Inicio / Estudios Biblicos / ¿Debe la iglesia cristiana enseñar el diezmo? – Capítulo 2

¿Debe la iglesia cristiana enseñar el diezmo? – Capítulo 2

Génesis 14

Abraham, Melquisedec y las costumbres árabes

Melquisedec y Abraham: La posición pro-diezmo.

Anuncios

En Génesis 14 ocurre la primera mención del diezmo en la Escritura. Incluye el pago de diezmos por parte de Abraham al misterioso Melquisedec. Puesto que este incidente en la vida de Abraham precede a la ley mosaica y al Antiguo Testamento en más de cuatro siglos, los que enseñan el diezmo usan invariablemente los versículos 18-20 como textos de prueba. Su posición enseña que, puesto que el diezmo, como el matrimonio y el resto de la ley «moral», realmente precedieron a la ley, entonces son «principios eternos», que no fueron invalidados cuando la ley mosaica fue reemplazada por el nuevo pacto en el Calvario. Para muchos, Melquisedec mantuvo vivo el culto al Dios verdadero durante el transcurso de los siglos desde el tiempo de Noé hasta que Abraham llegó a Canaán.

Eklund, un miembro de los Bautistas del Sur, escribe; «La idea de entregar un diezmo a Dios puede ser encontrada en el primer libro de la Biblia (véase Gén. 14:20; 28:22). El diezmo fue practicado por Abraham cuatrocientos años antes de Moisés. Llevar un diezmo a su dios era una práctica común en muchas sociedades antiguas. El hombre siempre ha usado el número diez como base para enumerar. El número diez representa plenitud. Por lo tanto, el diezmo simbolizaba dar nuestro todo a Dios» (13).

Sin embargo, en respuesta, tales breves asertos y conclusiones no detallados difícilmente son el tipo de documentación requerida en la mayoría de estudios doctrinales denominacionales. ¿Debemos aceptar como válidos otros «ejercicios comunes en muchas sociedades antiguas»? No se ha ofrecido ninguna explicación en relación con el propósito de la narración en Génesis 14, quién era realmente Melquisedec, qué significaba el título de «Altísimo» en aquella época en la historia de Israel, por qué Melquisedec permitió que el rey de Sodoma actuara como su embajador, la naturaleza del diezmo del botín, qué significaba el anuncio de Abraham sobre «Yahvé», si Abraham diezmó o no cualquier porción de sus propiedades personales, por qué Abraham devolvió el restante noventa por ciento al rey de Sodoma, ni por qué una porción tan grande del capítulo trata del rey de Sodoma. ¿Debe el estudioso inquisitivo aceptar simplemente la posición doctrinal sin preguntar?

Narración de Génesis 14.

Anuncios

Para entender correctamente por qué se menciona el diezmo en este capítulo. Dios presenta el incidente en una narración extensa y detallada porque no quería que fuese tomado fuera de su contexto histórico. Tenemos que recordar que el clímax de una narración ocurre al final de la historia, no en la mitad.

Antes de leer el relato, es prudente considerar su principio de interpretación. «En su sentido más amplio, una narración es un relato de sucesos específicos en tiempo y espacio, y de participantes cuyas historias son registradas con principio, parte media, y final…. Demasiado a menudo, los lectores proyectan alguna verdad moral o espiritual sobre un personaje o suceso bíblico, prestando más atención a la lección moral que ven en la narración que a la historia misma. La objeción subyacente a la interpretación de la Biblia de una manera moralista y ejemplar en cada pasaje de la narración es que destruye la unidad del mensaje de la Biblia» (14).

Aproximadamente en el año 2000 a. C., cuatro reyes de ciudades-estados alrededor de los ríos Tigris y Éufrates invadieron el territorio al este del río Jordán y hacia el extremo sur del Mar Muerto. Su líder era Quedarlaomer, de Elam (v. 1). Después de viajar de 700-900 millas hacia el oeste alrededor de la fértil media luna (de Mesopotamia), derrotaron a cinco reyes de otras tantas pequeñas ciudades-estados, que gobernaban a unas pocas millas uno de otro en el extremo sur del Mar Muerto (vv. 2-3).

Después de pagar tributo durante doce años, estos cinco reyes se rebelaron (v. 4). Los cuatro reyes del este regresaron. Avanzando hacia el sur desde Damasco, derrotaron a numerosos reyes de ciudades-estados al este, al sur, y al suroeste del Mar Muerto hasta que llegaron a En-gedi. Esto les colocó como a veinte millas de Salem.

En lugar de avanzar hacia Hebrón, Mamre, y Salem, se volvieron al sur y combatieron contra los cinco reyes (vv. 5-7). Quedarlaomer resultó victorioso nuevamente. Tomó prisionero al sobrino de Abraham, Lot, todos sus bienes, todos los bienes y todas las vituallas de Sodoma y Gomorra, e inició el viaje de regreso a su país (probablemente desandando la ruta hacia el este) (vv. 8-12).

Anuncios

En esa época, Abraham (Abram) vivía cerca de Hebrón, que está situada aproximadamente a mitad de camino entre Salem y Sodoma (vv. 13, 24). Cuando Abraham oyó decir que Lot había sido tomado prisionero, tomó a 318 siervos adiestrados y aliados amorreos y persiguió al enemigo (vv. 13-14, 24). Atacando de noche, derrotó a las fuerzas enemigas, rescató a Lot, y recuperó a todos los cautivos y bienes que habían sido tomados del área de Sodoma y Gomorra (vv. 15-16).

En su viaje de vuelta, Abraham se detuvo justo en las afueras de Salem (que es probablemente Jerusalén). Allí fue recibido por el nuevo rey de Sodoma, que era seguido por Melquisedec, rey de Salem, sacerdote de El Elyon. Melquisedec trajo pan y vino para dar de comer a Abraham y a sus hombres. Luego, Melquisedec bendijo a Abraham (vv. 17-20).

Después, Abraham honró a Melquisedec entregándole la décima parte de todo el botín de guerra que había sido robado de Sodoma y Gomorra (v. 21; Heb. 7:4). El rey de Sodoma insistió en que Abraham conservase el resto del botín para sí mismo y que sólo devolviese las personas que habían sido tomadas prisioneras de su área de gobierno (v. 21). Abraham le dijo al rey de Sodoma que él le había prometido al Señor (Yahvé, Jehová), a quien había reconocido como El Elyon (Dios Altísimo), que no tomaría ninguna parte del botín (vv. 22, 23). Abraham dijo que no quería que el rey de Sodoma se ufanara de haberlo enriquecido (vv. 23-24).

El propósito de Génesis 14 en este libro.

El propósito de este capítulo es demostrar que Melquisedec no proporciona un legítimo fundamento, antes de la ley, que se pueda usar como ejemplo para el cristiano del nuevo pacto acerca de la práctica del diezmo. Aunque mi conclusión es compartida también por muchas denominaciones cristianas, es digno de mención que ésta es la posición original de la Biblia de Referencia Scofield, principales escuelas superiores como el Dallas Theological Seminary, Moody Bible Institute, Wheaton Colege, y autores muy respetados como Craig Blomberg, Lewis Sperry Chafer, Walter Elwell, Theodore Epp, John MacArthur, Charles Ryrie, Charles Swindol, Merrill Unger y John Walvoord. Estos eruditos evangélicos conservadores argumentan que el Melquisedec histórico nunca se usó para validar el diezmo en la ley mosaica bajo el Antiguo Testamento y no puede usarse para validar el diezmo en el Nuevo Testamento después del Calvario. Se demostrará que no hay ningún principio eterno en Génesis 14 que se pueda trasladar más allá del Calvario hasta la iglesia de la actualidad. Existe amplia evidencia de esta posición en los escritos de los autores mencionados anteriormente, escritos que se usan como libros de texto autorizados en muchas escuelas superiores y muchos seminarios en la actualidad.

Para entender la relevancia del diezmo a partir de esta narración, primero es necesario dejar de usar como textos de prueba los versículos 18-20 fuera de su contexto histórico, e interpretar el capítulo entero con sólidos principios de interpretación. Es extraño que, aunque algunos conservadores como Jerry Falwell, John Hagee y las personalidades de TBN que apoyan el diezmo aceptan la escatología dispensacional, rechazan los principios dispensacionales sobre el dar.

El diezmo de Abraham era del botín de guerra, no de sus propiedades personales.

14:16 Así recuperó todos los bienes, y también rescató a su sobrino Lot, junto con sus posesiones, las mujeres y la demás gente.

14:20 Y le dio el diezmo de todo.

Heb. 7:4 Consideren la grandeza de ese hombre, a quien nada menos que el patriarca Abraham dio la décima parte del botín.

Claramente, el diezmo de Abraham fue de los despojos, el botín de guerra, que había sido tomado de Sodoma y Gomorra. No fue de la (futura) tierra santa de Israel, ni de los alimentos y rebaños de la (futura) tierra santa prometida; es decir, no se ajustaba a la descripción de los diezmos como están delimitados bajo la ley mosaica (véase el capítulo uno). Tampoco sostenía su diezmo un verdadero sacerdocio levítico que había abandonado la propiedad de la tierra para servir a Yahvé.

Como cabeza de su casa, Abraham era él mismo sacerdote y, como tal, construía altares y adoraba a Dios directamente (Gén. 12:7, 8; 13:4, 18; 15:9-18). No necesitaba un sacerdote como Melquisedec para que intercediera por él delante de Dios. Como los líderes árabes de clan en nuestro tiempo, como sacerdote de su familia hacía contribuciones directas de caridad para los pobres mientras servía a Dios durante sus viajes nómadas. Una correcta exégesis debería comenzar la discusión del versículo 20 por lo menos en el versículo 16, en vez de en el versículo 18, y continuar más allá del versículo 20, por lo menos hasta el versículo 21.

Acerca Dr. Russell Earl Kelly

También Revise

Mensajes Cristianos .. Transformación interior - Gran valor

Discipulado Nº 24 – Transformación interior – Gran valor

Mensajes Cristianos.. Discipulado.. Dios ha estado trabajando en nuestro interior, moldeandolo, porque somos valiosos y amados por Él, lo hace porque al final..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *