El alfarero y el barro

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas – Texto Biblico: Jeremías 18:2-4

Introducción

La palabra de Dios muestra nuestra vida y a nosotros mismos como barro en las manos del alfarero, siendo Dios el alfarero que nos moldea cual vasijas. Y como al barro que es tomado del suelo mismo así Él nos toma de la nada para poder crear en sus manos las joyas más valiosas.

I. Vete a casa del Alfarero:

«Levántate y vete a casa del alfarero. Y allí te haré oír mis palabras«

Anuncios

Es necesario, para que Él pueda hacer algo en nosotros que nos volvamos a Él. Y Él esta esperando ese momento en el que lleguemos a su habitación, a su morada, a su casa, a su presencia con un corazón dispuesto a escuchar y recibir sus mandamientos.

Muchas veces nos acercamos a Dios solamente para pedirle, ciertamente somos necesitados de Él, pero es necesario que guardemos silencio para poder escucharle. Que aprendamos a oír su voz, pero para ello hay que levantarse. Hay que accionar y en esta hora.

En este mensaje el Señor te dice levántate y ven a mi casa. Y no esta hablando solamente de que asistas a una iglesia, porque no solo allí habita Dios. Él habita y mora en ti, Él habita en medio de la alabanza, Él esta en lo secreto y el secreto de Dios es la oración. Así que levántate en ayuno y oración.

Levántate y busca más de Dios

Anuncios

Es allí donde le escucharas audiblemente, a tu corazón, en tu vida y es allí donde puedes traspasar los cielos y llegar hasta el mismísimo lugar santísimo. Levántate y alaba, levántate si es posible de madrugada porque es allí donde las cadenas se rompen.

La oración es el poder del cristiano. Es una fortaleza que ni el mismo diablo puede traspasar, porque solo serás tu y Su presencia. Esa presencia que rompe yugos, que liberta que transforma y que cambia, es la que se manifestara cuando estés de rodillas. Así que no te canses de buscar más y más de Dios.

II. Él Trabaja Sobre la Rueda:

«y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda» (vers. 3)

Somos barro en las manos de Dios y él trabaja incansablemente en nosotros, pero para ello tenemos que colocarnos como buen barro en la rueda. La rueda es el instrumento que usa el alfarero para poder trabajar en el barro.

En nuestro caso Dios trabaja en nosotros sobre su ley, sus ordenanzas, ósea que tenemos que escudriñar su palabra. Allí, nos daremos cuenta de lo que Él quiere hacer en nosotros, porque su palabra es el instrumento que Él usa para hablarnos cada día.

Anuncios

Todos los días, por medio de la palabra de Dios nosotros podemos darnos cuenta del propósito que Dios tiene para cada uno de nosotros. Pero deja que Él trabaje en ti, porque muchas veces Dios quiere obrar con poder en nuestra vida y somos nosotros mismos los que no se lo permitimos, los que ponemos un alto, los que detenemos su mano.

Permítele a Dios que trabaje en ti

Otra manera en que Dios trabaja en nosotros es por medio de las pruebas. Recordemos que el barro se solidifica solamente con el fuego. Entonces no nos extrañemos del porqué de las pruebas. Pensemos en que Dios esta trabajando en nosotros y dejémosle hacer como Él quiera.

Acerca Real Sacerdocio

Un corazón apasionado por Dios llamado a anunciar las grandezas y la gloria de Dios.

También Revise

Reflexiones Cristianas... ¿Donde comienza la bendición?

Para ser bendecido

Predicas Cristianas, el deseo del Señor es que todos los hijos de Dios que sean temerosos y obedientes, sean bendecidos. Hoy hablaremos de esa bendición que...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *