Inicio / Mensajes Cristianos / La decision de confiar

La decision de confiar

Mensajes Cristianos

Jeremías 17:5 (RVR1960) “Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová“.

Este es una pasaje que en ocasiones es mal interpretado, en que sentido es mal interpretado, en creer que Dios nos está diciendo aquí que no podemos confiar en nadie, en ninguna persona, pero realmente no es así, no es eso lo que quiere decir el Señor.

En que sentido se debe confiar en el hombre, por ejemplo yo confío en mi esposa, confío en que ella me será fiel.

En la vida debemos tener una cierta confianza en las demás personas, es muy difícil vivir la vida desconfiando de todo mundo.

  • Debemos tener confianza en cuanto a relaciones personales.
  • Pero ojo, debemos saber y tener muy claro que el hombre falla.
  • ¿En qué sentido no debemos confiar en el hombre?

Hay que analizar lo que estaba pasando en este tiempo que se escribe este pasaje, el pueblo estaba en cautiverio por el pueblo asirio y en ese contexto Dios le dice al pueblo de Israel que no se apoyaran en ningún otro pueblo, que no estuviera sus esperanzas en que otro pueblo pudiera ayudarlos, ahí Dios les dice malditos si confían en la ayuda de otro pueblo.

Así que lo que Dios está diciendo es que no debe estar nuestra confianza en ningún hombre ni siquiera en nosotros mismos como si fuera suficiente para ayudarnos, debemos reconocer que Dios es en el único que deben estar nuestras esperanzas, en nadie más.

Salmos 118:8-9 (RVR1960) “Mejor es confiar en Jehová Que confiar en el hombre. 9 Mejor es confiar en Jehová Que confiar en príncipes. O gente importante o poderosa“.

  • La gente se apoya en un político.
  • La gente se apoya en las autoridades.

Pero nuestra confianza por encima de todo debe ser Dios. Yo confío en mi esposa pero mi hermano por encima de eso mi confianza debe ser Dios que guardara nuestro hogar.

Confiamos en el Señor, nuestro apoyo debe ser el, no podemos apoyarnos en nada ni nadie como si de ellos dependiera nuestra ayuda.

Salmos 121:1-5Levanto la vista hacia las montañas, ¿viene de allí mi ayuda? 2 ¡Mi ayuda viene del Señor, quien hizo el cielo y la tierra! 3 Él no permitirá que tropieces; el que te cuida no se dormirá. 4 En efecto, el que cuida a Israel nunca duerme ni se adormece. 5 ¡El Señor mismo te cuida! El Señor está a tu lado como tu sombra protectora. 6 El sol no te hará daño durante el día, ni la luna durante la noche. 7 El Señor te libra de todo mal y cuida tu vida. 8 El Señor te protege al entrar y al salir, ahora y para siempre“.

De manera que podemos confiar en las personas, claro que sí pero no hasta el punto que pensemos que nuestra ayuda, protección o sustento vienen de ellos o por mi fuerza puedo lograrlo, no podemos permitir que nuestro apoyo sea el hombre y a causa de eso nos apartemos del Señor.

Hay maldición para el hombre que se apoya en el hombre y confía en él como si fuera su Dios. No podemos hacer del hombre un Dios.

Humanismo

Es lo que hace el humanismo, te vende la idea que en ti está el poder, que en ti está la fuerza, el super hombre. Eso dicen los humanistas, hacer del ser humano un Dios. Y no necesita de nadie más. Pero está bajo maldición. Pero al pensar de esa forma está cayendo en un estado de maldición.

Salmos 20:7 (LBLA) “Algunos confían en sus carros de guerra, otros confían en sus caballos, pero nosotros sólo confiamos en nuestro Dios“.

Que hermosa confesión de fe, algunos se apoyan en sus fuerzas, otros en lo material, otros en un familiar que tiene dinero pero nosotros debemos confiar en Dios.
Y sigue diciendo el pasaje. Mire la maldición.

Jeremías 17:6 (RVR1960) “Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada“.

Tremendo a lo que compara el hombre que tienen en el hombre sus esperanzas.

Usted sabe lo que es una retama, la retama es un arbusto espinoso que crece en el desierto, que no da fruto y no sirve para nada. Habita en lo seco y deshabitado.

Jeremías 17:6Son como los arbustos raquíticos del desierto, sin esperanza para el futuro. Vivirán en lugares desolados, en tierra despoblada y salada“.

Pero miremos lo que sigue, porque este pasaje hace una clara distinción entre el hombre que confía en las fuerzas del hombre y el que confía y se apoya en el Señor.

Jeremías 17:7 (RVR1960) “Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová“.

Hay algo interesante aquí, dice bendito el que confía en Jehová y su confianza es Jehová. En otras palabras bendito el que confía en Jehová y él que permanece confiando en Él.

Ejemplo. El alpinista.

¿Que es confiar?

La palabra hebrea para confianza indica arrojarse hacia delante o hacia un objeto a fin de descansar sobre él. Es como si estuviéramos de espalda y decidieramos dejarnos caer hacia atrás esperando que alguien nos reciba.

Confiar no es un sentimiento, es una decision

A veces creemos que confiar es un sentimiento, no es así, es una decision, es lanzarnos y esperar que el nos sostiene. No es si nos sentimos bien confiamos y si nos sentimos mal entonces ya no podemos confiar. Sencillamente debemos confiar, apoyarnos en Él.

Hebreos 10:35 (NTV) “Por lo tanto, no desechen la firme confianza que tienen en el Señor. ¡Tengan presente la gran recompensa que les traerá!

Una persona que confía en Dios es alguien que corre hacia Él.

En la primera parte veíamos que alguien que confía en él hombre es alguien que se aparta de Dios. Pero alguien que confía en el Señor es alguien que corre hacia Él, le busca, se lanza hacia el porque sabe que el le sostendrá.

Salmos 9:10 (RVR1960) “En ti confiarán los que conocen tu nombre, Por cuanto tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron“.

Muy importante esto, no podemos confiar en Dios si antes no conocemos a Dios, necesitamos conocerlo a Él.

Jeremías 17:8 (RVR1960) “Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto“.

Que bendición tan grande está. Dice la palabra que el hombre que confía en el Señor es bendito. Pero porque, cual es la bendición especial que tiene. Hace una comparación con un árbol que está sembrado junto a corriente de aguas y así vengan momentos de sequía este árbol los pasará como si no estuvieran.

Confiar en Dios no es sinónimo que nada malo vendrá

No podemos pensar que si confiamos en Dios es garantía que no vendrán pruebas o situaciones difíciles, sino que aún en medio de esas pruebas vamos a estar verdes y dando fruto. Vamos a estar vigorosos.

Sabe que una de las pruebas que no confiamos en Dios es esto, que en momentos difíciles sentimos todo el calor de la prueba, se nos caen las hojas, dejamos de dar fruto, ya no servimos al Señor. Nos desanimamos.

Si confiamos en Dios podemos estar en medio de una prueba difícil pero no la sentiremos de esa forma. Eso es lo que dice esta palabra.

Ejemplo. Daniel en el horno de fuego.

¿Necesitamos confiar en Dios? Claro que sí. Más en los tiempos que estamos viviendo, son tiempos peligrosos.

Salmos 125:1 (RVR1960) “Los que confían en Jehová son como el monte de Sion, Que no se mueve, sino que permanece para siempre“.

Hemos visto como la palabra hace un contraste entre el hombre que confía, se apoya en la fuerza humana o que tiene su esperanza en el hombre o que hace del hombre su Dios y el hombre que confía en Dios.

© Luis Ortiz. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Mensajes Cristianos

Acerca Luis Ortiz

Soy líder de la iglesia Cruzada Cristiana en Villanueva, Casanare, Colombia, actualmente estoy encargado del establecimiento de una nueva iglesia.

Revise también

La verdad sobre la unción

Sobre todo lo que buscas, busca Unción

Mensajes Cristianos; que cosas anhelas más en tu vida, que tu pasión sea conocer a Cristo y que tu visión sea un dia poder verlo cara a cara..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *