Despierta hay un milagro para ti

Hechos 5:12-16

INTRODUCCIÓN

En el Libro de Juan, capítulo 5, se refleja la historia de un hombre que junto a una multitud de enfermos, cojos, ciegos y paralíticos, se encontraban en un pozo llamado de Betesda, esperando que un ángel de Dios bajara de vez en cuando a sanar los de sus dolencias. Refiere la historia, que en su predicación en los pueblos hebreos, Jesucristo llegó a este lugar y se dirigió inmediatamente hasta un hombre que tenía 38 años esperando ser sanado, cuando le preguntó si quería ser sanado, este hombre expuso argumentos que se fundamentaba en que no había podido ser sanado, por que no podía llegar hasta el agua a tocarla y Jesús expresando su Misericordia, le dijo: Levántate, toma tu camilla y anda. Seguidamente el hombre comenzó a andar. Era Sábado y según La Ley, no se podía hacer nada durante el día de reposo y a partir de entonces los escribas y fariseos, maestros de la Ley criticaban aquel hecho en Jesús, lo que finalmente, lo condujo a la muerte. Le restaron importancia al milagro realizado en un hombre que hacía 38 años que no caminaba y adoptaron una actitud religiosa, de condenación contra el Señor.

Anuncios

Hoy caminaremos en lo sobrenatural de Dios, hoy no adoptaremos aquella conducta incrédula, que a la postre condenó a Jesús, hoy traeremos la presencia de su Espíritu Santo y de su Gloria para que sus Milagros aviven nuestras expectativas cada vez que vengamos a su presencia.

Responderemos a la pregunta ¿Cómo obtener un Milagro De Parte de Dios?

Revisemos La Bendita y Poderosa Palabra de Dios.

DESARROLLO.

Anuncios

V12a. «Por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo.»

Para entender esta verdad bíblica, primero debemos entender lo que significa apóstol, El Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado, refiere que la palabra, el término apóstol, proviene del griego «apostelo» y significa, » enviar en pos de si», o «de parte de». Revisando un poco mas, vayamos al Libro de Mateo 28:18-19, «Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, íd y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo .

Por su parte el Libro de Marcos 16: 16-18, refiere. » Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que crea y sea bautizado, será salvo; pero el que no crea, será condenado. Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas, tomarán serpientes en las manos y , aunque beban cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán»

Estos pasajes bíblicos encierra una gran revelación, para poder hacer los milagros que El Señor Jesús hacía en su ministerio, debes estar investido de la autoridad de Dios, esto representa un gran compromiso con la Obra de Dios, Jesús fue enviado por Dios Padre a cumplir un propósito, salvar a la humanidad de la condenación de La Ley, de allí que el refería que toda potestad le fue dada en el cielo y en la tierra, él sabía que parte fundamental de ella significaba predicar La Palabra, entonces, te puedes preguntar hoy, y ¿por qué debemos predicar La Palabra de Dios?, por que Juan 1:1;14 lo dice, que en el principio era el Verbo y el Verbo era Dios y el Verbo habitaba con Dios, luego este Verbo se hizo carne en Jesucristo ¡Aleluya! Y a partir de allí, cuando te revistes de la autoridad de Dios, a través de la pureza y la santidad, de la obediencia a sus mandatos y de su temor, entonces, solo con colocar tú mano en los enfermos, ellos sanarán, con colocarlas en los endemoniados ellos quedarán libres, ¡Aleluya!

Las multitudes se acercaban a Jesús con un doble propósito, primero escuchar su Palabra, sus enseñanzas y luego, para que él pusiera sus manos sobre ellos y les sanará de sus dolencias, permite que ahora, la Palabra de salvación, La Palabra de Fe, La Palabra de Sanidad, La Palabra de Liberación, toque tu alma y tu espíritu, que produzca el milagro que estás buscando, esta es el día, este es el tiempo de Dios para ti, En tiempo aceptable te he escuchado, en día de salvación te he socorrido, ahora es tu tiempo, recibe sanidad, recibe tu milagro, ¡Aleluya!

Anuncios

V2b-V13. Estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón y de los demás ninguno se atrevía a juntarse con ellos, sin embargo, el pueblo los alababa grandemente.

Otro de los aspectos relevantes en la ocurrencia de un Milagro de Dios para tu vida, lo representa la unanimidad, esto es el acuerdo total de las personas en torno a un asunto, cuando tu acuerdas con otra persona respecto a asuntos, es mucho más fácil lograrlo, la misma Palabra, lo dice, si dos o mas personas se ponen de acuerdo respecto a algo para pedirlo desde la tierra al Padre, Nuestro Padre que está en el cielo lo proporcionará, la unanimidad se consigue cuando existe unidad y la unidad comienza con nuestra relación con Dios, cuando vivimos en intimidad con Dios, podemos decir lo que Jesús decía, Yo y mi Padre somos uno, Dios en tres personas representa el poder Omnipotente de Dios, pero la unidad se logra cuando profunda y determinantes transformaciones ocurren en la vida de las personas, cuando adoptamos una vida de servicio, de mancomunidad, donde los intereses individuales, se dejan a un lado por los intereses de los demás, Nuestro Señor Jesucristo sabía lo que esto significaba, pues el vino a dejar sus individualidades en la cruz del calvario para salvar al mundo de la condenación eterna. ¡Aleluya!

La unidad atrae la presencia del Espíritu Santo. El Salmo 133, ilustra lo bueno y delicioso , que representa habitar junto los hermanos y en armonía, señala la referencia bíblica, que cuando esto sucede es como el buen óleo que fluye. ¡Aleluya! Te tengo maravillosas noticias iglesia de Jesucristo! Cuando estamos en el pórtico de Salomón y además estamos unidos, el óleo bueno, el Espíritu Santo de Dios, comienza a fluir sobre nuestra vida, sobre nuestra mente, sobre nuestro cuerpo y comienzan a manifestarse los milagros de Dios, los enfermos comienzan a sanar, los cautivos comienzan liberarse, los ciegos comienzan a ver, los paralíticos comienzan a caminar (Isaías 61) y todo aquel que hasta ese momento no creía en el evangelio de la salvación, ¡Aleluya! Comienza a creer y gana la salvación, esta día , amigo, hermano que viniste buscando un milagro, recobra las expectativas del milagro, por que El Espíritu Santo, está repartiendo su poder, recibe, recibe, recibe, en el nombre de Jesús.

La presencia del Espíritu Santo provoca la unidad, allí estaba la demostración del poder de Dios, señala la cita bíblica, que había temor entre las personas del pueblo, para entender este temor, hay que ubicarse en el contexto de esta referencia escritural, Ananías y su mujer cayeron fulminados, muertos, por mentirle al Espíritu de Verdad que estaba en Pedro y los demás apóstoles, mas sin embargo, los alababan y los admiraban, por las señales y prodigios que hacía el Señor a través de ellos. Iglesia de Jesucristo ¡no me avergüenzo del evangelio por que es poder de Dios para los que creen! (Romanos 1:16), cree para salvación, cree para sanidad, cree para liberación, cree para la restauración.

V14-V16. Los que creían en el Señor aumentaban más, gran número de hombres y de mujeres; tanto que sacaban los enfermos a las calles y los ponían en camas y camillas para que, al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayera sobre algunos de ellos. Aún de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén trayendo enfermos y atormentados de espíritus impuros; y todos eran sanados.

La ocurrencia de lo sobrenatural de Dios, produce la multiplicación, cuando mantienes las expectativas en el poder de Dios, cuando no distraes tu mirada del rostro de Jesús, vas a obtener la multiplicación en todas las áreas de tu vida, pero mucho más en el área ministerial,. En Jerusalén estaba la evidencia, la iglesia de Jesucristo comenzó a multiplicarse por los milagros ocurridos de la mano de los apóstoles, hoy más que nunca, nuestras iglesias, requiere de señales, de prodigios, de los milagros del Señor, para provocar su crecimiento, cuando las comunidades donde nuestras iglesias se encuentran ubicadas, comiencen a notar lo sobrenatural entonces, nuestros espacios físicos se harán pequeños ante las multitudes, pero escucha, los ingredientes requeridos para este hecho, son la pureza, la santidad y el testimonio de Jesús en nuestras vidas, cuando caminemos en esa dirección sin torcer el rumbo y habitemos siempre al Abrigo del Altísimo, siempre moraremos a la sombra del Omnipotente ( Salmo 91:1) entonces su sombra en tu sombra, provocará que la ella a lo menos caiga sobre la vida de las personas y entonces se cumplirá la Palabra profética, del oriente vendrá tu descendencia, y del occidente , Dios te recogerá, Dios dirá al norte,¡Da acá! Y al sur: ¡No lo retengas; trae de lejos a mis hijos, y a mis hijas de los confines de la tierra…! (Isaías 43:5-6) y vendrán además, como aquel centurión a clamar por sus siervos, o como aquella sirofenicia a clamar por su hija, traerán enfermos y atormentados y tú, con solo poner tu mano y pronunciar el nombre de Jesús los sanaras .

Este es el momento, ahora tienes la oportunidad, yo no se hasta ayer o hasta hoy en quien creías, quizás lo hacías mas en la ciencia médica, a lo mejor lo hacías en otras personas que no tenían que ver con la medicina, quizás fuiste cautivado por falsas sanidades, pero conocerás la verdad y la verdad te hará libre ( Juan 8:32), haz de tu verdad a Jesús, tu única verdad, él entregó su vida para que te multiplicaras en toda buena obra, para que cuando camines, los espíritus impuros, huyan de tu presencia, para que los enfermos sanaran con solo ser cubiertos con tu sombra. ¡Aleluya! Ahora deja que su cobertura provoque el milagro en tu vida.

CONCLUSIÓN

Dios quiere investirte de su autoridad, solo con vivir una vida santa y revestirte de su pureza lo puedes lograr, si además predicas su Palabra y te comprometes en su obra, servirás de instrumento para que se manifieste su poder, sobre la vida de otras personas y de tu mano muchos serán salvos, sanos y libres. Mantén la unidad con Dios, en tu iglesia; que tu vida sea un testimonio de unidad y unanimidad en todo lo que emprendas, que el fruto del Espíritu Santo, haga de ti un árbol frondoso (Salmo 1) para que con tu sombra se produzcan milagros en tu vida y en la de los demás, se produzca, la multiplicación en toda buena obra y mantengas por siempre la expectativa del milagro de Dios.

Acerca Pedro Araujo Lemus

Pedro Araujo Lemus. Comunidad Cristiana Luz y Vida. Mérida Venezuela

También Revise

Reflexiones Cristianas.. Predicar yo, ¡Ni que fuera pastor!

Predica la palabra

El Señor nos insta a que prediquemos, que nuestra boca sea un instrumento de Dios para llevar las palabras de bien a los necesitados, porque el mundo necesita..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.