Inicio / Predicas Cristianas / ¿Está Dios en medio de nosotros, o no?

¿Está Dios en medio de nosotros, o no?

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Texto: Éxodo 17:1-7; 2 Corintios 4:16-18

Introducción:

Hay una canción de Pancho Martel, que el Trío Mar del Plata ha hecho muy conocida, que se titula: Mañana cantarás. La letra de esta melodía, contiene palabras de esperanza para quienes están pasando pruebas difíciles en su vida, que tienen un presente fiero y el futuro se les presenta tenebroso, hostil, y quise traerla en esta noche como ilustración para dar apertura a mi mensaje.

Anuncios


Dice así, escuche:

MAÑANA CANTARÁS

Mañana cantarás una nueva canción
Y habrá en tu corazón una alegría
Si a Cristo lo pones por delante
El mismo mundo verás mejor

Mañana cantarás si hoy podes creer
Que Él ya se ha llevado tu tristeza
Si tras ese cristal de las lágrimas
Podes verlo tan solo a Él

Yo también sufrí yo también lloré
Yo también viví la vida
Pero estoy aquí pero sigo en pie
Y he vendado mis heridas
Pues creo en un Señor poderoso y leal
Grandioso y lo sirvo a Él

Anuncios


Afuera brilla el sol y hay vida para vos
Si a Cristo le haces caso en sus demandas
Sus manos pueden más que las tuyas
Vení no huyas buscá su amor

Mañana cantarás te digo y se por qué
Si a Él le haces entrega de tu asunto
Tu carga es demasiado pesada ¿qué hacés?
¡Dejala sobre el Señor

Es interesante como el autor de esta canción habla de la posibilidad de un mañana, poniendo a Cristo por delante para poder ver el mundo mejor, para ser libre de la tristeza que embarga el alma. Poniéndose el mismo como testigo, como alguien dañado por las circunstancias de la vida, pero que pudo vendar sus heridas creyendo en el Señor, que es grandioso, poderoso y que jamás ha de traicionar al que con fe se acerca a él.

Y luego, el tema de la canción invita a quien la escucha a no ser tan sólo un oyente, sino un protagonista para salir del mal momento. ¿de qué manera? Haciendo caso a Cristo en sus demandas. No huir más de Jesús y buscar su amor, sabiendo que sus manos pueden más que las tuyas. Entregándo al control del Señor tu/s asunto/s que te preocupan (esto es dejar de vivir desesperado). Dejando la carga pesada que venís trayendo sobre tus lomos en el Señor. Me gusta la pregunta que hace el artista al final de la letra. Tu carga es demasiada pesada, ¿qué hacés?

Anuncios


Pregunta que puede aplicarse tanto a los que no creen en Cristo todavía, como para aquellos que han confesado a Jesús como Señor y Salvador de sus vidas.

Hoy el Espíritu Santo está haciéndote en esta noche la misma pregunta: ¿qué estás haciendo de tu vida?

  • No estudio, o no aprovecho el tiempo de mi vida presente para estudiar y forjarme una carrera.
  • No trabajo o no procuro un mejor trabajo para sustentarme.
  • No tengo proyecto/s de vida.
  • No defino nunca mi situación sentimental, mi situación civil.
  • Venir a la Iglesia es venir a hacer turismo no a comprometerme.

¿Qué hacés con esa historia de vida pesada que no das más de llevarla a cuestas?

  • Mi familia me condiciona.
  • Me avergüenzan los padres que tengo; mis hermanos, mis tíos, mi hábitat.
  • Hay culpas en mi vida que me ahogan.
  • Fracasé en mi matrimonio, en mi plan de vida.
  • Traicioné a los que confiaban en mí.
  • Nada me sal bien. Vivo de fracaso en fracaso.
  • Fui víctima de abusos.
  • La historia de mi pasado y sus recuerdos me agobian y no me dejan ser feliz.

¿Qué hacés insistiendo con esa conducta autodestructiva que practicas?

  • Adicciones.
    Flagelándote el cuerpo.
  • Relaciones impropias con gente tóxica que te hunde peor.
  • Enredado en ese pecado oculto que nadie sabe, pero que Dios sí; que te mantiene seco, sin vida espiritual fructífera.

Y así podríamos mencionar otros ¿qué haces con esto, o que hacés con aquello? De modo de explicar ese presente fiero, lleno de duras pruebas que estás atravesando, y ese futuro que lo tenés como tenebroso y hostil. Pero hoy, podés irte libre de este lugar y con un mañana. El Señor te ha traído aquí en esta tarde para darte un mensaje de esperanza.

Así que voy a pedirte que te hagas un favor y que al final de esta prédica, en respuesta a la Palabra de Dios, le pidas al Señor que te dé un mañana. Voy a invitarte a leer Exodo 17:1-7; 2 Corintios 4:16-18.

El título del Sermón de hoy es: ¿está Dios en medio de nosotros, o no? Y es mi oración que Dios pueda iluminar tu entendimiento para provecho y avances en tu vida personal y de fe.

Núcleo:

El capítulo 17 del libro de Éxodo nos menciona dos pruebas frecuentes que tuvo que atravesar Israel en el desierto, durante su travesía desde Egipto a la Tierra prometida, desde la esclavitud a su libertad: sed y guerras. Hoy vamos a mencionar una de ellas: la sed.

Anuncios


Desde una mirada superficial, se podría decir, que pueblo este de Israel, (caprichoso, intolerante, quejoso, llorón), que rápidamente se olvidaban de los milagros y maravillas que habían visto de parte del Señor, tendría que haber tenido una madurez y templanza mayor a la hora de tener sed y confiar en la provisión del Señor de agua

– paréntesis: venían de salir de Egipto con señales jamás vistas en toda la humanidad –

Sin embargo, como dice el dicho, la necesidad tiene cara de hereje. Y ante la falta de agua para ellos, sus niños y sus ganados, la preocupación los superó. Recordemos el contexto: ellos estaban en pleno desierto, donde en ocasiones la única sombra que tenían era la de ellos mismos. Súmenle al calor, el desgaste de la travesía, y era lógico que necesitaran hidratarse. Hasta ahí entendible: la falta de agua, real, evidente, era para ellos una prueba de vida muy difícil, al punto que – en sus pensamientos y dichos – los dejaba sin mañana.

Acerca Pastor Daniel

Revise también

Estudios Biblicos.. Las diez virgenes

Levántate y arregla tu lampara

Predicas Cristianas.. Esta parábola nos habla de diez vírgenes y estas vírgenes representan la iglesia de Cristo que somos nosotros los que hemos creído en Él. ¿Estas listo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *