Inicio / Estudios Biblicos / Dones de poder

Dones de poder

Estudios Biblicos

Entramos ahora a ver la tercera clasificación de los dones y esta es: Los dones para actuar con poder sobrenatural: Fe, Milagros y Sanidades. En estos 3 predomina el don de FE. “Y si tuviese toda la fe, …”  El versículo completo dice:

1 Corintios 13:2.

Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de la misma manera que los demás, y no tengo amor, nada soy”.

DON DE FE.

Es muy importante hacer diferencia, entre las clases de fe:

  • La fe que todo ser humano tiene por naturaleza (aún los incrédulos).
  • La fe en Cristo que salva.
  • La fe en las promesas de Dios.
  • La fe como un Don sobrenatural del Espíritu Santo.

Hebreos 11:1 – “Ahora bien, la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve“.

La palabra Fe viene del latin “fidere”, que significa “confiar”, Hebreos 11:1 define esta palabra que  tiene “resultados visibles”, es una fe la que capacita al hombre de Dios a realizar toda clases de milagros.

Tener fe es tener la plena seguridad de recibir lo que se espera, es estar convencidos de la realidad de cosas que no vemos.

El Don de Fe es dado por Dios, en forma sobrenatural por la acción del Espíritu Santo, es una fe en lo que parece imposible, por medio de éste don veremos las sobre naturalidades de Dios obrando poderosamente.

La fe a menudo trata con el futuro, lo invisible y las cosas que no son físicamente posibles.

El Don de Fe, es la dotación especial dada a una persona que Dios llama a que de pasos de acción imposibles, debido a lo que Él le ha hablado. Dios vacía cualquier duda de nosotros sobrenaturalmente, y nos llena con la fe especial que nos capacite para lograr Sus propósitos a pesar de toda circunstancia contraria y contradictoria en la vida.

El Don de Fe es una dispensación especial de fe que Dios concede al creyente lleno del Espíritu cuando la tarea que le ha dado a éste requiere una fe más que ordinaria o general. Esta Fe fuerte y ferviente, superior a toda imaginación humana, se produce a fin de que Dios pueda realizar grandes milagros.

El creyente no la posee de manera permanente, sino que se manifiesta a través de el, cuando surge una necesidad, según el momento y el lugar dispuesto por el Espíritu  Santo. El Don de Fe tiene una función que es muy superior a la de la fe general.

La fe general crece como resultado de alimentarse en la Palabra, siendo ejercitada a través de las circunstancias de la vida.

Ésta, puede desarrollarse hasta un grado muy alto. No obstante, el Don de Fe tiene una función superior hasta llegar al grado más elevado de la fe general.

Algunos traductores se refieren al Don de Fe como “fe especial”. Esto indica una fe otorgada por el Espíritu Santo para satisfacer nuestra necesidad en circunstancias especiales y extenuantes.

Esto sugiere además que el Don de Fe no reside permanentemente en algún creyente, sino más bien que cada manifestación es un Don de Fe separado. Un episodio en la vida de Elías ilustra esto. Él declara al Rey Acab que no habrá lluvia hasta que él diga la palabra, y que volverá a llover únicamente cuando él lo diga:

1 Reyes 17:1 “Entonces Elías tisbita, que era de los moradores de Galaad, dijo a Acab: Vive Jehová Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra”.

Elías Controló El Tiempo Con Su Palabra. “…no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra… y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses” (1 Reyes 17:1; Santiago 5:17).

Su Don de Fe produjo el cumplimiento milagroso de esa profecía.  Por el contrario, esta fe extraordinaria escaseó cuando Elías se sentó debajo del enebro con mucho miedo, desanimado y deseando la muerte. El Don de Fe no era necesario en ese momento:

1 Reyes 19:4  “Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se envió debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres”.

El no había perdido su fe general en Dios o Su Palabra. Su propia fe fue fortalecida cuando Dios le dijo que tenía otros 7 mil seguidores fieles en Israel.

Dios desea que tu sepas que puedes ministrar con confianza, sabiendo que se hacen demandas especiales sobre su persona, Él le dará sobrenaturalmente una fe especial para que pueda cumplir Sus propósitos.

¿Cómo Opera El Don De Fe? 

El Don de Fe parece operar de manera pasiva, pero esto no siempre es así. La protección de Daniel de los leones, lo cual, es un ejemplo pasivo del Don de Fe. Contraste esto con el caso cuando Sansón mató al león, el cual, es un ejemplo del Don de Operación de Milagros.

Este don requiere del envolvimiento activo del hombre en la manifestación del poder de Dios. Esta impresión de que el don de Fe funciona pasivamente, se debe a que a menudo opera en cooperación con dones más dramáticos (la Operación de Milagros, los Dones de Sanidades, etc.).

El Don de Fe también opera a través del hablar las palabras de mandato y de fe: “…Creí, por lo cual hablé”  2 Corintios 4:13. Escrito está: “Creí, y por eso hablé” Con ese mismo espíritu de fe también nosotros creemos, y por eso hablamos.

Acerca Moreiba Cabrera

Soy Moreiba Cabrera, pastora principal de la iglesia Nueva Vida de Madrid.

Revise también

Mensajes Cristianos - La iglesia en crisis

El cristiano y sus problemas – Parte 1

Estudios Biblicos.. El creyente afronta problemas que hacen que su vida espiritual baje. Estudiemos la Biblia para que no seamos engañados y para que veamos la Biblia como Dios desea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *