Inicio / Predicas Cristianas / La justicia de Dios en su juicio

La justicia de Dios en su juicio

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

Romanos 2:1-16

INTRODUCCIÓN:

¿Ha oído usted la frase “Dios no es justo” cuando las cosas no van bien o no funcionan según lo que algunos piensan? En la historia de Inglaterra hay un incidente que ilustra el ideal de la justicia imparcial. Un siervo del Príncipe de Gales cometió un delito, y a pesar de la influencia del príncipe el siervo fue sentenciado. Enojado, el príncipe entró en el tribunal y demandó al magistrado que librara al prisionero.

Anuncios


El magistrado en jefe, Gascoigne, aconsejó que el príncipe llevara su petición a su padre, el Rey Enrique IV, quién quizás perdonaría al prisionero. El joven príncipe, furioso porque el magistrado no le obedecía trató de quitarle el prisionero al alcalde y llevárselo.

El magistrado en ese momento se puso en pie y con voz severa demandó que el príncipe obedeciera la ley y que pusiera mejor ejemplo a sus súbditos. Luego sentenció al príncipe por contumacia. El joven príncipe reconoció la afrenta que había cometido contra la corte y sumiso fue a la prisión.

Cuando las noticias llegaron al Rey Enrique IV, éste exclamó “Bienaventurado el rey que tiene a un magistrado poseído del valor para administrar imparcialmente las leyes; y aún más feliz es el rey cuyo hijo se somete a su justo castigo por haberlas ofendido”.

Esto es justicia real, justicia verdadera. Mis amados hermanos, hablar de la justicia de Dios aplicada en su juicio contra el pecado y los pecadores no parece que suene bien para algunos. Pero si creemos que Dios es amor también debemos creer en su justicia porque ella también forma parte de los atributos divinos.

La justicia de Dios es lo que prevalecerá en su juicio. De eso se trata el mensaje de hoy. Consideremos cómo Dios aplica su justicia a través de su juicio.

Anuncios


I. DIOS APLICA SU JUSTICIA POR MEDIO DE SU JUICIO AL PECADO

a. Nadie es moralmente bueno ante Dios vers. 1.

Todos somos pecadores, esta ha sido la declaración bíblica más expuesta desde que el hombre cayó de su estado de gracia. En este pasaje Pablo nos habla de otro grupo de pecadores que a lo mejor no estaban haciendo las cosas que aparecen en el capítulo 1, pero que ser muy moralistas, muy “espirituales”, pensaban que estaban lejos de aquellos que cometen esos pecados contra la naturaleza, pero el propósito de Pablo es hacernos ver los pecados de los “santos”.

No se nos da una revelación inmediata de quiénes podrían ser este grupo, pero al ver la palabra “juzgar” tres veces, seguramente ese grupo pertenecía a los judíos que condenaban a los gentiles por sus prácticas, los moralistas de su tiempo. La esencia del juicio de Dios contra el pecado consiste en que él es el único que tiene la capacidad santa y moral de juzgar al pecador.

Anuncios


Nadie puede atribuirse el derecho de juzgar el pecado en los demás si primero no se mira la viga que hay en su ojo, por lo menos eso fue lo que dijo el Señor. Pablo nos hace que ver que todos los hombres están bajo el escrutinio divino. Nadie es moralmente bueno para no ser juzgado por Dios.

b. Dios mira lo que hay dentro del corazón vers. 3.

Esto es lo que establece la diferencia entre el juicio de Dios y el juicio del hombre. La pregunta de este texto pone al descubierto que los moralistas lanzan sus juicios contra el pecado como si Dios no mirara sus propios corazones. La expresión “…tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo…” desnuda la verdad universal que nadie puede abrogarse el derecho sobre el juicio al pecado.

Todos los hombres se equivocan a este respecto porque mientras ellos miran la apariencia, Dios mira el corazón. Dios no tiene hijos favoritos a la hora de juzgar el pecado. ¿Por qué Dios juzga de acuerdo a lo que hay en el corazón? Porque ese es el lugar más apreciado por el hombre, y es allí donde él tiene o sus más negros pecados o sus más encumbradas virtudes.

Dios no puede juzgarnos según la apariencia porque su juicio va más allá de lo que hacemos; Dios nos juzga por lo que somos. Pablo nos dice que el juicio de Dios es según verdad. Eso significa que la sentencia de Dios se basa en los hechos no en los cuentos. En su juicio no tendrá importancia nacionalidad o privilegio, sino hechos que nos condenan o los hechos que nos levantan.

c. El pecado sin arrepentimiento vers. 4.

La pregunta de este versículo nos mueve a ver al Dios que juzga al pecado en la dimensión de sus demás atributos divinos. El asunto es que Dios no condenará a ningún hombre sin haberle extendido su oportunidad de arrepentirse de su pecado. En estas cualidades divinas (benignidad, paciencia, longanimidad y benignidad) nos percatamos por qué el juicio de Dios contra el pecado es conforme a su justicia pura, prístina y conforme a su carácter santo.

El pecado hecho de una forma deliberada es un rechazo a estas manifestaciones divinas. ¿Sabe usted lo que significa menospreciar “las riquezas de su benignidad?”. Dios es bueno y no quiere la destrucción del hombre, pero sí que conozca toda la “elasticidad divina” para que deje su pecado y se vuelva al Salvador.

El no aplicar inmediato el castigo al pecado por lo que el hombre merece nos habla mucho de esas cualidades divinas. Si no fueran por ellas, nadie estuviera hoy viviendo. El pecado tiene la misión de alejarnos de Dios, aunque también tiene la misión de acercamos. ¿Cómo? Bueno Dios sigue allí esperando encontrar un corazón arrepentido como lo expresa el vers. 5.

Anuncios


II. DIOS APLICA SU JUSTICIA POR MEDIO DE SU JUICIO JUSTO

a. Juicio por el corazón no arrepentido vers. 5.

Cuando el hombre trata de justificarse a través de su propia moralidad, cubriendo con eso sus propios pecados, trae como resultado un endurecimiento de su corazón y se expone, como los que cometen otros pecados a la justicia divina que será derramada a través de su ira. Lo que Pablo nos muestra es que en el día del justo juicio de Dios nuestras obras “valen un centavo” con las que pudiéramos justificarnos delante de su presencia.

Asistimos a una sociedad que no solo se aleja más de Dios sino que hasta se burla de su venidero juicio. Como en los tiempos previos al diluvio que no creían en el juicio divino sino que se burlaron de Noé, quien les predicó de la justicia de Dios y lo que el mundo iba a padecer si no se arrepentía, llegó finalmente el castigo acabando con aquella generación incrédula.

Aquí nos llama la atención como Pablo habla de “acumular pecados” como si se tratara de algún especial tesoro que sería manifestado cuando llegue el día del juicio de Dios. Dios ha declarado su juicio justo y aunque tarde en llegar, sucederá como ha pasado anteriormente. No ignoremos su juicio. Esto también es promesa de Dios.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

Revise también

Predicas Cristianas.. Sufrimiento en primavera

Sufrimiento en primavera

Predicas Cristianas. la profecía de Isaías mostraba que Jesús, el Cordero de Dios, seria crucificado. Mensaje cristiano para semana santa; la muerte de Cristo..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *