Los 4 mundos de Perdición – Parte 1

Estudios Biblicos

Estudios Biblicos Lectura Biblica: Juan 8:32

Introducción

Los siguientes estudios bíblicos tendrán como propósito, introducir la forma de los mundos de la carne. El mundo a la vista, tanto de creyentes en Cristo como incrédulos, es muy atractivo, seductor y tentador.

El príncipe de todas las cosas, Satanás, se viste de lana y de la más fina. Sin embargo, en su interior está lleno de alambres de púas listo para lastimarnos gravemente, atrayéndonos en esas trampas de atracción fatal.

Es por ello que cuando no estamos firmemente cimentados en la roca que es Cristo, este mundo ofrecerá todo tipo de satisfacciones carnales destructivas. Estas satisfacciones o placeres, las presenta la palabra de Dios como Pecados.

La primera tentación se puede observar desde el Génesis, cuando Eva fue seducida por el amo de mentira. La palabra manifiesta que, a los ojos de Eva, el fruto parecía bueno y agradable (Génesis 3: 6). Al igual que en antiguo tiempo, las tentaciones a nuestros ojos parecen ser de buen proceder, y codiciables.

Podemos observar en el mundo, una simple frase que es denominador común del pecado: la esclavitud a las obras de la carne. También los cristianos tenemos la capacidad para escoger hacer algo que no es característico de ello, esto es andar “conforme a la carne”. Esta es la única forma de separarnos espiritualmente y morir (Romanos 8:12-13).

Concepto de Mundo

¿Por qué escoger mundo? Pues esta es una palabra con tres concepciones principales dentro de la palabra de Dios. El Estudio bíblico del evangelio de hoy, nos muestra las principales tentaciones que se encuentran en el concepto de Kosmos.

Si se investiga ampliamente, la etimología del vocablo proviene del griego y significa un mundo adornado, decorado, con belleza y simetría. Sin embargo, este adorno o belleza vino a representar algo opuesto totalmente al cielo.

La palabra de Dios describe este vocablo como algo alejado, opuesto a Dios, que descansa sobre el poder del mal. Es decir, a simple vista, el mundo solo es un adorno, algo que muestra belleza sin comparación. Sin embargo, cuando nos damos cuenta, puede que sea tarde y no haya perdón o remisión de pecados. Esto se presenta como parte de la naturaleza carnal y pecaminosa de todo ser humano. La misma se encuentra en contraposición de la naturaleza espiritual, la cual sigue a la santidad en Dios.

El Espíritu opuesto a obras de la carne

Cuando caminamos en el evangelio, el Espíritu Santo nos discierne que no lo hagamos. (Pero si por el espíritu hacéis morir las obras de la carne). Pero la antigua forma pecaminosa se resiste a obedecer los mandamientos de obediencia del espíritu.

Debemos trabajar sin descansar para que viviendo en santidad, demos muerte a cualquier pecado carnal en cada corazón creyente, tanto en palabras como en obras. Es algo sumamente complicado por las dos naturalezas opuestas, aunque nuestro esfuerzo sea máximo. Pero estas palabras son un buen resumen del camino y el proceso de satisfacción (crecer en santidad) en la vida con Cristo.

Pablo nos recuerda que solo alcanzaremos la victoria por el Espíritu de Dios y por el poder de Cristo.

Teniendo claro todo lo anterior procederemos a mencionar que pecados invadirán nuestra humanidad carnal, la susceptible a pecar, que es nuestra primera naturaleza. En Gálatas, Pablo hace una mención completa de todos los pecados de la carne. Si los agrupamos por esencia de pecado, se puede ver que ellos constituyen mundos, esferas de agrupación en el mundo actual. Las mismas pueden abarcar todo el ser o conducirlo a nuevos mundos carnales de tentación.

Se han separado así, porque constituyen esferas sociales separadas, o bien, la una lleva a la otra. Tanto en la antigua forma de ver la vida como en la actual, han constituido pecados graves, fuertes, con consecuencias irremisibles.

El primer mundo a analizar en este estudio bíblico se ha denominado el mundo sexual. Está basado en Gálatas 5: 19. Todos estos mundos obedecen fielmente a la primera naturaleza pecaminosa del ser humano, que son las obras de la carne.

El mundo sexual, el primer mundo de perdición carnal

El texto base de todos estos mundos, o la interpretación de este estudio bíblico, se encuentra en la carta paulina a los gálatas. Gálatas 5:19 establece con claridad este primer mundo y sus cuatro formas tentativas del ser.

Al momento de la creación, Dios nos creó a su imagen en espíritu y verdad. Sin embargo, al hombre, le dio una compañía idónea para poder sojuzgar la creación que había hecho solo días antes. Esta creación en semejanza espiritual, fue hecha con características únicas de cada ser. Por ello, la sexualidad es una de las diferencias que nos caracterizan.

La sexualidad ocupa un lugar alto en nuestras vidas, sobre todo en estas épocas. Estudios realizados en una universidad de Estados Unidos arrojó que el hombre piensa en sexo, en promedio, 19 veces al día. En cambio, las mujeres lo hacen unas 10 veces. Teniendo un lugar preeminente dentro de los pensamientos, es muy comun pecar si no se cuenta con una integridad espiritual.

Acerca Pastor Hernández

José R. Hernández; educación cristiana: Maestría en Teología. El Pastor Hernández y su esposa son ciudadanos de los Estados Unidos de América.

También Revise

Los Cuadros de Jesús - Parte I .. Estudio Biblico

Los Cuadros de Jesús – Parte XI

Estudios Bíblicos; Jesús, el conquistador de la muerte. La resurrección de Jesús es el corazón y alma de la vida cristiana. Como Pablo lo dijo: Si Cristo..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *