Inicio / Predicas Cristianas / El décimo tercer pasajero

El décimo tercer pasajero

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Texto: Marcos 4:33-41; Mateo 8:1-4; Hebreos 4:16

Introducción:

A los 27 años de edad, Rembrandt pintó la escena “Cristo en la tormenta en el mar de Galilea”, basada en la historia de Marcos 4 que se acaba de leer. Con su distintivo contraste de luz y sombra, el cuadro muestra un bote pequeño que corre peligro de ser destruido por una furiosa tormenta. Mientras los discípulos luchan contra el viento y las olas, Jesús permanece impasible, durmiendo.

Anuncios


No obstante, lo más extraño es la presencia en el bote de un décimo tercer discípulo, el cual, según los expertos en arte, se parece a Rembrandt. De alguna manera, este eximio pintor quiso verse reflejado como protagonista de la escena, y no tan sólo como un espectador; quizá al estar pasando por lo mismo que vivieron los discípulos de Jesús aquel día, azotados por una tormenta que los estaba hundiendo haciéndoles temer por su vida, mientras Jesús “dormía”.

Tal vez Rembrandt se estaba haciendo la misma pregunta que los apóstoles: ¿qué pasa con el Señor? ¿Acaso no ve que me estoy hundiendo? ¿Cuándo despertará en mi ayuda? No se sabe lo que motivó a este artista a retratarse en esta obra de arte, pero su ingenio me hizo pensar en mí como este décimo tercer pasajero. Me hizo pensar también en la Iglesia, y en sentido amplio, en todo aquel que está pasando un presente difícil, también como el pasajero número 13.

Y no voy hablarte en esta noche de la “yeta” ni de superstición alguna referida a ese número, sino de un mensaje de esperanza. Un mensaje acerca del amor de Dios y su cuidado. Un mensaje acerca de Jesús, a quien se puede acudir en todo momento, aún importunándolo, y que está muy próximo a cualquiera que acuda a Él buscando auxilio para su vida.

El mensaje de hoy se titula: “El décimo tercer discípulo”; y traigo esta Palabra en la convicción que el Espititu Santo de Dios te hará salir de aquí esta noche como un discípulo, una discípula. Esto es un seguidor/a de Cristo que de hoy en más no tendrá más por qué temer ni vivir en angustia si busca auxilio en Jesús.

Núcleo:

Anuncios


Les invito ir al relato de la tormenta en el Mar de Galilea de Marcos 4:33-41.

Qué impresionante lección los discípulos de Cristo recibieron ese día sobre quien era Jesús y lo que podía hacer. Mientras ellos trataban desesperadamente de impedir que el bote se hundiera, Jesús dormía. Podría parecer extraño que con todo el vaivén de la barca, los gritos de los discípulos, el viento, las olas mojándolos a todos dentro de la barca, que Jesús no se despertara. Sin embargo, mucha gente cuando viaja se duerme.

Por razones de trabajo he tenido que viajar en varias ocasiones en avión. Recuerdo una vez estar viajando en un avión chiquito “del tipo mosquito”, desde Rincón de los Sauces a Neuquén Capital. La zona de Neuquén es ventosa de por sí, pero ese día el viento estaba más intenso de lo habitual. No les puedo explicar con palabras la terrible sensación de ir levitando en el aire, para arriba, para abajo, vibrando toda la aeronave por acción del viento, sintiendo que en cualquier momento el avión se venía a pique. No obstante, había unos pasajeros, que durmieron durante toda la travesía, y que ni se percataron de nada. Yo aterrado, pálido, agarrándome del asiento, y ellos ¡como si nada!

¡Jesús dormía como aquellos pasajeros de mi avión! Algunos comentaristas, piensan que Jesús no dormía exactamente, sino que estaba en un éxtasis, concentrado en oración, preparándose para el enfrentamiento espiritual que habría de tener al otro lado, en Gadara. Cap. 5.

Anuncios


Sin embargo, la Biblia dice en el Cap. 4, vers. 38, que Jesús estaba en la popa (parte posterior de la embarcación), durmiendo sobre un cabezal (es decir una almohada pequeña). Y para que no quedase duda, la Biblia dice que los discípulos “le despertaron.” Si Jesús hubiera estado orando, la escritura diría que los discípulos importunaron o interrumpieron su oración, pero no lo dice. Aquí podemos apreciar la humanidad de Jesús.Jesús se durmió mientras navegaban. Este es la única ocasión en que la Palabra habla del dormir de Jesús.

Volviendo al relato:

¿Acaso no le importaba que estuvieran todos a punto de morir? – Si leen el vers. 38, ese era el sentir del grupo. Sin embargo, Jesús cuando subió a la barca, luego de despedir a la multitud, dijo a sus discípulos: “pasemos al otro lado”. Leer verss. 35-36.

Sus palabras eran una orden y una afirmación a la vez. No dijo: muchachos intentemos pasar al otro lado, o procuremos pasar al otro lado, Jesús les dijo: “pasemos al otro lado”. Jesús sabía que iban a llegar al otro lado. Los discípulos habían escuchado y podrían haberse percatado de las palabras del Señor, y en medio de la tormenta decir: muchachos, no despertemos a Jesús. Él dijo que pasemos al otro lado, y vamos a pasar. Sólo debemos estar tranquilos, confiados en el Señor y su cuidado hasta que pase la tormenta. Pero no lo hicieron así, sino que se desesperaron ante algo donde ellos en sus fuerzas no tenían control.

El mensaje de hoy se titula: el decimotercer discípulo, tomando la idea del autoretrato que Rembrandt hizo en su píntura. Permíteme hacerte estas preguntas: ¿Si hubieras sido tu el pasajero número 13, si tu hubieses sido el decimotercer discípulo allí, qué hubieras hecho? ¿Cómo hubieses actuado? ¿Te habrías acordado de las Palabras de Jesús? ¿Hubieras descansado en la certeza de pasar al otro lado como Él había dicho, o hubieras empezado a gritar: ¡sálvame Señor, que estoy pereciendo!?

¿Acaso no está la promesa del Señor Jesús: “he aquí yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo?” ¿Qué hiciste este mes de abril ante la dificultades financieras? ¿Cómo enfrentaste tu diagnóstico de enfermedad? ¿Qué reacción tuviste ante los reveses y adversidades? No es para que me contestes. Tampoco estoy aquí para juzgarte, sino para hacerte notar el nivel de tu fe en Dios.

Ante el clamor de sus discípulos, Jesús se levantó, vé la situación, y reprende al viento. Es decir, se dirije al viento con autoridad y severa desaprobación por lo que estaba produciendo. Le habla luego al mar para que se calle, e instantáneamente, cesó el viento y se hizo grande bonanza. Todo se aquietó. El Señor estaba revelando allí su Presencia, su compasión y su control en todas las tormentas de la vida.

Yo quiero invitarte a que saques este provecho de esta enseñanza: en medio de tu dura prueba, el Señor Jesús en persona está revelando Su presencia cercana, Su compasión, Su ayuda. De manera que si le das el control de tu tormenta a Él, todo cambiará para bien de un momento a otro.

Jesús mirando a sus discípulos agitados por el susto, pálidos, mojados les reprocha: ¿qué pasa con ustedes muchachos? ¿Dónde quedó su fe? Concretamente Jesús al verlos asustados les pregunta cómo es qué no tenían fe en salir airosos de esta situación. Lo cual quizá es lo que el Señor Jesús se está preguntando de ti en esta noche.

Anuncios


Es ilógico que un “creyente” no tenga fe. Dicho de otra forma, es cuestionable que uno que dice creer en Dios dude. Pero sucede. En ocasiones se pierde la fe, la confianza en Dios y en su poder, oyendo al diablo que como el viento y las olas vocifera todo tipo de cosas:

  • Te va a ir mal.
  • ¿De que te sirve ser seguidor de Cristo?
  • ¿A qué vas a la Iglesia, no ves que te va peor?
  • El Señor te ha abandonado.
  • Prepárate para tu desastre.
  • Te estas enfermando y te mueres en breve.

Y cosas como éstas, que en vez de hacerte sacar chapa de campeón, chapa de campeona para reprender al diablo y hacerle callar sus mentiras, por el contrario te hacen desesperar. Y esta situación me lleva a hacerte considerar unos últimos pensamientos de este sermón.

Acerca Pastor Daniel

Revise también

Predicas Cristianas.. Sufrimiento en primavera

Sufrimiento en primavera

Predicas Cristianas. la profecía de Isaías mostraba que Jesús, el Cordero de Dios, seria crucificado. Mensaje cristiano para semana santa; la muerte de Cristo..

Un comentario

  1. Mauricio Loredo

    Excelente mensaje Hermano! Gracias por compartir!
    Esto Es lo Que nuestro Señor Jesus quiere confianza total en El

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *