Inicio / Estudios Biblicos / ¿Debe la iglesia cristiana enseñar el diezmo? – Capítulo 19

¿Debe la iglesia cristiana enseñar el diezmo? – Capítulo 19

Hebreos 7

El sumo sacerdocio de Cristo abolió el diezmo

La importancia de Hebreos, capítulo 7.

Anuncios


¡Hebreos, capítulo 7, es extremadamente importante porque es el único lugar en el Nuevo Testamento que menciona el diezmo después del Calvario! Aunque este capítulo no es principalmente una discusión sobre el diezmo, descansa fuertemente en Números 18, que es la ordenanza que establece el sacerdocio y el diezmo. Este capítulo contrasta el sacerdocio aarónico mortal, que era sostenido en parte por los principios del diezmo, con el sacerdocio de Melquizedec ejercido por Cristo, un sacerdocio que es eterno y está sostenido por los principios de gracia del poder ilimitado y eterno de Dios.

¡Aunque “décimo/diezmo” se encuentra en los versículos 2, 4, 5, 6, 8, y 9, más allá de este capítulo la palabra no aparece después del Calvario en el Nuevo Testamento! A causa de este hecho, es difícil entender cómo y por qué los investigadores bíblicos sobre el tema de dar en el nuevo pacto, como grupo, pasan por alto este importante capítulo. Es extraño que muchos de los que se refieren a este capítulo se detengan en el versículo 12. Al pasar por alto este capítulo en un estudio sobre el diezmo, se hacen a un lado las reglas más elementales de un sano estudio bíblico. En consecuencia, por las razones expresadas en el párrafo anterior y por razones de honestidad para con la palabra de Dios, el uso que se hace del diezmo en este capítulo debe ser investigado a fondo e incluido en cualquier legítima discusión sobre el diezmo.

Tres textos fundamentales sobre el diezmo

La meta de este capítulo es reunir, con exactitud y honestidad, la totalidad de los versículos de Hebreos 7 (especialmente los números 5, 12, 18), en la conclusión lógica y correcta de que el nuevo pacto enseña que el diezmo no es una doctrina válida para el cristiano. El propósito es revelar la verdad bíblica y llevar a los creyentes desde un enfoque legalista del dar hasta los superiores principios del nuevo pacto.

El contexto histórico de Hebreos

Anuncios


La carta a los Hebreos fue escrita para preparar a los cristianos judíos de Jerusalén para el severo choque cultural religioso que se aproximaba. Poco después de que se escribió la carta, en el año 70 D. C., un ejército romano al mando de Tito destruyó la ciudad. El templo fue destruido y cesaron sus sacrificios. No se les permitió a los judíos entrar en las ruinas y reconstruir. En consecuencia, no se les permitió al sumo sacerdote y a otros sacerdotes llevar a cabo ningún servicio de sacrificio.

El origen del problema en Jerusalén

Por la importancia de Hechos 15 y 21, le he añadido un capítulo entero a mi libro. El problema en particular tenía que ver con los muchos cristianos judíos que todavía se consideraban judíos primero, y cristianos después. Por las actividades registradas en Hechos 15; 18:18 y 21:17-26, es evidente que no hubo ninguna disminución de la observancia de la ley por parte de los cristianos judíos en Judea. Como hecho histórico, la mayoría de los cristianos judíos de Jerusalén nunca abandonó la ley mosaica; más tarde establecieron su propia secta cristiana, y rechazaron a Pablo por hereje. El pleno impacto del significado y cambio del evangelio en dirección opuesta a la de la ley mosaica nunca les llegó a muchos cristianos judíos. Por lo que concernía a los cristianos judíos, era imposible que este reconocimiento y estos cambios ocurrieran rápidamente después de más de mil años de tradición. Las cartas de Pablo a los Romanos, Gálatas, Efesios, Filipenses, y Colosenses trataban especialmente de explicar el cambio en dirección opuesta a la ley. Hechos 21:17-26 es crucial para entender el contexto de Hebreos.

En relación con el diezmo, casi 40 años después del Calvario, no hay ninguna razón legítima para creer que los cristianos judíos hubiesen dejado jamás de entregar diezmos AL SISTEMA DEL TEMPLO. En realidad, la historia registra que estos cristianos judíos continuaron observando los días de fiesta, las fiestas, y los ritos, y continuaron rindiendo honor al sumo sacerdote. Gálatas 4:10 revela lo que ellos le habían enseñado a esa iglesia. Por lo tanto, también es lógico suponer que ellos, como judíos obedientes, también se sentían obligados a continuar diezmando, ¡no para la iglesia, sino para el sistema levítico!

Anuncios


William Walker, el reputado historiador de la iglesia, concuerda: “El primer grupo de Jerusalén era fiel en la asistencia al templo y, en obediencia a la ley judía, tenían sus propios servicios especiales entre ellos, con oración, exhortaciones mutuas, y ‘partimiento del pan’ diariamente en hogares privados. Este ¡partimiento del pan’ servía un doble propósito. Era un nexo de comunidad y un medio de sostener a los necesitados” (70). Nótese que no dice “con el propósito de sostener el clero”, excepto si sus miembros estaban incluidos entre los más pobres.

El problema que debía resolver la carta

Era esencial que el escritor de Hebreos convenciera a la iglesia de Jerusalén de que su actual ciudad terrenal de Jerusalén con su templo, su sumo sacerdocio, sus sacrificios y estructuras de sostenimiento ¡ya no eran una parte necesaria del plan de Dios para la iglesia! Debían apartarse inmediatamente de su fe inmadura en, y su errónea dependencia de, la ciudad de Jerusalén, el templo y el sumo sacerdocio. De lo contrario, cuando todas estas cosas pronto desaparecieran dentro de algunos años a lo sumo, sus vidas espirituales sufrirían una severa devastación.

Para romper este vínculo, los cristianos judíos debían dejar de asistir al templo para celebrar los días de fiesta, los votos y los sacrificios. También, debían dejar inmediatamente de aceptar el sumo sacerdocio levítico como legítimo y dejar de traer diezmos para sostener el sistema. La cuidadosa redacción de la carta a los Hebreos era necesaria a causa de la inmadura teología de los cristianos judíos. Nuevamente, puesto que ellos todavía aceptaban la legitimidad del templo y el sacerdocio judíos, también debían continuar trayendo los diezmos que mandaba la ley. Por esta razón, el diezmo juega un papel importante en el desmantelamiento del sacerdocio judío en Hebreos, capítulo 7.

Cómo resuelve el problema el sumo sacerdocio de Cristo

Jesucristo es presentado en la Carta a los Hebreos como la respuesta a todos sus problemas inminentes. “En Cristo”, el creyente tiene un país mejor, una ciudad mejor, un santuario mejor, un sumo sacerdocio mejor, un sacerdocio mejor, sacrificios mejores y, por consiguiente, ¡un mejor sistema para el sostenimiento financiero! El país mejor, la ciudad mejor, y el santuario mejor, son celestiales para la iglesia. El sumo sacerdote mejor es Cristo. Los sacerdotes mejores son todos creyentes (no pastores-maestros). Los sacrificios mejores de los creyentes son los de alabanza y acción de gracias. El sistema financiero mejor es el dar por gracia, motivado por el amor en vez del temor y la ley. Sólo entendiendo estas verdades podría el cristiano judío sobrevivir al choque cultural que ocurrió después del año 70 D. C.

Melquisedec era la clave para entender el sumo sacerdocio de Jesucristo

7:1 Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo.

Anuncios


Acerca Dr. Russell Earl Kelly

Cristiano teólogo, apologista, autor, orador y blogger. Teólogo, apologista, autor, orador y blogger. Escritor de libros teológicos. Dr. Russell es más conocido por la evangelización y el debate de porqué el diezmo de 10% a la iglesia no es una obligación cristiana.

Revise también

Sermones Cristianos - Nacer de Nuevo

Nacer de nuevo

Estudios Biblicos. Nicodemo, era un fariseo entendido, que podía desempeñarse como dirigente y maestro en círculos religiosos judíos y que vino a Jesus deseando...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *