Inicio / Estudios Biblicos / El Día de la Premiación Celestial

El Día de la Premiación Celestial

La intención clara de este texto es recordarnos que si bien la salvación genuina no se pierde, pues es don de Dios, el hecho de no disfrutar de los galardones eternos es una gran pérdida para muchos creyentes.

¿Cómo entender esto? “Como un constructor cuyo edificio, no el fundamento, es consumido por el fuego, se escapa, pero con la pérdida de su obra” (Alford). “O como el mercante náufrago que, aunque ha perdido su mercadería, se salva, aunque tiene que sufrir los rigores de las ondas” (Bengel). ¿Cómo se presentará delante del “Tribunal de Cristo?”.

Anuncios

III. EL TRIBUNAL DE CRISTO TRAERÁ CONSIGO EL MÁS INDESCRIPTIBLE GOZO DEL TRABAJO REALIZADO

1. Hay una obra que permanecerá (vers. 14ª)

Una de las satisfacciones que más disfrutamos en la tierra tiene que ver con la coronación de las metas concluidas. Cuando un atleta sube al podio de los triunfadores para ser galardonado, nada supera su gozo que el momento cuando el juez pone sobre su cuello la medalla del triunfador. Este texto nos manifiesta esta verdad.

Pablo da por sentado que para muchos, el tribunal de Cristo será la gran fiesta de la premiación. Ninguna gloria humana será comparada con aquella gloria celestial. Usted no tuvo que haber desarrollando las mejores condiciones físicas para poder ser coronado, sino las mejores condiciones espirituales, vista en una vida de fidelidad.

Anuncios

Si en uno se premia la constancia de la disciplina física, acá se premiará la constancia de mi amor por el Señor. El creyente genuino sabe que sus obras sobre el cual ha venido sobreedificando su vida permanecerá. Los temores acerca de ese día de la premiación quedan disipados cuando al recorrer el largo caminar con el Señor, descubre que en lo poco ha sido fiel. Así que debo llegar a ese momento confiado que aunque el fuego probará mis obras, al final permanecerán. Ese será mi mayor gozo.

2. Habrá una recompensa (vers. 14b)

El tribunal de Cristo será para entregar los premios divinos. El Señor honrará a los suyos por las cosas que hayamos hecho. Hay muchas coronas que los hombres anhelan en la tierra. En el campo de la belleza, las mujeres de todo el mundo compiten por la corona que le convertirá en la mujer más bella del mundo. En las disciplinas deportivas, el anhelo más grande son los trofeos, medallas y coronas que los hacen acreedores como los mejores del mundo.

El creyente subirá también al estrado para recibir el galardón por el trabajo hecho. Pero la diferencia entre los que compiten en el mundo por una corona y los creyentes que aguardan sus galardones es que esos premios fenecen, se corrompen, mientras que los galardones celestiales son incorruptibles.

Observe las coronas que nos esperan: La corona incorruptible por la fidelidad a Dios (1 Corintios 9:25). La corona de vida para los que sufren y superan la tentación (Santiago 1:12). La corona de gozo, la que se otorga por ganar almas (1 Tesalonicenses 2:19). La corona de justicia para los que esperan su venida (2 Tim. 4:8). Y la corona de gloria, entregada a los ministros que dirigen en el rebaño (1 Pedro 5:4). ¿Cuál de estas coronas será su recompensa?

Anuncios

CONCLUSIÓN:

Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo” (2 Corintios 5:10). ¿Cuál será nuestra evaluación al estar allí? ¿Será un tiempo de celebrar o será un tiempo de llorar? ¿Recibiremos nuestros galardones o nuestras obras se quemarán?

Así que “cada uno mire cómo sobreedifica”. El día de rendir cuentas se acerca. El Señor viene pronto y sus galardones con él (Apocalipsis 22:12). Esto es una de sus promesas. Ojalá que ese día escuchemos las dulces palabras: “Bien buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor”. ¿Seré hallado fiel ese día?

© Julio Ruiz. todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Estudios Biblicos

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Estudios Biblicos... Nuestras armas Espirituales

Ministrando liberación del alma – Parte II

Estudios Biblicos... Las armas de Dios para nosotros son poderosas y por lo tanto suficientes. Las armas espirituales se liberan por medio de la...

3 comentarios

  1. Hermano Julio, Dios me lo siga bendiciendo.

    A pesar de que tambien contribullo en este medio, me complace en el señor al leer estudios biblicos de esta indole.

    Es una bendicion poder contar con obreros de alto rango.. para edificar nuestra vida por medio de la enseñanza.

    Dios es fiel y claro que estaremos alli para recibir nuestro galardon.. es nuestra meta como creyentes. Bendiciones

  2. excelente mensaje hermano, Dios les siga dando sabiduria y discernimiento de su palabra. bendiciones!!!

  3. Pastor Basiloio Chimbolema

    Que Dios te bendiga hermano pastor, desde Ecuador saludos, siga en su ministrio su publicación si mi ayuda para tener mas claro sobre el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *