¿Debe la iglesia cristiana enseñar el diezmo? – Capítulo 3

Estudios Biblicos

Prédica de Hoy: ¿Debe la iglesia cristiana enseñar el diezmo? – Capítulo 3

Estudios Bíblicos Texto Bíblico: Génesis 28

El acuerdo de Jacob con Dios

Gén. 28:20-22 E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios. Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.

La promesa de Jacob de diezmar, antes de la ley mosaica, no es un ejemplo para la iglesia.

Este incidente registra la única otra ocasión en que se menciona el diezmo antes de la ley mosaica. Además, este no es definitivamente un diezmo de botín de guerra como el de Génesis 14.

Sin embargo, aunque puede haber existido una tradición de ayudar a los pobres, Jacob, como Abraham, no estaba respondiendo a una orden de Jehová de diezmar para un ministerio particular de servicio sagrado. La ley formal todavía estaba siglos en el futuro.

Fiel a su carácter, Jacob hizo a Dios un voto apresurado. Prometió entregar a Dios un décimo de todas sus posesiones. Sin embargo, el diezmo que Jacob prometió a Dios era condicional.

Primero, Dios tenía que bendecirlo y luego traerlo de vuelta a la casa de Jacob en paz. Jacob puso las condiciones, no Dios. Jacob hizo un voto de diezmar; Dios no se lo pidió. Aunque Dios bendijo grandemente a Jacob en Harán, no se vuelve a mencionar más el diezmo en la vida de Jacob (ni en el libro de Génesis).

Con toda justicia hacia el tema, tenemos que preguntarnos: «¿A quién entregó Jacob estos diezmos?» No es suficiente decir que «se los dio a Dios». ¡Dios no extiende la mano desde el cielo para recibirlos! Como Abraham, Jacob estaba rodeado por reyes-sacerdotes cananeos paganos.

Si les daba un diezmo a ellos, ¡estaría en realidad promoviendo la idolatría, los sacrificios de niños, sexo con animales, y la prostitución en los templos! No había ningún sacerdocio levítico llamado por Dios para recibir estos diezmos. Tampoco había ningún templo en Jerusalén, como se prometió y se ordenó más tarde en Deuteronomio.

Acerca Dr. Russell Earl Kelly

También Revise

Tiatira - La batalla por la pureza

Tiatira – La batalla por la pureza

Estudios Bíblicos.. Tiatira, el tema de la batalla por la pureza es, en efecto, una verdadera batalla. ¿Puede abrir el internet donde no aparezca sutilmente..?

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.