Inicio / Mensajes Cristianos / El afán y la ansiedad: dos armas diabólicas

El afán y la ansiedad: dos armas diabólicas

Mensajes Cristianos… Predicas Cristianas

Mensajes Cristianos: El afán y la ansiedad: dos armas diabólicas

Texto: Lucas 12:22-31

Introducción

Generalmente siempre asociamos como armas que el diablo utiliza para destruir la vida de las personas a los vicios, los placeres, las contiendas, la violencia, etc.

Pero pasamos por alto dos armas que Satanás utiliza con mucha sutileza y con mucha efectividad contra los hijos de dios: el afán y la ansiedad.

Satanás sabe perfectamente que un cristiano afanado y con el corazón lleno de ansiedad es un cristiano que no se congrega, es un cristiano que no tiene tiempo para orar, que no tiene tiempo para leer la biblia, no tiene tiempo para su familia.

Satanás por medio del afán y la ansiedad vuelve esclavo a una persona, esclavo del trabajo, esclavo de los compromisos sociales, esclavo de los quehaceres domésticos, etc.

Y al igual como lo hicieron los egipcios con el pueblo de Israel, por medio de esa esclavitud nos amarga nuestra vida (Éxodo 1:13-14)

¿Cómo podemos neutralizar esas armas que el enemigo usa en contra de nuestra vida para robarnos el gozo y la paz?

I) Primeramente reconociendo que ese estilo de vida no agrada a Dios (Lucas 12:22 y 29)

Nuestro señor Jesucristo nos lo dejo como un mandato para cada uno de nosotros: no os afanéis, no os preocupéis ni estéis en ansiosa inquietud. El señor no quiere hijos afanados, angustiados, atribulados, sino hijos que aprendan a confiar y descansar en el, en su provisión, en su poder.

II) Confiemos que si Dios cuida hasta de los más pequeño de su creación ¿cómo no tendrá cuidado de nuestras necesidades? (Lucas 12:24 y 27-28)

Si Dios provee de sustento a todo ser viviente de su creación, aún de los más pequeños, y tiene cuidado de las flores del campo y de la hierba, ¿cómo no tendrá cuidado de cada uno de nosotros que somos su máxima creación, que somos su obra de arte?  Dios creó los animales y las plantas con su voz, pero creo al hombre con sus manos, a su imagen y semejanza, el conoce lo que necesitamos, somos su creación.

Tenemos que confiar en sus promesas, tenemos que confiar en su cuidado, tenemos que confiar que si el nos ha dicho que nada nos faltara.

III) Reconozcamos que con ansiedad y con afán no vamos a vivir mejor (Lucas 12:25-26)

A muchas personas Satanás les ha hecho creer que con mucho afán van a poder vivir mejor, pero el señor nos hace comprender que afanándonos y preocupándonos no podemos cambiar ni las cosas más pequeñas de nuestra vida.

Tenemos que reconocer que el afán y la ansiedad pertenecen al reino de lo material, al reino de este mundo, las personas que forman parte del reino de este mundo viven afanadas, preocupadas, angustiadas, tratando de resolver sus problemas con sus fuerzas, con su capacidad.

  • Pero nosotros no somos del reino de este mundo (Juan 17:13-16)
  • El afán y la ansiedad son el estilo de vida del mundo (Lucas 12:30 a)

Conclusión:

¿Cómo debemos de vivir entonces nosotros los hijos de Dios?

  • Confiados que Dios conoce nuestras necesidades (Lucas 12:30 b)
  • Buscando el reino de Dios primeramente (Lucas 12:31)

© Oscar Alberto Flores

Acerca Oscar Alberto Flores

Pastor de Tabernáculo Bíblico Bautista Amigos de Israel de Santo Tomas desde el año 2009, graduado en el Seminario Teológico Bautista de El Salvador, y ordenado al pastorado, poseo un blog de bosquejos de sermones y estudios bíblicos llamado El Blog del Pastor Oscar Flores (https://pastoroscarflores.wordpress.com/) en el cual siempre estoy agregando nuevos bosquejos que espero que sean de bendición para sus vidas y para sus ministerios. Whatsapp: +503 6313-7669, email: pastoroscarflores@gmail.com

Revise también

Devocionales Cristianos... El gozo del zapatero remendon

El patrón generoso y el siervo egoísta

Mensajes Cristianos... Recordemos aquel versículo que dice: hagamos bien a todos según tengamos oportunidad y mayormente a los de la familia de la fe.

Un comentario

  1. Alfredo Rodríguez

    Dios te bendiga. Gracias por ese aporte tan bueno para mi vida y para la vida de mi iglesia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *