Inicio / Predicas Cristianas / El Dios que siempre está contigo

El Dios que siempre está contigo

Predicas Biblicas – Predicaciones Cristianas

Texto: 1° Reyes 20:1-8

Introducción:

Hoy en día lo que estamos viviendo son días desafiantes, determinantes, decisivos, acelerados, días donde veremos que al justo le irá cada vez mejor, quiero hablarles de cómo obtener la victoria en los distintos momentos de la vida, de cómo Dios nos da la victoria en los lugares bajos, en los valles de nuestra existencia.

Anuncios

1. El es el Dios también de los valles

a) La historia del rey Ben-adad, rey de Siria, junto con 32 otros reyes, vinieron a sitiar la ciudad de Samaria, y les manda a decir al rey Acab lo siguiente: Tu plata y tu oro, y tus mujeres y tus hijos me darás. En otras palabras le está diciendo: He venido para quitarte todo lo que es precioso para ti, todo lo que te es muy importante.

b) Tus hijos, tu matrimonio, tus finanzas, y no solo eso, sino que también le dice: Además, mañana a estas horas enviaré yo a ti mis siervos, los cuales registrarán tu casa, y la casa de tus siervos; y tomarán y llevarán todo lo precioso que tengas. Ellos son un ejército poderoso, Samaria no tiene los recursos necesarios para defenderse, es obvio el paralelismo, el parecido entre Ben-adad y Satanás, Satanás viene a nosotros con las mismas intenciones, nos quiere quitar todo lo que es precioso para nosotros.

c) Nuestro matrimonio, nuestros hijos, nuestras finanzas, todo lo que consideramos importante, la biblia dice: El vino para robar, para matar y para destruir, empieza diciendo: Quiero tu oro, tu dinero, luego dice, ahora quiero tu familia, además, agrega, quiero tu matrimonio y finalmente dice, quiero cualquier cosa que tú consideres precioso, tu salud, tus amistades, todo lo que te trae placer en esta vida.

Anuncios

d) Obviamente, nos encontramos en una situación similar, hay un conflicto, una guerra espiritual, un asedio en el que el enemigo quiere quitarnos nuestras finanzas, el quiere quitarnos nuestro oro y nuestra plata, el quiere dejarnos en la bancarrota, el quiere que vayamos por la vida como pordioseros, el quiere que estemos con la soga al cuello, con las cuentas sin pagar.

e) Con cheques sin poder cubrir, el quiere que esa presión afecte el matrimonio y afecte la relación con los hijos, no es simplemente una batalla física, es una batalla en el plano espiritual, el amenaza con tomar la esposa, los hijos, el dice de separar al marido de su esposa, voy de traer división entre los hijos y los padres, voy de entrar en las casas y las he de saquear y destruir.

f) Luego agrega, he de quitarte todo el placer de tu vida, he de entrar en tu casa y me he de llevar todo lo que te cause placer, quiere llevarse el placer del matrimonio y reducirlos a dos desconocidos que viven bajo el mismo techo, quiere quitar el placer de ver a los hijos crecer, quiere quitar el placer de compartir la niñez, la juventud de los hijos.

g) Quiere que uno mire a los hijos como una carga, un impedimento, un gasto y los maltrate y en vez de amarlos, los trate con ira y enojo y violencia, quiere quitar el placer de la vida, que nos levantemos estresados por la mañana, que estemos tensos todo el día, que vivamos amargados, odiosos, insoportables, irritados.

h) No hay nada peor que un cristiano que ha perdido su dulzura, el quiere que sea salvo, pero que sea miserable, que se case, pero que sea miserable en el matrimonio, que tenga hijos, pero que no tenga placer en ellos, la Biblia me enseña que: En tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre. (Sal. 16:11) El enemigo tiene como meta quitarnos el gozo y las delicias que Dios nos quiere dar.

Anuncios

i) El rey Acab, obviamente, no está muy contento con estas demandas, no ha de permitir que esto suceda, el profeta es traído a su presencia y juntos establecen la estrategia que han de seguir para enfrentar a ese gran ejército enemigo, y estos hombres desesperados y en desigualdad numérica pelearon por sus familias, por sus finanzas, por sus hijos, por sus casas, por sus esposas, por su libertad, por su nación y Dios les dio una gran victoria, tanto es así que Ben-adad tuvo que huir para salvar la vida.

j) Un año después, Ben-adad vuelve a planificar la guerra contra Israel, sus consejeros le dijeron lo siguiente: Sus dioses son dioses de los montes, por eso nos han vencido; pero si peleáremos con ellos en la llanura, los venceremos, le dijeron: Su Dios es un Dios que le da la victoria solamente cuando están en la cima, cuando todo va bien, cuando están en las alturas.

k) Pero si los podemos enfrentar en los llanos, en los valles, en los lugares bajos, su Dios no le dará la victoria, vamos contra ellos, pero esta vez no en los montes, sino en los valles, otra vez el enemigo, uno piensa que ha derrotado al enemigo y uno trata de relajarse, pero antes que uno se dé cuenta, vuelve otra vez, porque el enemigo es cíclico, pero Dios es generacional.

L) El enemigo nos dice: Esta vez es diferente, esta vez, no lo lograrás, esta vez, Dios no ha de suplir, esta vez, el cáncer te ha de matar, esta vez tu cónyuge no ha de volver, esta vez tus hijos no han de salir adelante, esta vez es diferente que la otra vez, la otra vez te encontrabas en una mejor posición que ésta vez, esta vez estás en un valle y esta vez, Dios no ha de luchar por ti y no te ha de dar la victoria.

2. Lo mejor que te pudo pasar, fue tener enemigos

a) Así que, Ben-adad vuelve al ataque, forma su ejército y vuelve con la pretensión de destruir al pueblo de Dios, pero Dios había oído lo que Ben-adad y sus consejeros habían dicho y se sintió ofendido por sus palabras, Dios dijo: No soy solo el Dios de los montes, soy también el Señor de los valles, nadie me ha de limitar.

b) No solamente he de defender y bendecir a mi pueblo cuando se halla en las alturas, cuando hay dinero, cuando todo va bien en casa, quiero que sepan que yo soy Dios aún cuando mi pueblo se encuentre en un valle, cuando no tienen mucho dinero, cuando las cosas no van tan bien como debiera, cuando los exámenes médicos son malos, ¡Yo sigo siendo su Dios!

c) Cuando todo parece que está yendo en la dirección equivocada, yo no los he abandonado, no los abandono simplemente porque no están en victoria en este momento, yo soy el Señor de los valles, y la Biblia dice que entraron en batalla y en un solo día mataron a más de 100.000 soldados de a pié, cuando el ejército enemigo se escondió en la ciudad de Afec, el muro cayó y más de 27.000 soldados murieron en un instante y Ben-adad tuvo que implorar por su vida. ¡llego el tiempo, el enemigo implorara por su vida!

d) Si tú estás en un valle en este momento, pon tu mano sobre tu corazón, Dios ha de darte tú mayor victoria en el valle de tu vida, no en el monte, Dios me dijo en mi espíritu lo siguiente: Tú necesitas a tus enemigos, yo le dije: No los quiero Señor, El me respondió: Necesitas adversidad, necesitas tormentas y turbulencias, porque la adversidad te hará fuerte ¿No será que necesitamos nuestros enemigos? ¿No será que antes de que Dios nos pueda dar la victoria que buscamos, nos tiene que llevar a un valle en nuestras vidas?

e) Al final del día, nuestros enemigos son los que nos han de bendecir, nuestros enemigos son aquellos que nos han de alimentar, solo en presencia de nuestros enemigos El prepara la mesa abundante, los perdedores enfocan su mirada en lo que está pasando a su alrededor, pero los Vencedores enfocan su mirada pera donde están yendo.

f) La Biblia nos dice que Cristo: Por el gozo puesto delante de Él sufrió la muerte. (Heb. 12:2). El enfocó su mirada hacia donde estaba yendo y no hacia lo que le estaba sucediendo, cuando bajes al valle, recuerda que El es el Señor de los valles, y cuando subas algún monte, también recuerda que El es Dios de las altas cumbres, algunos de ustedes están ahora en el valle, Dios los ha traído a esta reunión para oír estas palabras.

Acerca Daniel Tomas

Mi nombre es Daniel Tomas y hace más de 35 años sirvo al Señor. He asumido el compromiso de serle fiel cada día de mi vida y de sembrar mi corazón y ministerio en Su presencia y así llevar mucho fruto. Junto con toda mi familia en enero del año 1994 vinimos a Bariloche a servir en la Iglesia Catedral Familiar, de la Unión de las Asambleas de Dios, ministerio el cual amamos y donde Dios nos trajo para así alcanzar Su sueño, que es ver a esta ciudad y pueblos aledaños rendidos a los pies de Jesús.

Revise también

Predicas Cristianas.. El Dios que cuenta tus cabellos

El Dios que cuenta tus cabellos

Predicas Cristianas.. Uno de los pasajes donde vemos a Jesús fungiendo como el gran Consolador antes que llegara el Espíritu Santo. La vida está llena de muchos...

Un comentario

  1. preciosa predica. muy buena para compartir con otras personas que necesitan reafirmar sus caminos con el Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *