Inicio / Mensajes Cristianos / Sanidad interior: ¿Quieres ser libre? Parte I

Sanidad interior: ¿Quieres ser libre? Parte I

Mensajes Cristianos

Si estamos dispuestos a ser sinceros con nosotros mismas, a mirarnos tal como somos y como estamos sin ponernos mascaras de cristianos, que decimos que estamos bendecidos y vivimos en victoria cuando esto no es verdad, podemos recibir hoy la sanidad interior en nuestro corazón que tanto necesitamos para vivir una vida plena en el Espíritu.

Salmo 139:13-16 «Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre. 14 Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien. 15 No fue encubierto de ti mi cuerpo, Bien que en oculto fui formado, Y entretejido en lo más profundo de la tierra. 16 Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas
Que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellos

Hoy nos confrontaremos a la misma verdad de lo que somos, teniendo necesidad imperiosa de que Dios obre a través de su Espíritu Santo y se manifieste en nuestro ser interior con gran poder y gloria; nos enfrentamos como hijas de Dios heridas, frustradas, doloridas, angustiadas, llenas de incertidumbres y temores, sintiéndonos fracasadas y muchas veces incapaces de pedir ayuda o avergonzándonos por pedirla, o por el que dirán.

Anuncios

De esto vamos a tratar en este día de “Sanidad Interior” que es buscar con la guía del Espíritu Santo la raíz de las diferentes situaciones que nos están provocando daño en nuestro interior, aunque no se descarta cualquier otro método que podamos usar, como puede ser una ayuda medica o psicológica, cosa que algunos cristianos resiste lo cual no debería ser así; Dios es quién guiará con su Espíritu Santo para la búsqueda de la sanidad completa de nuestra alma.

Cuántos de nosotros hemos sentido que se presentan situaciones conflictivas e insatisfactorias una y otra vez en nuestras vidas y luchamos por resistirlo, pero vuelve y se repite los mismos conflictos, los cuales no podemos, ni sabemos como superarlos, perdiendo muchas veces las ganas y las fuerzas para volverlo a intentar.

Muchas personas hablando y mostrando lo que no son ni lo que sienten, cuando se les preguntan como están sus respuestas son: “Estoy bien, estoy bendecido” y con estas respuestas quieren y esperan sentirse felices y sin problemas, pero muy dentro de ellos saben que hay un gran conflicto interior que no pueden solucionar.

2 Corintios. 3:18Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor”.

Anuncios

En los mensajes cristianos y predicas cristianas encontramos que el Señor nos dice que somos transformados de gloria en gloria para ir siendo conformados a su imagen y semejanza, esto es un proceso en nosotros paulatino como es la santificación en el creyente que va día a día siendo transformado por el Espíritu de Dios, penetrando y renovando todo nuestro ser interior, es por esto que creemos que toda nuestra vida pasada tiene que ser sanada.

Al “estar en Cristo”, necesitamos estar limpios y sanados de todas nuestras dolencias, marcas, sufrimientos, fracasos, traumas, temores, necesitamos ser sanados no solo para vivir una vida plena, sino para ser usado como un instrumento santo para la gloria de Dios y Él se glorifique a través de nuestras vidas.

En los mensajes cristianos y predicas cristianas encontramos que la palabra de Dios nos dice: (Isaías 53:4-5) que Jesús llevó todos nuestros pecados y rebeliones, todas nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores; y es allí a donde nosotros tenemos que dejar y pasar todas nuestros cargas, pecados y dolencias por la Cruz del calvario, donde Cristo hizo su sacrificio perfecto por nosotros.

En los mensajes cristianos y predicas cristianas encontramos que Cristo pagó un precio muy alto por cada una de nosotros; no para que vivamos atados, atemorizados, sino para vivir en la libertad que Él pagó por nosotros.

En los mensajes cristianos y predicas cristianas encontramos que sanidad interior significa tener que volver a remover situaciones y vivencias dolorosas que pueden estar escondidas en nuestra mente de manera inconsciente o no, provocando hasta el día de hoy dolor, angustia, trastornos y sufrimientos como una herida interna no limpia y sanada, infectada que produce mas dolor, olor y podredumbre mientras no es tratada; aunque externamente podamos o no notarlo.

Anuncios

Si verdaderamente cada una de nosotros queremos ser sanados de todas nuestras dolencias, debemos abrirnos al obrar del Espíritu Santo para que él remueva toda suciedad que está en nuestro interior; si es que se quiere lograr verdaderamente una sanidad y un restablecimiento total en nuestras vidas, es necesario remover desde la raíz de los problemas y conflictos que han herido nuestro corazón y han marcado nuestras vidas; estas heridas no sanados, que están causando los diferentes síntomas y trastornos en nuestras vidas como puede estar afectando nuestro carácter, actitudes, pensamientos o acciones.

En los mensajes cristianos y predicas cristianas encontramos que sanidad interior es una herramienta que podemos usar para ayudarnos a dejar de llevar marcas, traumas, heridas y cargas inútiles que producen sufrimientos e insatisfacciones en nuestra vida actual y llegar a tener una relación mas plena en Dios, con los que nos rodean y con nosotros mismos.

Lo primero que hace Dios es sanar lo que le permitimos que Él haga o sea todo lo que nosotros nos abrimos al obrar del Espíritu Santo, si no queremos abrir algunas de las habitaciones de nuestra casa y dejar penetrar la luz del Espíritu Santo, no podrán ser limpiadas esas áreas en nuestras vidas.

En los mensajes cristianos y predicas cristianas encontramos que la falta de sanidad interior en nuestras vidas, muchas veces obstaculiza el camino de bendición y de victorias que podemos transitar y obtener desde que Jesús nos hizo libres en la cruz del calvario. Sanidad Interior no significa olvidar todos los sucesos conflictivos traumáticos de nuestras vidas, sino la sanidad en cuanto a las heridas, traumas, marcas, cicatrices que han dejado en nuestro corazón.

Conozcamos pues, como hemos sido formados por nuestro creador y hacedor, para comprender que Él conoce por excelencia nuestro cuerpo y puede llegar hasta lo más profundo de nuestra alma, cuerpo y espíritu, para darnos la sanidad integral que tanto necesitamos.

El hombre un ser tripartito:

Está formado de “CUERPO-ALMAY ESPÍRITU” (1 Tesalonicenses 5:23-24) . Nosotros somos hechura de Dios formados a su imagen y semejanza, somos la obra perfecta de Dios, la máxima expresión de poder y sabiduría divina demostrado en la creación del hombre, (Efesios 2:10) Dios nos formó a su imagen y semejanza haciéndonos a cada una de nosotros un ser único y especial (Génesis 2:7) Dios formó al hombre del polvo de la tierra y soplo en su nariz halito de vida y fue el hombre un ser viviente; por ello es que podemos decir que el espíritu es de Dios, provino de Dios, se mantiene para Dios y regresará a Dios, Dios derramó de su Espíritu en nosotros para ser participantes de su naturaleza divina (2 Pedro 1:4).

Sanidad interior abarca una sanidad integral o sea “cuerpo, alma y espíritu”, solo Dios que es nuestro creador y formador es el que puede hacer una sanidad integral en nuestras vidas, solo Él nos conoce desde antes de nacer y su propósito es que todo nuestro ser sea santificado, porque Él necesita nuestras vidas limpios y sanas para usarnos como un instrumento santo para la gloria de su nombre.

CUERPO: Es lo que se relaciona con el mundo físico, en el se ubica todas las sensaciones, (vista oído, olfato, tacto, gusto).

ALMA: En Griego significa psiquis, aliento o viento; así como la sangre representa la vida carnal, el aliento representa el elemento espiritual de la vida; el alma se relaciona con la mente, el alma es el recinto de la personalidad es decir el intelecto, emociones, y voluntad.

ESPÍRITU: Se relaciona con el mundo Espiritual, y en el mora el Espíritu de Dios tenemos comunión con Dios a través de su Espíritu, también abarca la conciencia y la intuición o sea que solo a través del espíritu podemos llegar a ser participantes de la naturaleza divina de Dios (Romanos 8:14-16); solo en la obediencia al Espíritu de Dios nos convertimos en hijos espirituales.

Conociendo nuestra mente:

Cada una de nosotros sabemos que fuimos libertadas por el sacrificio en la cruz por el Señor Jesucristo, (Isaías 53:4-5), allí el nos dio la salvación, pero no así la sanidad completa esto es una sanidad que se va completando paulatinamente en nosotros (2 Corintios 4:16), no porque Él no lo haya hecho sino porque nosotros no lo recibimos en su totalidad.

La mente es el habitáculo donde se guardan todos nuestros recuerdos sean buenos o malos; nuestras vivencias e imágenes.

La mente trabaja en tres áreas, las cuales son:

CONSCIENTE: Actividad de lo que sucede en este tiempo, en este momento y en estas situaciones conflictivas actuales, es cuando los acontecimientos son recientes, están aun frescos y es fácil de recordar.

SUB-CONSCIENTE: Es lo que sucede a mayor tiempo cuando nos cuesta recordar, y se nos hace difícil traer a memoria.

INCONSCIENTE: Allí están acumulados y ocultos todos los pensamientos e imágenes de largo tiempo, este es un proceso de olvido pasivo y también hay otro proceso que se llama olvido activo, es lo que guardamos y reprimirnos para que no afloren a nuestra conciencia.

En la segunda parte de este mensaje seguiremos viendo las áreas que podrían afectar y dañar nuestras vidas; las cuales pueden ser sanados por el poder del Espíritu de Dios si tu le sigues permitiendo a Él trabajar en tu interior.

© Reenier Gonzalo Prado. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Mensajes Cristianos

Acerca Reenier Gonzalo Prado

Amante de la palabra de Dios y nuestro Señor Jesucristo. Mi pasión es redactar mensajes cristianos para evangelizar a las naciones.

También Revise

Mandamientos... Predicas Cristianas

Jehová tu palara es verdad

Mensajes Cristianos... Un seguidor de Cristo se santifica al creer y obedecer la palabra de Dios. Las escrituras nos mueven a confesar, renuevan nuestra relación con Dios y..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *