (Proverbios 19:21) nos encaminamos a cumplir la voluntad de Dios y es ahí cuando todo cobra sentido, nos damos cuenta de que ya no son mis planes sino sus planes a través de mi vida (Salmo 33:11).

Anuncios

En la Palabra de Dios, la Biblia encontramos que la oración es el medio más importante para buscar la dirección celestial. Cada persona que buscó a Dios y caminó con Jesús, recurrían a la oración y esa era la manera en que Él los guiaba en cada acontecimiento o milagro (Salmo 5:3).

Antes de la fundación del mundo, Dios ya nos había escogido para realizar su obra (Efesios 1:4-5), fuimos creados únicos (Hechos 9:15) para ser instrumentos suyos (Eclesiastés 3:1) y vencer todas las adversidades con el fin de que se cumpla la visión de Dios.

Tal vez no entendamos al principio cómo lo haremos, pero si estamos comprometidos con el Señor, entenderemos durante el proceso. El nos ha prometido estar con nosotros y guiarnos día a día a través de pruebas, retos, desarrollando nuestro carácter, oportunidades que nos van edificando a medida que nos va moviendo hacia cumplir con nuestro plan (Romanos 8: 35,37).

Cada visión tiene un precio y seremos probados para confirmar nuestra resistencia y diligencia durante el proceso que viviremos, nos preparará en la ruta usando experiencias para fortalecernos y así ganar las batallas que enfrentamos en el mundo (Proverbios 16:9).

Anuncios

Recordemos algunos casos encontrados en la Biblia de hombres y mujeres de fe que llevaron a cabo la voluntad de Dios aún sin saber lo que enfrentarían durante el proceso pero que fueron dóciles a la visión celestial y se mantuvieron firmes hasta el final (Hebreos 10:32-39).

  • Noé:  Hebreos 11:7
  • Abraham:  Hebreos 11:8
  • Sara:  Hebreos 11:11
  • Moisés:  Hebreos 11:27

Debemos estar dispuestos a esperar a que el cumplimiento de la visión suceda (Hebreos 10:35-36), saber que la fe produce paciencia. Dios desarrollará la paciencia dentro de nosotros y a confiar en que los tiempos de El son perfectos para su honra y gloria (Santiago 1:3-4).

La oración es clave para sostenernos enfocados en la visión y mantenernos conectados con Dios (Filipenses 1:6), sin duda es la única manera de recibir fortaleza, ánimos y obtener los recursos necesarios para proseguir hacia el objetivo (Mateo 28:20).

El primer paso que es necesario antes de tomar la decisión en cualquier plan, es entregar tu visión a Dios a través de la oración para que Él sea quien te confirme y guíe por el camino correcto a seguir, con el propósito de que sea de bendición para ti y la honra sea para Él (Proverbios 16:3).

Una vez que la visión ha sido cumplida y el propósito llevado a cabo, el agradecer a Dios y dar testimonio de su infinito amor por convertir en realidad la visión que puso en tu corazón, y por todo aquello que Él proveyó durante el camino, sobre todo por lo que te mostró a través de la oración y pudiste experimentar que en todo momento Dios intervino y tuvo cuidado de ti (Salmo 37:23-24).

Anuncios

© Hilda Hernández. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Reflexiones Cristianas

Acerca Hilda Hernández

También Revise

Mensaje Cristiano Discipulado Nº 11 Vida Espiritual Expandida

Crecer en espíritu

Reflexiones Cristianas... Hay que cuidar y atender nuestro espíritu mejor de lo que hacemos con nuestro cuerpo: alimentarnos, ejercitarnos y recuperar nuestras fuerzas espirituales nos harán crecer en espíritu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *