El gozo de Dios

Mensajes Cristianos

«Dios busca adoradores, si nosotros somos esos adoradores podemos estar seguros que le agradamos, que se goza de nosotros y que nos bendice con toda bendición espiritual. Agrademos al Señor en todas las cosas.»

Texto Biblico:Estad siempre gozosos” (1 Tesalonicenses 5:16)

El gozo en la creación

En el libro de Génesis, en el relato de la creación podemos leer como Dios se gozó en cada uno de los días donde creaba algo nuevo. Es decir que Dios se gozó con el fruto de su obra. Dios dice que vio su creación y la consideró como buena. 

Sabemos que Dios es perfecto y que su creación también lo es. Cuando desarrollamos algún trabajo nosotros mismos, al concluir y ver la utilidad de este y lo bien que ha quedado, nos gozamos igualmente porque el esfuerzo ha valido la pena. De la misma manera Dios cuando creó todo lo que existe, al ver la obra de su palabra vio que era bueno lo que había creado. 

Anuncios

Somos creación de Dios, creados a la imagen y semejanza de Él. Dios se agrada con nuestra existencia y se goza cuando venimos ante Él. Cuando estamos lejos de el Señor Él se entristece pues quiere que estemos cercanos a Él, haciendo su voluntad. Para eso fuimos creados, para estar cerca de Dios y gozar de su presencia todo el tiempo.

Cuando la creación cumple con el propósito para que fue creada, Dios se agrada de ella. Pero cuando la creación no cumple con su propósito, Dios se entristece. Dios quiere que actuemos sin maldad, sin pecado. Dios quiere que seamos hijos obedientes a su palabra y le busquemos en espíritu y verdad.

Su gozo en nosotros (Juan 15:11)

El Señor se goza cuando le obedecemos. Dios se alegra de nuestra vida cuando ve que somos hijos obedientes. Así como un padre se siente orgulloso de su hijo, así Dios se goza al conocer que hemos decidido ser obedientes a su palabra. Cuando Dios nos ve predicando su palabra, hablando a los demás de su amor, ayudando al necesitado y buscándole en oración, Dios se agrada de nosotros.

Pero no solo siente Él el gozo, sino que nos lo da para que nosotros también actuemos con gozo. Y el gozo del Señor es nuestra fortaleza, como dice su palabra. Al sentir el gozo del Señor actuamos en amor y podemos hacer las cosas con ánimo renovado pues Dios nos motiva a continuar en su voluntad y en su obra poderosa.

Anuncios

El gozo del Señor en nuestras vidas es un regalo maravilloso que los hijos de Dios podemos experimentar. Podemos estar felices en cualquier situación sabiendo que si estamos en su voluntad todo estará bien pues nuestro Padre tiene todas las cosas bajo su control.

Aún en las pruebas (Santiago 1:2)

También nosotros podemos tener gozo, así como el Señor. Dios se goza cuando le dedicamos nuestra vida, pero también nosotros podemos sentir un gozo enorme cuando hacemos su voluntad. Aún en las pruebas podemos estar gozosos, por ser tenidos por dignos de padecer por el Señor.

Cuando nos encontramos en una prueba podemos acudir a nuestro Dios. El Señor se agrada cuando le buscamos a Él, pues debemos buscar primeramente. Dios se goza cuando en la prueba o necesidad acudimos en oración y súplica a nuestro Señor. 

En cualquier lugar, en cualquier circunstancia, Dios debe ser primero en nuestra vida, en nuestro corazón. Esto le trae a Él mucho gozo y al alegrarse de nosotros nos concede las peticiones de nuestro corazón.

Dios es bueno y como buen padre da buenas cosas a sus hijos. Podemos pedir a Dios por nuestras necesidades y sabemos que Él nos escucha y conoce de qué tenemos necesidad, incluso antes de que nosotros le pidamos. 

Anuncios

Toda solución está en las manos del Señor. A Él solo debemos acudir y buscarle con amor. En las luchas y pruebas tendremos gozo si nos refugiamos en el Señor. Gozamos de su protección y de sus bendiciones sobre nuestra vida en todo momento.

Fruto del Espíritu Santo

También sabemos que si tenemos ese gozo que Dios da, es porque nos lo da como un fruto del Espíritu Santo. Dios nos ha dado de su Espíritu como un regalo adicional, para ayudarnos en todo momento para que caminemos por el camino de verdad.

Su Espíritu nos da gozo, un gozo que no se puede adquirir en cualquier lugar pues solo Él nos lo da. El gozo del Señor es más grande que cualquier alegría que podamos recibir en otro lugar, no hay comparación con ese gozo maravilloso del Señor. Más grande que cualquier cosa. Si no lo tenemos debemos buscar de su Espíritu para tener ese gozo maravilloso dentro de nuestro corazón.

Tenemos que estar gozosos, pues hemos recibido de nuestro Dios el perdón de pecados. Ese es el más grande regalo que Dios nos ha dado por el que debemos estar agradecidos y gozosos pues hemos pasado de muerte a vida. Dios nos concede también las peticiones de nuestro corazón cuando están bajo su voluntad. Y también tenemos esa bendición de poder acercarnos a Él y de llamarle Padre. 

Dios ha sido bueno, seamos agradecidos y busquemos siempre agradarle. Que nuestras oraciones suban ante su presencia como un perfume agradable a Él. Que en nuestros labios esten llenos de alabanzas a su nombre. Que nuestro corazón le adore en Espíritu y en Verdad para siempre.

Dios busca adoradores, si nosotros somos esos adoradores podemos estar seguros que le agradamos, que se goza de nosotros y que nos bendice con toda bendición espiritual. Agrademos al Señor en todas las cosas.

© Pedro Blanco. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Mensajes Cristianos

Acerca Pedro Blanco

También Revise

Estudios Biblicos - Sueña soñador

El sueño de Dios

Mensajes Cristianos. ¿Qué son los sueños? El sueño es un estado de reposo del cuerpo. Cuando estamos dormidos muchas veces soñamos. En los sueños la realidad..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.