Inicio / Estudios Biblicos / Dios conduce tu vida al Éxito

Dios conduce tu vida al Éxito

Estudios Biblicos – Predicas Cristianas

Texto: Hebreos 6: 9-12

Introducción:

Los que lograron éxito, en cualquier ámbito, son todos aquellos que salieron de su zona de comodidad, pasaron de lo pasivo a lo activo, de lo común a lo extraño, a lo desconocido y aprendieron con muchísimo esfuerzo, con muchísima dedicación, lograr llegar al triunfo.

Anuncios

1. El inteligente aprende de sus errores, el sabio del error de los demás

Dios nos bendice a través de las personas, por eso debemos relacionarnos bien con los demás, para capturar todas las bendiciones sin que nadie nos lastime, debemos: No idealizar a nadie, al idealizar colocamos a la persona en un rol superior y nos achicamos, de esa manera nos hacemos vulnerables y quedamos expuestos a que el otro nos hiera.

Si nos conectamos con gente cualquiera sea el lugar que la persona ocupe, debe ser de igual a igual, porque ponerse arriba es un acto de soberbia y por debajo es para ser humillado, en los seres humanos surge la necesidad de idealizar y debemos saber que todos venimos del mismo tronco y somos iguales para Dios.

Todas las personas usadas por Dios en la Biblia tuvieron fallas pero eso no significa de que no calificaran delante del Señor, para alcanzar nuestro propósito necesitamos mentores, el idealizar o admirar no nos da las fuerzas para cambiar; en cambio unirse al que nos inspira, al que va adelante para guiarnos en la carrera producirá cambios en nuestra vida.

Anuncios

Un mentor es el que ya alcanzó el sueño y está puesto para que lo obedezcamos y aprender de él, debemos buscar mentores en lo espiritual, en lo familiar, en lo económico, un mentor no se elige por amistad o comodidad, es el que nos calificará y hará avanzar hasta el próximo nivel.

En la multitud de consejos está la sabiduría, dice la Biblia, el consejo siempre vendrá de la boca de un mentor, la opinión de la boca de un par nuestro, cuando busques un consejo no le preguntes al que está como tu estas, sino al que logró más, porque los mentores son carteles divinos que Dios utiliza para motivarnos.

No debes reaccionar a las palabras de la gente, hay palabras que llegarán para lastimarte y provocar una reacción a ese mensaje que te envían, solo debes reaccionar a la voz de Dios, para caminar en sanidad divina, no reacciones a las palabras de la gente, muchas personas escuchan que Dios les dice que los va a prosperar o sanar y no le creen, pero si alguien los insulta inmediatamente reaccionan con una velocidad instintiva.

Reacciona a la Palabra de Dios, la Palabra de Dios funcionará cuando declares que no te moverás de ella. En paz me acostaré y así mismo dormiré porque tú me haces vivir confiado, dijo David en medio de una guerra, por una palabra de Dios le permitió que pudiera dormir, porque la Palabra afirma y da estabilidad en medio de la batalla.

No esperar nada de nadie, si las expectativas las ponemos en la gente tendremos frustración porque un día responden bien y otro día mal, no hay nada más variable que las emociones humanas, por ejemplo, cuando esperas que alguien te ayude, te llame, te acompañe y eso no sucede, entonces quedas frustrado.

Anuncios

La gente nada te puede dar por eso no esperes nada de nadie, todo lo que recibas es un extra dado por Dios, un bonus track, recibe el amor de quien te ama pero no esperes nada porque todo lo que necesitas está en las manos del Señor, Jacob era anciano cuando nació José y para ganar su cariño le dio una túnica de colores, pensando que sería quien lo iba a cuidar en su vejez.

Jacob le puso nombre a su provisión y Dios se la sacó, cada vez que designes quién será tu provisión, Dios lo alejará para recordarte que tu fuente no es tu trabajo, ni tu familia, ni tus amistades aunque sean del reino, ni tu vecino, ni tus pastores, tu fuente es Dios, porque caminarás mejor y en victoria cuando seas libre de la gente.

Tu no debes compararte con nadie, no te compares ni permitas que lo hagan, porque no necesitas ser como nadie ni ganarlo, las personas con problemas de estima viven comparándose: Hay tu tienes marido, hijos y yo no; tu trabajas tantas horas pero yo trabajo más, vea usted, todas las bendiciones tienen un nombre, debes capturar y disfrutar las que tienen el tuyo porque Dios las creó para ti

2. Éxito es creer las promesas de Dios y tomarlas, porque estás diseñado para ello

Josué entró en la Tierra Prometida porque en su nombre tenía la fórmula, su nombre significa: Jehová prospera, su papá era Nun: Doblemente prosperidad, de la familia de José: Aumento, de la tribu de Efraín: Prosperidad salvaje, no le podía ir mal a Josué porque su nombre lo determinaba.

No demuestres nada a nadie, creé solamente que Dios hará posible lo que te prometió, no tomes como personal lo que te digan otros: Alguien me dijo, que aquel dijo que el otro hablo mal de mí, si te rechazan no lo asumas como personal, es que hay algo que motivó a hacerlo, quizás la persona fue lastimada entonces va a lastimar por su propio conflicto, no te apresures.

Debemos identificarnos con la victoria de Jesús, El se identificó con nuestro dolor para que vivamos su victoria, yo no necesito sufrir, Cristo sufrió por mí, Dios no mandará sufrimiento, ni muerte, ni enfermedad, no des valor al sufrimiento, sacrificio, vergüenza, son palabras para sacar del vocabulario, no sacrificio, sí esfuerzo, el sacrificio mete culpa, reclama, trasmite una imagen de debilidad, en cambio esfuerzo da fortaleza.

Dios nos diseñó para el éxito, la bendición y el avance, la religión ha enseñado, equivocadamente, que el dolor es parte del crecimiento, que purifica y nos acerca más a Dios, pero no es así, el dolor no viene de parte de Dios que transformó nuestro sufrimiento en victoria.

Los latinos tenemos concepto de servilismo, porque los que colonizaron estas tierras enseñaron a los propietarios, a los indígenas, que era malo tener sueños, visiones; que era pecado, por lo tanto no tenían que avanzar ni crecer, diga: ¡Voy a liberarme de todos los sufrimientos! Caminaré sin culpas.

Las personas que se criaron en familias donde siempre pasó algo sienten culpas por todo, por ejemplo: Los niños que ven a sus papás pelearse, separarse, o la madre quedó viuda se activa un mecanismo psicológico y piensan que fue provocado por ellos, personas que no pueden disfrutar de nada, se adjudican todas las desgracias porque les trasmitieron: Está bien lo que hiciste pero te falta un poco más, podrías hacer un poquito más, esfuérzate un poco, eres muy flojo, ve ¡Siempre les falta algo! Ni siquiera disfrutan lo que Dios les da.

Otras que en vez de ser contenidas en la dificultad sienten que lo de ellas no tiene importancia porque se encargaron de trasmitirle un mensaje: Lo que me pasa a mí es peor que lo tuyo; Tu dolor no es importante, el mío es mayor, toda culpa y sufrimiento fue vencido por Jesús en la cruz, tenemos derecho a disfrutar de lo bueno.

Acerca Daniel Tomas

Mi nombre es Daniel Tomas y hace más de 35 años sirvo al Señor. He asumido el compromiso de serle fiel cada día de mi vida y de sembrar mi corazón y ministerio en Su presencia y así llevar mucho fruto. Junto con toda mi familia en enero del año 1994 vinimos a Bariloche a servir en la Iglesia Catedral Familiar, de la Unión de las Asambleas de Dios, ministerio el cual amamos y donde Dios nos trajo para así alcanzar Su sueño, que es ver a esta ciudad y pueblos aledaños rendidos a los pies de Jesús.

Revise también

Nuestra posición en Edén

Nuestra posición en Edén

Estudios Biblicos... Dios creo al hombre en la eternidad para un propósito eterno, lo primero que Dios creo fue el cielo, segundo la tierra y tercero al...

Un comentario

  1. Quien conduce tu vida como cristiano
    ,como joven y CMI hermanos de una religión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *